Ahora, Brenda

Hace unas semanas murió un amigo mío, un sábado por la noche, o un domingo demasiado temprano. Volvía tarde a casa, con el coche.

Su novia no había querido salir esa noche.

Mi amigo de toda la vida estampó su coche contra otro, sin el cinturón puesto, a la velocidad suficiente, mientras Noemí dormía en su casa; mientras yo dormía en la mía.

Podría haber sido casualidad que yo esa noche no saliera, cuando no salía Noemí.

La novia de mi amigo. Mi amigo muerto.

 

 

Últimamente no hago nada. Ni trabajo ni estudio, ni nada. Me paso noches enteras viendo películas y leyendo. Me masturbo sin necesidad de pornografía. Pasan los días y todo lo que pienso y hago va en una misma dirección, aunque no quiera pensar en ello. Aunque no quiera reconocérmelo.

Pienso en mi amigo muerto.

Todos los días despierto algo confuso, a mediodía. Me quedo en la cama viendo la reposición de “Sensación de vivir” que algún canal emite. Cuando tenía once o doce años Brenda no me excitaba.

Muchas veces salgo de casa sin pensarlo mucho y me meto en cualquier cafetería. Pienso en el funeral de mi amigo todos los días. Todos lloraban por él. Tengo pesadillas que no consigo recordar; que me dejan una sensación desagradable en el estómago.

Pero lo que me tiene realmente tenso es el saber elegir el momento. Un momento adecuado para dar el paso adecuado, para que no se tuerza todo. Las palabras justas, el gesto necesario. En mi situación no hay margen de error. Nadie me lo perdonaría.

 

Más bien me siento como la gente que ha estado hospitalizada, esperando un transplante de corazón, y en algún sitio alguien ha dejado de respirar. Entonces el marido, o mujer o padre o hermano, ha decidido donar órganos de su ser querido. Y te han salvado la vida.

Pero los familiares de mi amigo no han tenido que donar los órganos a nadie. Y sin embargo esa muerte me ha abierto un camino a mí. Mi corazón. Un camino difícil y lleno de trampas. El camino de baldosas amarillas y resbaladizas con las que puedo partirme la crisma si no tengo cuidado. Ese camino que lleva a Noemí. El motivo por el que respiro.

En un capitulo de “Sensación de vivir” Brandon conoce a una chica hispana de la que se queda prendado. Y ella le enseña la zona mas pobre de Beberly Hills. Y Brandon toma conciencia del asunto. El gancho del capitulo: Brenda.

 

No siento que pueda montármelo bien. Noemí llevaba desde los dieciséis con el muerto. Ahora tiene veintiocho. Ahora tengo veintiocho. Noemí no tiene compromiso. Solo discos de él, ropa de él, su olor, los paseos, las vacaciones de verano, los regalos, la pasión sin límites. Y qué tiene conmigo…

Las baldosas amarillas resbaladizas. Me guiñan el ojo.

En un capitulo de “Sensación de vivir” el personaje de Andrea, la chica intelectual con gafas, no quiere reconocer su cuelgue secreto por Brandon.

El gancho del capitulo: Brenda.

 

Releyendo “Drácula” de Bram Stoker recuerdo ciertos pasajes que guardan paralelismos con mi vida. Recuerdo la frase: “He cruzado océanos de tiempo para encontrarte”. Y aunque ya no se si esa frase es de la novela o de la película, si sé que me gusta. Me siento un poco como el Conde. Si yo pudiera también entraría en la habitación de Noemí en plena noche, por una rendija de la ventana, hecho niebla. Pero a mí, por desgracia, solo me basta con hablar. Solo tengo que declararme a la chica que me gusta, o seguir masturbándome, o quizá ambas cosas si no sale bien todo esto. Aunque claro, masturbarse nunca está demás.

En un capitulo de “Sensación de vivir” Brandon le pide a Brenda que le substituya unos días en el “Peach Pitt”, que es el bar con el que Brandon cumple con el máximo estatus de persona respetada ya que, estudia y trabaja. Brandon tiene que dejar su trabajo unos días porque va a trabajar para una serie de Hollywood, pero claro, se da cuenta de la falsedad de ese mundo y vuelve a su entorno natural de amigos y felicidad.

El gancho del capitulo: Brenda.

 

Me va a explotar la cabeza. Voy a ir a casa de Noemí. No puedo seguir así. Coño, llevo enamorado de ella desde que Shannen Doherty tenía dieciocho años de verdad.

Me abre la puerta su madre. Lo cierto es que ya han pasado dos meses desde que murió el muerto. Sinceramente, yo ya lo he superado.

Encuentro a Noemí en la sala de estar, con semblante serio. En la tele: “Sensación de vivir”

Noemí me mira y mira otra vez a la tele, y dice;

– A mi me gustaba mucho Brandon.

– A mi Brenda…

Y Noemí sonríe un poco.

– ¿No te gustaba mas Kelly?

Sonrío, y se hace un silencio. Noemí mumura:

– A todos los niños les gustaba más Kelly.

– A mi también, pero cuando era pequeño. Porque era rubia.

– ¿Era?

– Si, es como si ya estuviesen todos muertos.

– No, Shannen Doherty sale en “Embrujadas”.

– Si, pero ya no tiene aquella cara redonda, ya no es la misma.

Estamos los dos sentados en el sillón, bastante cómodos. En el capitulo de hoy todos los chicos se van a pasar el fin de semana a Palm Springs. Todos excepto Brandon, que tiene turno en el Peach Pitt. Al acabar el capitulo sale la típica escena simpática entre Brandon y Brenda, y cada día se refuerza mas mi teoría de incesto. La otra cara de la serie.

El gancho del capitulo ha sido Brenda. Noemí se ha dormido en el sillón. Son las tres de la tarde. Y ahora, no se si realmente he comenzado a pisar las baldosas amarillas.  Cojo el mando a distancia. Cambio de canal. Están dando “Embrujadas”.

 

 

shannen_doherty_10.jpg

4 comentarios en “Ahora, Brenda

  1. hermano, en la vida solo una mujer me ha gustado, incluso a ratos pienso que me enamore de ella y hace poco me atrevi a decircelo, cosa que fue un hito en mi vida por mi timidez,ella no me correspondio pero sirvio para salir de una duda de 5 años, por eso te invito a confesarle ese sentimiento a noemi, creeme es muy liberador pese a la horrible derrota que sufri. suerte compañerito.

  2. ¡Ay, Dios mío, yo también me llamo Brenda! ¿Será el destino…? 😛

    Se escribe “BeVerly Hills”, y “demás” va separado: de más. Y creo que se pone “sustituir” en vez de “substituir”…
    Bueno, creo que será mejor que pare. Es lo que tiene ser una maniática de la ortografía, sorry, jeje.
    Espero no haberte caído mal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s