Lava (Revisión)

Hazme un favor. No juzgues con conclusiones precipitadas y amarillistas: haz como si te hubieras encontrado esto en el hueco de un árbol.
Deja de comparar tu vida con la de los demás los próximos cinco minutos. Vale que vayas a toda velocidad gracias al alquitrán y que puedas reconocer la ropa barata a medio kilómetro. Pero no hace falta que presumas de ello. No quiero saber nada de tu coche nuevo, y no digamos ya de tu piso. Sólo dime qué has aprendido hoy, puedo vivir sin saber cómo es tu cocina, no me interesa lo tocante a los buenos materiales y esa comodidad que convierte a las personas en idiotas potenciales. Dime que te has leído el último de Douglas Coupland o que ayer tuviste que llorar viendo una película: dime sin mentir que quieres de verdad a tu pareja. No me interesa tu sistema de calefacción ni los trofeos de las estanterías. Ni tu puto cumpleaños ni la barbacoa que hay programada para dentro de dos putos meses con un montón de semidesconocidos. Dime que el otro día improvisaste y reconoce que te gustó. Atrévete a derramar el café sobre tu agenda regalo del día de tu puto santo. Y no me digas que decir tanto “puto” es una bajeza: deja ya de confundir las buenas maneras sólo con el vocabulario. No me digas que la quieres si lo que te pone es oler su ropa interior; autoengáñate sólo lo justo para con los demás.
No olvides lavarte esa zona baja de la espalda y no mires por encima del hombro a ese tío que te cruzas todas las mañanas. Deja ya esa paranoia de que tu novia mira a los demás tíos y acéptala como una realidad; deja ya esa fantasía de que sólo le gustas tú y mírate al ombligo. Y sobre todo deja ya de disimular y decir que ella es la única.
No te avergüences, también puedes ser tú mismo, no se trata de decir siempre la verdad, sólo lo suficiente para que tu vida no se convierta en una mentira. Pensar no es tan malo. Y sigue con esto a partir de aquí si quieres, pero abre la mente y olvida la palabra “Adoctrinamiento”.
No hace falta que te desabroches el pantalón disimuladamente después de las comidas, hazlo sin más; y tampoco pretendas hacer creer que con la ensalada que has compartido con tu chica ya tienes de sobras. Vuelve a acostumbrarte a ser sincero, aunque crezcas, ten en cuenta que la gente confunde la madurez con saber elegir un buen color para las paredes del baño. Convierte en la excepción esos grumos desagradables de fe en los que muchos basan sus vidas. Consigue que te odien en público y te respeten en secreto. No digas nunca en centímetros el tamaño de tu pene, no incluyas mentiras en tu currículum, y sobre todo no esperes divertirte haciendo un trabajo en el que hayas entregado antes un currículum. Coge la filosofía imperante de los libros de autoayuda y comienza a actuar justo de la forma contraria, poco a poco; y quizá así no serás feliz, pero te acostumbrarás a no hacer el esfuerzo por disimularlo. Vete de putas si quieres, fuma, bebe, haz todas esas cosas sobre las que la gente reniega; no temas ser el blanco de las críticas, de todas formas todos están deseando con todas sus fuerzas convertirte en el blanco de sus críticas. Alimenta sus hipocresías rebajando las tuyas y sigue hacia delante; sácale partido a la ambigüedad moral predominante. El cielo se va a abrir un día igual para todos y vamos a comprobar que más allá no hay nada; y algunos se arrepentirán por no haber hecho ejercicio de introspección en lugar de haberse pasado la vida venerando estatuas, amuletos, banderas.
Y venga, atrévete a comentarle a ella lo del anal, lo de que quieres probarlo; dile si tienes narices que cada mañana ves a una camarera que te gusta, capullo, hazle creer que sabe tus secretos sólo si los sabe. Sé un cretino pero con elegancia. Levántate, mírate media hora al espejo y después tira de la cadena, y aún se podrá dudar de si es la mierda en reposo lo que se huele, o tu ego invadiéndolo todo. Depílate, pon excusas, di que así se ve más grande; no eres una víctima, no eres un patán, no eres el protagonista del Creep de Radiohead; échate a reír de tu propia petulancia hasta que se te salga una costilla. Llega con una sonrisa extraña hasta el día de tu muerte, declárate, rompe, cásate, divórciate; dos, tres, cuatro veces; y dile a todo el mundo que eso es vida. No, venga, en serio, sabes que los tienes como sandías: diles a todos otra vez que eres monógamo.
Comienza a experimentar la sensación de que tarde o temprano -aquí y ahora- los consejos se contradicen, te manipulan. Coge la Biblia y métesela por el ano a Dios, y luego cuchichea que se corría como una perra. Dilo las suficientes veces hasta que todo el mundo se lo crea, hasta que le recen a un ser mitológico adicto al sexo anal. Dilo hasta que las Iglesias cambien las cruces por banderas de Japón. Hasta que las próximas generaciones crean que Jesucristo era japonés y gay. Cambiar la historia no es difícil si te lo propones; controla a los medios y condiciona intelectualmente a los niños; envuélveles las imágenes de guerra en anuncios de juguetes para navidad. Aconséjales que respondan con violencia a la violencia, que se lo coman todo porque otros no pueden, que aplasten al prójimo, que ganen, triunfen, se follen a la más guapa, que tengan más hijos y les digan lo mismo. Y luego no pares de controlar su cuenta corriente y deja de dudar sobre si tener hijos era una buena idea para haberlos convertido en tu jefe, al que odiabas y matarías con tus propias manos.
Sí, según cómo todos sonreirán a tu alrededor orgullosos y y tú seguirás sin plantearte si actúan o se equivocan. La Democracia es un fantasma, sabes que todo el mundo busca el bien individual y fin de la historia. Pero tú no hagas caso. Cambia los azulejos del baño y ten otro hijo. Envejece, envejece, envejece, y muere. Apúntatelo en tu agenda, son tus deberes. Procura que los demás estén ahí siempre haciéndote el pasillo. No te plantees si sus sonrisas son falsas. Quizá hablen de tu dinero o tu vida sentimental; puede que estén peleándose como perros hambrientos por ser los primeros en airear tu mierda. Pero te quieren, ya sabes, debes asumirlo; no están ahí sólo porque necesiten compañía o aguantar algo más de tiempo sin pensar para no pegarse un tiro en la boca. Te quieren porque te lo dicen; funciona así. Lo que sientes tan sólo es la verdad, y la verdad nunca es tendencia. Di “te quiero”, que la quieres, que les quieres; dilo hasta que se emocionen. Hasta que se lo crean sea cierto o no. No tengas un carácter sólido, sólo invade la realidad con argumentos efectivos.
Vamos, deja ya de intentar buscar la lógica, de creer, de hacer cuadrar lo incuadrable, deja de actuar. Es demasiado duro de aceptar, pero por lo menos acéptalo con dignidad, no sonrías como un idiota mientras la lava se lleva por delante los necesarios logros de otros para poder conseguir hacer realidad tus caprichos. En un mundo justo una tribu aterradora organizada allanaría tu piso, te robaría el coche, te encerrarían en el lavabo mientras cagas y tapiarían las salidas mientras te miras al espejo. Y esperarían. Y cantarían, botarían destrozando todos tus logros mientras te das cuenta de que dentro de tu cabeza no hay nada que valga la pena, aparte de las cifras que has logrado cuadrar para conseguir lo que los maleantes te están arrebatando mientras cantan, mientras entonan como en una pesadilla pop el Satisfaction de los Rolling Stones. Eres patético, en ese momento eres el cabrón que mató a John Lennon, eres cada hijo de puta que ha acabado con los hombres que han intentado propagar un mensaje de esperanza. Eres una farsa, para tu novia, tu familia, todo el mundo, para ti mismo, para Dios, para Satán, y ni María Magdalena te haría una triste paja. Eres esa misma lava artificial que mata todo lo bello, todo lo inspirador; eres la ignorancia que contamina el futuro; lo has hecho todo bien para que todo vaya mal.
Eres un auténtico ejemplo a seguir, el rey del mundo civilizado. Las próximas generaciones te saludan, viéndote al abrir sus libros de historia, con sus máscaras de gas puestas. Están todos al lado de unos grandes ventanales que dan a un parque. Y allí una niña decapitada se columpia, mientras su madre, sentada en un banco, sujeta su bolso con la cabeza dentro y la mira con orgullo a pesar de todo, guardando sus ideas limpias a salvo de la naturaleza humana.

[Hoy he visto “El imaginario del doctor Parnassus”, de la que ya he venido hablando últimamente. Así que tengo que rajar un poco sobre ella. De todas formas, y para quien se niegue a tragarse la parrafada, la conclusión es que me ha gustado y mucho. Las críticas son dispares, algunas incluso se la cargan sin miramientos. Y después de haberla visto pasar ante mis ojos, no puedo estar más en desacuerdo. Vale que la película anda lejos de ser perfecta; pero también creo que anda muy lejos de buscar la perfección. Terry Gilliam está desatado, cada pocos minutos hay una de sus neuras en pantalla (escaleras que suben al cielo, paisajes de fantasía, números musicales etc, etc, etc.). De Gilliam todos los críticos conocen “Brazil”, o “12 monos” , y alguna más, y todos suelen decir que son grandes películas (tienen razón). Pero también viene a cuento decir que al parecer en esto del cine cualquier tiempo pasado siempre tiene justificación. “El imaginario…” no es tan sólida como las películas mencionadas, pero pasa a formar parte de la vertiente más desatada y delirante de Gilliam. Toda la carne está en el asador, y si uno va a disfrutar, disfruta. Así que los que vayan buscando por la red buenas críticas de la peli, aquí tienen una. Con esta película me pasa algo que me suele pasar con muy pocas; aun siendo consciente de sus carencias, me gusta y la disfruto más que otras películas que son mucho más redondas a cualquier nivel. Supongo que esto pasa porque los momentos de inspiración sueltos de Gilliam valen más que otras películas enteras… Arriba he puesto un video promocional, una escena con Christopher Plummer y Lily Cole. Esta última, con su pinta de muñeca (preciosa) y su fría calidez (sí, he dicho fría calidez), encaja a la perfección en la fantasía de Gilliam; la muchacha casi se mimetiza con los paisajes recreados digitalmente… Asi que ya sabéis, todos al cine, que este hombre debe seguir haciendo películas.]

Anuncios

24 comentarios en “Lava (Revisión)

  1. El primer párrafo podría, perfectamente, haberlo firmado el mismísimo Chuk Palahnuik, ya que parecen palabras salidas de las páginas de El club de la lucha (una de mis obras predilectas y a la que le dediqué los dos primeros posts de mi blog). Brutal.
    En cuanto a Gilliam, es un ser maldito (nadie ha tnido tantos contratiempos en sus films) pero necesario para una industria, la cinematográfica, anquilosada por momentos.
    Saludos

  2. Acababa de leer tu entrada cuando he visto tu comentario. Sí, llevas tiempo hablando de El imaginario del doctor Parnassus y tenía intención de verla. Cuanto a 500 días juntos, también me la han recomendado.

    PD: Sé que esto no es ninguna novedad, pero tus escritos me encantan. Me parecen muy, muy buenos.

    ¡Saludos!

  3. Leyendo el primer comentario pienso “y yo que soy incapaz de ver El club de la lucha porque presupongo que la violencia es tanta que me supera…”. y lo siento, porque me perderé grandes momentos, pero me evitaré otros tantos con los que no soy capaz…

    Ahora al lío: me ha gustado mucho el texto, esa sinceridad rozando el sincericidio para el que lo escuche, no? tienes frases muy buenas. Uno lee y piensa, se reconoce, se espanta… Y enmarca un “lo que sientes es la única verdad”.
    Sobre la peli, la tendré en cuenta y más, más… sí, gracias por tu visita y hasta pronto.
    Ah! Un beso.
    LADY JONES

  4. LADY JONES:

    Sí hay violencia en el Club de la lucha, pero no creo yo que llegue hasta el extremo de no poder soportarla; simplemente está ahí casi por la pura inercia de lo transgresor de la película. A mí de todos modos la violencia de las películas no me espanta; me da mucho más asco la violencia dialéctica de según qué programas de Tv, la manipulación informativa, la extorsión política… todo eso sí me causa mucho rechazo. ¿Pero una película? No.

    Un saludo a todos.

  5. Yo todavía no he podido verla gracias a la penosa distribución que han hecho en España.

    Y digo yo,¿esta película, apoyando su publicidad en su fascinante estética y recalcando que es la ultima película de Heath Ledger (recurso lamentable pero cierto) no podría haberse convertido en un éxito?
    Algo similar paso con The Fall el año pasado, que termino relegada a cuatro cines en España cuando podría haber sido un taquillazo en toda regla.

    Me reconcome el hecho de que Tim Burton tenga la maquina publicitaria a sus pies y fantasiosos mas (no menos) talentosos que el no salgan de las salas independientes.

    En fin, ya le echare un vistazo, pero eso si, en el cine, donde merece verse entre tanto titulo estéril.

    El relato, magistral como siempre.
    Llevo siguiendo tu blog una temporada y me fascina sobremanera la manera en que expones ciertas verdades en tus textos.

    Un saludo.

  6. Charlie:

    Creo que el cine de Gilliam nunca ha sido especialmente comercial; quizá lo más cerca que ha estado ha sido con “El secreto de los hermanos Grimm”. Su anterior peli, “Tideland”, tuve que esperar mucho para poder verla, porque no sé ni si se llegó a proyectar en España (supongo que en cuatro cines).
    Creo que Burton tiene más salida porque sus películas suelen ser más “fáciles”. Creo que es bastante más comercial que Gilliam.
    Lo del cine de calidad mal distribuido o sin distribución toca mucho los huevos a los que nos gusta de verdad el cine. “¡Olvidate de mí!” (esa peli de Gondry cuyo título original no es repugnante) creo que tardó dos putos años en llegar a España; y es, sin discusion, una de las mejores películas de los últimos veinte años…

  7. Primero, tu texto: Pues mira, sólo puedo darte las gracias por él. Es como una patada en el estómago a esa parte de figurantes que tod@s llevamos a cuestas. Sólo hay que darle la vuelta a la piel y mirar. Lo sé, lo sé, eso es lo jodido.

    Segundo, la peli: Vi Brazil y 12 monos, ambas me gustaron, así que por ese motivo y porque me gusta como escribes y lo que escribes, (que no siempre tiene que coincidir) tendré muy en cuenta tu recomendación para El imaginario.

    Besos.

  8. La verdad es que no dejas títere con cabeza en tu texto tocas todo de forma real, y la verdad sienta bien leerte.

    El mundo está lleno de hipocresía, materialismo y egoísmo.

    Mientras ves en la tele pechos ajados sin leche, ves a tu alrededor mujeres con cremas hidratantes hasta en las orejas.

    Y sí, como explicas aquí a gentes que creen que la novedosa marca de cocina, complementos de CH, y marcas de ropa con etiquetas de oro, son suficientes para que los demás los valoren, y la pena es que hay quien los valora por ello, pero se olvidan que en ocasiones hablan con personas que rigen su vida por los sentimientos y las emociones y al escucharlas, sienten una gran pena por su pobreza interior, por su escasa calidad humana.

    La seguirdad en uno mismo/a, es lo único hoy en día que da fortaleza para levantarse cada día, más si cabe, cuando alrededor nos venden la imagen perfecta y la cartera llena para seguir adelante.

  9. Gracias por responderme, Mr., sé que parece absurdo, o de niños, es algo un tanto visceral… También me revuelve y me espanta de igual o peor modo lo que mencionas, me irrita hasta extremos insufribles… pero una hostia dialéctica no me marca en una situación así, y una en una película a la que me entrego con mis cinco o seis sentidos, sí. Ejemplo: antes de ayer, traté de volver a ver “El laberinto del fauno”. Quería volver a ver la historia como la vio Lady Tintin, viendo el cuento, y en cuanto llegó la escena de la botella, simplemente “open disk”, es superior a mí. Y en ello, y perdón por extenderme, me pierdo tanto… lo sé…
    Tendré que crecer, qué sé yo.
    Un beso.

  10. No he visto la peli, y la verdad es que me importa un pijo. A mi lo que me ha gustado es tu texto. Un poco surrealista o narcisista o vitalista o depresivo o lo que carajo sea, pero que te engancha. Hacía tiempo que no encontraba un blog que me haya enganchado con dos post. Y es que tu controlas las técnicas de la escritura moderna (dicho esto por moderno, no “de moda”). Y eso que yo soy de los que dicen el tamaño de mi polla en centímetros, pero no soy tan tonto que no me dé cuenta cuando una persona escribe genial (de genio, no de frivolidad, jajaj).

    Tu post si que es cinematografico, tu post es una pelicula y son todas las peliculas. Es la vida. En tu post hay cine y hay vida, no se puede pedir más, jajaj

    Bezos.

  11. Nada como dar la vuelta a la piel con la que nos movemos y de la que no mostramos más que algunas dobleces descarnadas.
    Es reparador leerte.

    Un saludo… un texto que no conocía pero que… llama y provoca… desmenuzarlo!

  12. La diferencia entre vivir desde el alma y vivir sólo desde el ego radica en tres cosas: la habilidad de percibir y aprender nuevas maneras, la tenacidad de atravesar senderos turbulentos y la paciencia de aprender el amor profundo con el tiempo.
    Sería un error pensar que se necesita ser un héroe endurecido para lograrlo. No es así.
    Se necesita un corazón que esté dispuesto a morir y nacer y morir y nacer una y otra vez… Fragmento de “Mujeres que Corren con los lobos” por Clarissa Pinkola Estés. 🙂 saludos!

  13. Espero verla este fin de semana. No tenía claro qué iba a ver. Conozco al director sobradamente -‘Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores’ me entusiasmó- pero sabía poco de este Parnassus, más allá de la muerte de su protagonista. Un abrazo.

  14. Jordim,ya se que Gilliam y las multisalas no son precisamente amigos,pero es que aun asi la distribucion en salas independientes es nefasta.
    Apenas supera la docena de salas en toda España,y recuerdo que otras peliculas mas o menos comerciales aunque independientes (Dejame Entrar,por ejemplo) lograron una distribucion envidiable para sus condiciones.
    Pense que este ultimo caso tambien se daria con Parnassus,y me ha decepcionado que no fuera asi.

    Por cierto,que Tideland si llego España,en junio de 2007 creo recordar,pero aun asi tambien con una distribucion igualmente pauperrima,lo que impidio que le pudiera echar un vistazo (todavia no lo he hecho,tampoco 😛 ).

  15. Uf, me creerás si te digo que llevo tres intentonas, o sea, tres veces que he empezado a leer tu entrada y tres veces que me han cortado a cuenta del teléfono??? Y las tres blablablabla y más blablá… ayyys! Ahora soy incapaz, me voy a visitar a Morfeo! Mañana me adentraré en el mundo de Gilliam…
    Pero me importa más leer tranquilamente tu texto.
    Así que mañana vuelvo!
    Abrazo!

  16. Bueno, que sepas que esta semana te he designado BLOG PLATEADO DE LA SEMANA, es una mierda de reconocimiento, claro, pero yo lo hago con todo mi amor, y aunqu se que a ti esta cosas te la chuparán, ahí queda, jajaja.

    Bezos, voy a leer tu nuevo post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s