Hola, Ingrid

Miro siempre la MTV cuando se han acabado las pilas del vibrador y no tengo ganas de salir. La primera vez que un tío se interesó por mí aún tenían que crecerme los pechos, y era mi padre. A los veintiún años es duro vivir sola con un trabajo odioso y tu progenitor merecidamente muerto. Cuando dejé de interesarle, la madre de una niña vecina le denunció. Mi madre fue a verle a la cárcel una vez para observar las instalaciones, aseguraba que intentaría escapar. Yo me fui de mi casa porque el espíritu de mi himen seguía allí, y mi madre, aun en desacuerdo, decidió abrir mi jaula y desearme suerte. Gracias mamá, siempre te querré, cada vez que veía a alguien allí descorchar una botella o quitar el plástico del embutido, se me ponía la piel de gallina. He aprendido a valorar a la gente buena al margen de su consanguineidad o condición.
Y gracias MTV. Eres mi conexión con el mundo normal, la juventud desmarcada de su pasado; gracias a la música comercial recuerdo que podría haber sido una más. Lo aberrante para mí es maravilloso; desearía no haber llorado de emoción leyendo a filósofos antes de los veinte.
Los fines de semana a veces vienen a mi piso algunas amigas, cenamos, vamos a alguna discoteca y de vez en cuando se descontrola la noche. Procuramos ser todas iguales, no es cómodo que comience a apretar el hambre teniendo al lado a una nueva amiga viva.

Marisa a veces dice que le entra hambre como antes. Nos conocemos desde que mi padre me violaba. Dice que es cierto que alguna vez ha vuelto a abrir la nevera con hambre de verdad. Que en alguna fiesta a veces ha picado patatas o nachos y se los ha comido sin tener que vomitarlos luego. Pero nunca la hemos creído, siempre hemos pensado que tiene un fuerte problema de identidad, y que solo se alimenta cuando no podemos verla. Seamos sinceros, cuando nos ve a nosotras armando lío en mi piso con algún adolescente salido, siempre se le hace la boca agua. Me siento responsable de ella. Sus padres aún no saben nada.
Intenta ocultar su cara con tonos oscuros, la conocen en todos lo locales en los que puedas encontrar maquillaje. Si te la cruzas en un callejón por la noche y estás vivo, más te vale correr en dirección contraria. Los primeros años de alimentación son los más descontrolados; no ves la hora de encontrar a alguien a solas, con esa expresión que les delata, con los ojos brillantes y la tez viva; esa gente asustadiza y optimista. De verdad aún hay quien no cree en nosotros; pero en el fondo nos ignoran como se ignora el hambre en el tercer mundo, o el mal momento por el que pueda estar pasando el vecino: saben que estamos ahí, pero siempre prefieren cambiar de tema a tiempo.

A los quince años un chico de catorce dijo que me quería, y al cabo de una semana empecé a poner excusas para no comer. Mi madre encontró un buen tema de conversación para obviar las agresiones continuadas de mi padre. Yo pasé a ser anoréxica, bulímica, estúpida, ingrata… Hasta que una prostituta me encontró una noche encogida en la calle contra la persiana cerrada de una farmacia, y me ofreció su brazo. Comencé a chupar la sangre de su muñeca hasta que la chica me apartó a puñetazos. Luego supe que era una de esas personas que quieren ser como nosotros. Así que lo consiguió, y quizá sin querer me enseñó de qué va todo esto. Nunca había oído hablar de los vampiros en mi vida. Mi concepto sobre lo que era pasar miedo no tenía que ver con libros o películas.

Voy a tener veintiún años para siempre. Según los transformados tengo mucha suerte, era el mejor momento, mujer y joven. La mayoría de los tíos no se lo piensan dos veces si una chica les invita a su casa o a los lavabos de una discoteca; solo tienes que enseñarles un condón y ya están muertos. O transformados. Pero tratándose de tíos de esa calaña nunca suelo dejar de drenar a tiempo.
Quiero venir a estas sesiones de terapia porque me cuesta mucho adaptarme a los nuevos tiempos. Desde que somos mayoría ya no me siento especial. Seguro que estaré cómoda entre mis compañeros aquí, aunque echaré de menos las noches de cacería. Me cuesta mucho adaptarme a ese sustitutivo de la sangre; debe ser como cuando los tíos dicen que prefieren conseguir a la chica en lugar de ir de putas. Echaré de menos el juego, el engaño. Me siento consumiendo metadona en lugar de la droga fuerte; echaré de menos las manchas se sangre imposibles de quitar en la ropa. El crujir de los tendones. Y también la venganza, como el día que maté a mi padre. Hay que reconocer que esas experiencias no se olvidan. Y tampoco me gusta esa crema para vivir de día; me gusta acostarme al amanecer, la noche es más complicada y atrayente. No sé cómo explicarme. Y a la vez me siento como una cabrona, como cuando mi padre iba detrás de los niños. Me siento una hipócrita, pero me va a costar mucho parar. Aún hay demasiada gente saludable por la calle, niños pequeños regordetes y chicas sanas y sonrientes… Solo veo venas por doquier, y la idea de llegar hasta ellas de un mordisco supera al mayor orgasmo que puedan provocarme. Espero que los compañeros me entiendan al a leer esto en voz alta. Se nos ha pedido sinceridad y estoy haciendo un gran esfuerzo.

La última vez que actué fue ayer. Así de reciente estoy. Dos semanas antes de saber que vendría aquí aún tenía claro que por lo menos consumiría unas diez veces. Y eso conteniéndome. Dos gemelas de mi barrio, una panadera, cinco chicos en discotecas, etc. Creo que voy a echar de menos la vida de depredadora por lo fácil que me resulta conseguir presas. Mi reinserción no va a ser sencilla. No siento ninguna pena por sus familias. Desde que soy así no he tenido que volver a ponerme gafas, no me molesta la hernia que tenía y consigo todo lo que quiero. Solo siento agradecimiento por mi nueva vida. Creo que sencillamente somos la nueva especie, y quizá deberíamos aceptarnos como tales. En muchos momentos siento que dejando a los vivos en paz no les hacemos ningún favor; son un poema, no envidio sus comilonas ni sus redes sociales para vivos. Entre los míos hay agradecidos silencios y acción; y nada más. Somos especiales. Ahora sé que no tenía ningunas ganas de entristecer y podrirme hasta morir. Puedo intentar dejar de ser una asesina, pero jamás querría volver a ser como antes.

Hola, me llamo Ingrid y soy adicta a la sangre. Soy administrativa. He matado a unas trescientas personas, de las cuales ahora unas cien son como yo. No tengo sentimientos definidos. Mi padre está muerto y mi madre mortal vive sola en su casa de siempre. Estoy aquí porque quiero desengancharme. Quiero acostumbrarme al producto sustitutivo y empezar a cambiar mi horario para probar la crema solar. Prometo dejar el asesinato en un plazo mínimo de tres meses, y colaborar con la ONG pro-mortalidad. Dios nos bendiga.

[Desde que escribí los tres relatos que llevan su nombre en el título, Elisha Cuthbert me persigue (sí, ya quisiera yo…). El caso es que, sin ser ninguna mega estrella me encuentro a esta chica por todas partes; radio, televisón, internet… La última vez hace cinco minutos en un videoclip de Weezer (video), mientras youtubeaba viendo clips de grupos que yo seguía en los noventa. Así que nada, topo con esta muchacha una y otra vez. Como diría Iker Jiménez: ¿casualidad?… (y ya de paso pongo una foto de la moza, con unas gafas enormes y enviando un saludo a la prensa…)]

elisha_cuthbert_bikini_mia1

Anuncios

12 comentarios en “Hola, Ingrid

  1. Me gusta el contexto, pienso que aún se puede reenfocar el tema del vampirismo. Mas en un momento en que damos por asumidas las deconstrucciones de cánones y estabilidades esencialistas, necesitamos de una crítica que, sin remordimientos ni nostalgias, pueda ejercer de manera reflexiva un papel en el trazado de la soledad y estupidez humana.
    ¿Soy yo, o la mayoría nos sentimos profundamente solos y nos limitamos a disimularlo en sociedad?
    Creo que tus relatos responden a esta incógnita. Dale duro… y no dejes que te muerdan.

  2. Has sido todo un descubrimento para ti.

    La vida tan dura te deja marcada, pero me anima el relato porque detrás de tanta oscuridad siempre hay un rayo de luz, aunque a veces es mejor la oscuridad para vivir.

    ¡Excelente!

    MIGUEL

  3. Los vampiros están de moda otra vez, si es que de verdad lo habían dejado de estar en algún momento. Y los temas truculentos también. Yo aun con esas sigo siendo más de zombis.

    Saludos.

  4. Me ha gustado mucho, no sólo porque el tema vampírico me guste, sino por cómo lo has tratado, no me esperaba algo así para Ingrid, es dura su historia, pero tiene un enfoque muy interesante.

    Un saludo!.-

  5. En pocas y contadas palabras: Me ha gustado. Tienes la habilidad de sorprender al lector, y eso es algo de no echar en saco roto. vamos, ¡vamos! sigue escribiendo, que hay -habemos- gente que queremos leerte más…

  6. Hola Jordi:))
    Excelente. En forma y en fondo.
    Sobre todo, porque resulta creible: igual podría estar hablando de una cocainómana, de una anoréxica, de una adicta al sexo ó al chocolate… Porque así relatado, claro que es creible la existencia de los vampiros: ¿porqué no? ¿porqué no van a estar entre nosotros?

    Como decía: estupendo relato.
    (Y ya entiendo qué puede haberte hecho llegar hasta mi blog…aunque en mi caso lo de “ex-vampiresa” va más bien por otro lado… ó, igual no…)

    Gracias por tu visita. Nos leemos. Besos:))

  7. hola Jordim, me ha sorprendido el giro que ha dado tu relato. En un primer lugar, pensé que hablabas de anorexia o bulimia, pero cuando has decantqdo el relato sobre el vampirismo… Sorprendente.
    Me ha gustado.
    Namaste Anaisay

  8. la originalidad de tu relato es desde luego lo mas impactante.. la forma de tratar el tema, y ese punto de vista paradojicamnte humanizado.
    un sludo 😉

  9. Estudiante de medicina viola profesora luego de divertirse mutuamente en fiesta de matrimonio
    Jahel Yovera Cobeñas

    Julio,29,2008.- Sullana.- Un futuro médico abusó sexualmente de una profesora la madrugada del pasado 27 de julio, luego de que ambos salieran juntos de la celebración de un matrimonio en el distrito de Bellavista.
    Se trata de Hander Otero Merino (25), domiciliado en la calle Santa Catalina Nº 298 del sector de Sánchez Cerro en Sullana, quien la noche del sábado último asistió en compañía de la profesora L. C. C. (25) a una boda celebrada en el Casino Militar, ubicado en la primera cuadra de la calle Ancash en Bellavista.
    En este local estuvieron hasta las 2:30 de la madrugada momento en que se retiraron. Según la agraviada, había ingerido licor encontrándose un poco mareada, mientras que al parecer, Otero se encontraba en sus cabales.
    Ambos abordaron un motokar hasta la vivienda de la docente, sin embargo, lejos de llevarla hasta su domicilio, el sujeto pidió al mototaxista llevarlos hasta un conocido hostal donde, aprovechándose de la embriaguez de la joven mujer, dio rienda suelta a sus sórdidas pasiones.
    Cerca de las siete de la mañana del día siguiente, la agraviada despertó en el mencionado hospedaje, dándose con la ingrata sorpresa de haber sido ultrajada por su acompañante y hasta entonces amigo.
    Aún desorientada, increpó la actitud de Otero para finalmente abandonar el recinto con rumbo a su vivienda donde contó lo sucedido a sus padres que denunciaron el caso ante la comisaría PNP de Sullana cuyos efectivos lograron la captura del violador el cual fue recluido en la carceleta del poder judicial.
    Datos
    Otero Merino es un estudiante de Medicina Humana en la Universidad Nacional Federico Villareal de Lima, y había llegado a Sullana aprovechando sus vacaciones de medio año.
    En su defensa, el acusado aceptó haber mantenido relaciones sexuales con la agraviada pero “con su consentimiento”.
    El reconocimiento médico legal practicado la víctima arroja que ésta presenta lesiones extragenitales y genitales recientes. El caso es investigado por la Fiscalía de Turno.
    http://www.elregionalpiura.com.pe/archivonoticias_2008/julio_2008/julio_29/locales_29.htm

  10. MIÉRCOLES 21 DE ENERO DE 2015
    DOCTOR NO ASIGNADO SE APROVECHÓ DE CONDICIÓN DE PACIENTE
    UNIVERSITARIA DENUNCIA ABUSO SEXUAL EN CLÍNICA DE SAN MIGUEL

    Atenderse por una fastidiosa migraña terminaría marcando su dignidad de por vida. La joven estudiante de administración, Veralucía Rojas Veramatus (20), denunció haber sido víctima de un abuso sexual. Hecho cometido por Poul Rogger Portilla Condezo (26), presunto doctor d ela clínica “La Providencia”, en San Miguel.
    Abuso de su condición
    Refiere Rojas Veramatus, en denuncia registrada en la comisaría de Maranga, que la tarde del 16 de diciembre acudió a la referida clínica para atenderse de una migraña. “Me llevó al piso 9 argumentando que no contaba con guantes quirúrgicos para revisarme. A solas me subió la bata e introdujo sus dedos en mis partes íntimas por más de cinco minutos. También me sobo los senos. Dijo que mi migraña podría ser causada por un cuadro de infección por transmisión sexual”, refiere la joven.
    No era procedimiento profesional
    Fue cuando llegó el médico Oscar Alberto Lazarte Rodríguez que Rojas confirmó el abuso. “Le conté la manera en la que fui atendida y condenó el acto. No tenía que ver con un procedimiento ético. Aparte él no era encargado de dicho piso. Abusó de mí”, comentó indignada.
    La defensa legal de Rojas señaló de Portilla se encontraba citado para ayer martes a la Divincri de San Miguel. “No se acercó. Sabe que será denunciado por el delito de actos contra el pudor y tocamientos indebidos”, refirió el doctor Alberto Villanueva Osorio, abogado de la joven.
    No videos, no historia clínica
    La clínica habría negado la existencia de videos de seguridad dentro de sus instalaciones, asimismo recalcado no tener una historia clínica de Rojas Veramatus. No pudiéndose comprobar la existencia de la agresión sexual. Esta es una versión dada por familiares de la agraviada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s