Día de barbacoa

Conduce su novia. Y Toni se mantiene pasivo en el asiento del copiloto preguntándose cómo reaccionaria ella si supiera que justo antes de salir de casa se ha masturbado con las fotos de una de sus amigas.
No era su mejor amiga, ni de lejos, pero Toni cree que si se enterara, dramatizaría, se referiría a esa chica como una amiga del alma durante el proceso de descargar su furia contra él. Toni no es el único que utiliza las redes sociales como un valor al alza de la pornografía en Internet, eso es seguro. Digamos que es cierto lo que dicen de que insinuar a veces es más efectivo que enseñar, pero siempre y cuando no estemos hablando de fotografiadas desconocidas…
A todo esto, yo voy en el asiento de atrás, y a mí ella sí me sirve de sobras para masturbarme; o por lo menos tanto como sus amigas… En todo caso, nos dirigimos a una especie de barbacoa; una de esas cosas a las que asistes poco convencido, donde sabes que toparás con un montón de semidesconocidos y desconocidos totales, y tan solo un par de amigos de verdad.
Y yo sé que Toni se ha hecho una paja trasteando en Myspace o donde fuera porque nos conocemos desde los tres años, la información viaja del uno al otro de una forma natural. Algunos secretos a veces sí los pueden compartir dos personas.

El paisaje monótono me está chafando aún más mientras noto ese malestar en los ojos propio de la falta de sueño. Mi cuerpo no parece querer adaptarse nunca a los horarios que la gente considera apropiados. Y a mí de todas formas el sol me parece demasiado histriónico. Podría vivir perfectamente con la mitad de luz, no me hace falta que las flores brillen hasta provocarme migraña.
La conductora, por cierto, se llama Gloria, y es la típica novia de amigo: difícilmente harías el esfuerzo de empatizar con ella a no ser por motivos lúbricos. Si no fuera porque sabes que vas a tener que volver a verla una y otra vez, reconocerías que te cae mal y procurarías no volver a tratarla. Y aunque obviamente hay excepciones, esas chicas -repito: novias de amigos-, parecen querer arrastrar a tus colegas a una especie de edad adulta que objetivamente sólo existe en el mundo como pose. Todo ello para acabar convirtiéndolos en una versión descafeinada y triste de lo que podrían haber sido solos, o con una chica respetuosa e independiente de verdad.

Gloria conduce con pericia y lleva al menos cinco capas de tela entre el aire libre y sus tetas. Es una de esas personas fáciles de detectar; de esas que pasan de las chanclas y los tirantes a los abrigos y las bufandas justo después de haber pasado una hoja del calendario. Puedes encontrártelos con veinte grados a principios de noviembre quitándose sus envoltorios de marca al entrar en las cafeterías; y encima sonriendo como si las costumbres y las tradiciones no fueran con ellos… Quieren tener tanto orden, criterio y estilo que al final por poco que les eches un ojo tienes que frenar tu sonrisa más cínica.
Ella es así, la personificación del control; en realidad como tantas otras personas, muchas de ellas jóvenes, con carreras y posgrados y objetivos cualesquiera, con trescientos amigos en facebook y siempre al menos tres cenas programadas. Tíos y tías de veintitantos que se vuelven más elegantemente mezquinos cada segundo que pasa. La espontaneidad de años atrás se convierte a menudo en buenos modos de libro aderezados con complementos y looks contemporáneos.
Toni antes era él mismo. Completamente. Pero ahora forma parte de un todo conyugal, y cuando está a solas conmigo habla de ciertas cosas como si estuviera planeando matar al presidente del gobierno. Ella no puede saber que aún quedan resquicios del tío libre de antes. Ahora cierta corriente feminista está haciendo que las mujeres se contagien de los peores rasgos de los hombres: liderazgo, egoísmo, bravuconería… Mientras nosotros imitamos sólo los rasgos superficiales de ellas: depilación, obsesión con el peinado, la ropa, etc.
Con lo cual, no hay evolución positiva a la vista. Nada más el tiempo sigue hacia adelante, mientras la gente sigue siendo materialista y estúpida, solo que con matices irrelevantes.

Nos quedan unas dos horas de camino y ya sólo puedo pensar en el viaje de vuelta. Y lo que es peor, Toni se ha puesto a hablar… Quiero decir de verdad. Diciendo cosas. Normalmente en esa edad adulta que tanto demandan todos; en esa madurez que tanto reclaman a los demás, pues bien, casi nunca se habla de verdad. Cuanta más gente haya, más ruido oirás y menos contenido habrá en las conversaciones. Pero en el coche sólo somos tres; y aunque la posibilidad de que se dijera algo interesante era casi nula -teniendo en cuenta que entre nosotros está uno de los peores ejemplares de “novia de amigo” que haya conocido-, aún así, ha sucedido, Toni se ha puesto a hablar en serio con su novia. Quizá por primera vez.

Que yo recuerde llevan saliendo como un año: ella le gustó por lo mismo que me gustaba a mí. Por lo mismo que gustaría a cualquier tío hetero o bisexual en general: Las tetas. Algo descompensadas con su cuerpo, y coronadas con una cabeza muy neutra (por más que se lave el pelo con oro líquido…). Total, que no había ningún motivo para que Toni saliera con ella, porque de hecho hasta la conoció bastante esa noche…; no tenía nada que ver con ella, no compartían intereses, y ninguno de los dos se había enamorado del otro para que se relacionaran más allá de un par de polvos. Pero lo hicieron.
Y ahora yo voy con ellos camino a una barbacoa multitudinaria digna del grupo más numeroso e hipócrita de facebook, y Toni va y le pregunta a Gloria que qué vio en él.
Que por qué siguen saliendo juntos.
Yo me encojo en el asiento de atrás y hago como que algo me llama poderosamente la atención ahí afuera. Obviamente espero con expectación la respuesta. Tengo la esperanza de que ella rompa a llorar, de que se hunda, despierte, claudique, lo que sea con tal de que dé la vuelta y yo me ahorre la excursioncita.
El silencio se hace eterno. El paisaje ha mejorado ostensiblemente, pasan a toda velocidad unos campos de trigo. Por desgracia el sol es demasiado brillante y hace que todo luzca de una forma tosca, molesta.
Y entonces, Gloria va y dice:
– ¿Qué has dicho?
Le mira un momento, de reojo. Todo parece indicar que está ensayando su mejor cara de cordero degollado. Yo siempre he pensado que ella no quiere ser más que otra pieza del Tetris: ha ido bajando y bajando y sólo ha intentando encajar con otra con quien desparecer línea a línea hasta la muerte. Gloria no quiere más que corriente estabilidad, familia, hijos. Y yo conozco a Toni.
Toni puede perder el culo por que le hagan un par de cubanas como cualquiera. Pero de ahí a asentarse con alguien al uso sin más…
Gloria le mira y le repite:
– ¿Qué has dicho?
Por la ventana pasa hacía atrás un granero a toda velocidad. Toni sigue esperando una respuesta;
– Ya sabes lo que he dicho.
– ¿Y tú crees que este es buen momento para hablar de eso?
Toni cabecea hacia mí:
– Por él no te preocupes. Sabe más cosas de mí que tú. Y todo lo que sé de ti también lo sabe…
Lo que decía; Toni ha comenzado a hablar, a hablar con contenido. ¿Y si eres sincero, debe importarte cuánta gente haya a tu alrededor? Quizá sólo hay dos opciones factibles: o hablas o te callas; cuando hablar significa decir algo, claro. Y Gloria aún no dice nada. Porque sabe que cuando hable tendrá que ser con contenido. Esta vez sí.
– Eh…
Parece que podría nublarse. El día se está poniendo interesante. No sería justo meter más presión de la que ya hay. Aquí y ahora, la sinceridad se puede cortar con un cuchillo. Gloria tiene que responder sí o sí una de esas preguntas que casi nadie quiere responder. Porque mentirían, o porque decir la verdad les daría demasiada vergüenza o daría al traste con sus planes de parecer “normales”. Es cierto que la demás gente no tiene derecho a meter las narices en pareja ajena. Pero una parte de la pareja sí debe poder saber qué coño está haciendo con su vida. Así que Toni ha visto la luz de repente, y ahora sigue esperando, mirando fijamente a su presunta novia.
– ¿Me vas a contestar o no?
Comienzan a caer gotas en el parabrisas. El cielo está parcialmente tapado con una de esas tormentas de fotografía. Gloria pone esa cara con que te mira un niño la primera vez que le regañas desde que te conoce. Y dice que no sabe a qué viene esto ahora, que no tiene ningún sentido…
– … no creo que sea bueno que hablemos de esto ahora… ¿Estás enfadado?
Silencio.
– Muy bien… – resopla mi colega -, esta mañana me he masturbado viendo unas fotos de Sara, esa chica de tu curro.
– ¿Qué?
Esto ni tan siquiera yo me lo esperaba. Es una de esas, vamos a llamarlas: naturalezas comunes, de las que nunca se habla en pareja. Esa parcela “sucia” de vida privada de la que nunca se habla. Por mucho que alguien te diga que tiene total transparencia con su pareja, siempre es mentira. Por mucho que Gloria se haya podido masturbar cientos de veces pensando en un mar de pollas de las cuales ninguna era de Toni, es igual; ahora y aquí, aunque vuelve a protagonizar otro largo silencio, no podrá digerir lo que ha oído.
– No te preocupes, sólo era una fantasía… – dice Toni con voz neutra -, alguien en quien he pensado en ese momento concreto para hacerme una paja… Nada más.
Obviamente para poder confesar ciertas cosas a los demás, jamás puedes ponerte en su lugar: no puedes imaginarte siendo el receptor de algo así en esta sociedad. Quizá llegue el momento en que la gente haya hablado lo suficiente sobre ciertos temas para que no resulten lo que de hecho no son, ni violentos ni inmorales. Toni lo sabe, me lo ha dicho muchas veces.
Y después de más silencio, y de que la tormenta que parecía terrible se esfume de un plumazo, le pregunta a su reloj:
– ¿Tú nunca te masturbas?

Dos minutos después el coche está detenido, rodeado de un océano de trigo; conmigo y Toni dentro. Gloria ha salido y está sentada en una piedra a unos quince metros más allá del arcén. No gesticula ni maldice, no llora. Sólo mira hacia el horizonte bañada en sol de media mañana. Puedo entenderla. Pero también puedo entender a Toni.
Si yo ahora fuera como esas personas que se creen capaces de consolar a todo el mundo con discursos prefabricados, saldría y hablaría con ella. Quizá incluso conseguiría convencerla para que volviera al coche y comenzara a conducir en dirección contraria. O también podría acercarme hasta donde está y simplemente quedarme a unos metros, simulando esa especie de apoyo moral abstracto que algunos practican; a veces incluso subrayando su infinito altruismo emocional repentino apoyando una mano en el hombro del afectado.
Sí, todas esas cosas funcionarían con Gloria. Quizá me gritaría un rato, y después gritaría a Toni antes de volver a sentarse en el asiento del conductor. Pero lo cierto es que la barbacoa ya está en marcha y parece que yo voy a librarme de un montón de protocolos supuestamente intrínsecos a la naturaleza humana de quienes suelen recalcar como aficiones propias acciones simples como “salir” o “estar con los amigos”… Por suerte o por desgracia, por mucho amor que sienta por mis congéneres, yo no soy así, no me exteriorizo así. Doy por hecha mi suerte de contar siempre con gente a mi alrededor, aunque seguramente eso sea un error. Sólo desearía, igual que Toni, no sentirme siempre tan distinto de pensamiento a los demás. Ahora la cordura predominante está apoyada en un industrial montón de mierda pseudofilosófica aceptada que pisotea el sentido común auténtico a diario. Y no querer pisar esa misma mierda que la mayoría de gente pisa, te convierte en lo que Toni y yo somos (sea lo que sea eso), y en lo que Gloria jamás querrá ser.
Y es lógico, si no piensas no te complicas la vida. Aunque ahora mismo Gloria sea igual de útil para esa evolución positiva antes mencionada que la piedra sobre la que está sentada.

Pasados unos quince minutos, y por mucho que la situación alimente fenomenalmente mi sed de morbo y a mi yo más hijo de puta, le digo a Toni que quizá debería hablar con ella. Puede que sea una tonta rematada sin ningún interés, y vale, quizá sí llevan demasiado tiempo saliendo juntos (soy capaz de decirlo así porque él ya me ha hablado en esos términos varias veces). Pero es una buena persona: una buena persona seguramente absorbida por factores externos que no puede controlar. Amigas con relaciones supuestamente prosperas, quizá hasta casadas, con hijos, etc. Al final para mucha gente no se trata tanto de intentar ser feliz como de parecerlo igual que los que te rodean. Ella no quiere tener personalidad, quiere ser igual que sus amigas. Y con eso se conforma. Buscar algo más que eso o enfocar la vida desde un punto de vista personal basado en tus propias pasiones o anhelos, para mucha gente no es más que el deseo de no querer madurar. Porque creen que madurar es imitar a los demás, cuando en realidad sólo tiene que ver con cierto tipo de crecimiento personal -cada uno el que considere mejor para sí mismo-, ya uses tu vida para tener hijos, ser soltero, rezar, hacer puenting o dedicarte a construir réplicas a escala de la torre de Pisa.
Algo así, en plan resumido, es lo que le digo a Toni, intentando echar un capote a la muchacha, aunque el discurso se ha ido convirtiendo en una especie de autofelación. En fin… Él y yo nos entendemos.

Toni se acaba arrastrando fuera del coche, no sin antes pensárselo durante largo rato. Me quedo solo en el asiento de atrás. Él llega adonde está ella y se ponen a hablar de una forma más templada de lo que esperaba. No puedo oírles. Quizá está embarazada y ahora tiene que afrontar la idea de abortar o tener el hijo de un pajillero declarado que se masturba con las fotos de sus amigas. Gloria no sabe leer los silencios; no quiere aceptar que en eso todos los tíos vienen a ser lo mismo. Nadie quiere saber nada de eso. Quizá la única forma de hacer que la gente tuviera un tercio más de honestidad sería amenazarles con obligarles a llevar otra vez hombreras a ellas y pantalones de campana a ellos; por ley, por falsedad demostrable. No se sabe cómo se lo podría hacer el sentido común para que todos fuéramos un poco menos falsos. Las amenazas estéticas podrían funcionar; una especie de chantaje que afectara a lo más superficial, a los detalles absurdos que más le importan a la gente. Si se les obligara a expresarse con el cerebro en lugar de con complementos y gomina, quizá cierta objetividad personal en cada individuo podría comenzar a abrirse paso al margen de las convenciones…
No sé, es una idea loca, pero no estaría mal darle un par de vueltas…
Toni y Gloria vuelven al coche, con cara de circunstancias él, y sonriente ella. Ha pasado una media hora. Se montan, Gloria arranca y salimos. Y maldita sea, en dirección a la barbacoa. Nos vamos a chamuscar junto a esa carne bajo este sol en modo coñazo; ya está llegando el mediodía.
Una vez han pasado unos cinco minutos de silencio, Gloria acaricia la mano izquierda de Toni, me mira de reojo, y dice:
– ¿No le dices eso?… Cuanto antes lo sepa más tiempo tiene para pensárselo…
Toni se vuelve hacia mí en su asiento, y, con una cara que nunca le he visto y que no sé qué refleja, dice:
– Tío.
Dice:
– Nos casamos… Me molaría que tú fueras el padrino.

[Me molan los trailers bizarros, esos que invitan a pensar que quizá alguien haya tenido una idea original para una buena película de género (aunque luego la mayoría de veces llegue la decepción…). Es el caso de “Altitude”, peli que al parecer transcurre en un viaje de avioneta que se verá amenazada por bichos dignos de una novela de Lovecraft. O sea, que o es divertida, ingeniosa y terrorífica, o un pastelazo. A ver qué sensaciones os deja el trailer… El reparto es más bien desconocido (lo cual a veces es buena señal y a veces no significa nada…). Y yo como siempre y desde mi repugnante heterosexualidad, me he fijado sólo en las chicas, entre las que se encuentra la interesante Julianna Guill (foto).]

Anuncios

41 comentarios en “Día de barbacoa

  1. Haces unos retratos de la fauna humana reales, soberbios, magistrales!

    PD.- Hablas de las novias de los amigos…pues anda, que los novios de las amigas…! Porque no quiero hablar, que si no…

  2. ¿?¿?

    Lo más triste es que normal terminar así más de lo que nos gustaría, que para arreglar algo te cases o tengas hijos, que te hundas más en la misma situación de la que quieres salir…

    Me ha encantado la frase de que la felicidad solo es ser como los demás, dejando a un lado que queremos ser nosotros, y que a eso lo llamen madurar.

    Saludos,
    YoMisma

  3. ¡Vaya final! La verdad es que tengo amigos perdidos por novias así, claro que amigas tampoco me faltan. La estupidez no entiende de sexo.
    Casualidades de la vida hoy mismo venía pensando en escribir un post sobre la falsa creencia de dice que hay que ser amig@ de l@s novi@s de tus amig@s; ¡yo me cago en eso! Soy incapaz de fingir, le pese a quien le pese. Si no me cae bien da igual que le haya conocido en una discoteca, en una librería o porque ahora folle con mi amig@. Es así.
    Me encanta como escribes, siempre dejo un ratito de mi día para leerte con atención.

  4. Sublime.
    Real como la vida misma.
    Y si lo sabéis, ¿por qué caéis? ¿es miedo? ¿miedo a qué? ¿a quedarse solo? ¿Qué pasa, que lo de “más vale solo que mal acompañado” se lo sabe todo el mundo, pero no lo practica nadie?

    Y la película, también me han entrado ganas de verla. ¿Pero qué coño me pasa? Si lo mío es “Bagdad café”.

    Me encantan tus historias.
    Saludos.

  5. Hoy no me he quedado en el primer párrafo. He ido deshojando poquito a poco la historia que cuentas. El final no podía ser otro, ya que has presentado la típica mujer que depende del superhombreamigotuyo para poder sobrevivir.
    Me gusta tu prosa…¿Para cuando una segunda parte de esta historia? Creo que la dejas entrever.
    El trailer me recuerda otras historias de terror, de jóvenes en una casa. Ninguna iguala a “La matanza de Texas”.
    ¿Lo dices de veras eso de que te recuerda a Lovecraft?

  6. Que forma de diseccionar personalidades. Me ha encantado. Estoy completamente de acuerdo en la reflexión sobre lo que es la madurez y la presión del entorno que hay sobre la gente para que hagan lo que todos hacen.
    Se hace amena la lectura y eso que a más de uno le habrá resultado demasiado largo para un blog.
    Espero que lo mejor de la película no sea el trailer 😀
    Salu2

  7. Buen reflejo de la amistad masculina, con facetas desconocidas para las presuntas, futuras o presentes, personas del sexo contrario.

    Impresionante final que me ha dejado de piedra
    por lo inesperado.

    Muy bueno, Jordim!!

    Un saludo.

  8. Vaya! A veces se prefiere zafar de la situación y dejarse llevar por la comodidad, en vez de animarse a buscar la felicidad.
    El que no arriesga, no gana…

    Saluditos Jordi!

  9. Hola jordim, se te da muy bien contar historias. Te diré eso que te habrán dicho tantas veces, que escribes como si nos estuvieras hablando al oído, que suena a verdad, que por momentos te creemos nuestro colega y confiamos en ti. Sí, algo parecido a lo que hace Salinger en “El guardián entre el centeno”, un flujo de conciencia certero que no nos deja indiferentes y con el que es fácil identificarse. Al ver la extensión del texto pensé que no te iba a leer entero ni de coña, que no tenía tiempo, pero, sabes, ahora creo que ya podía haber sido de cien páginas que lo hubiera leído igual. Trabajas eso que los teóricos llaman tensión narrativa, aunque es posible que en ti sea innato. Y para colmo lo cierras con un puntazo que convierte al relato en redondo. Bien hecho. Y se agradece que lo compartas.

    En cuanto a la película, me fastidian los tráiler que te cuentan más de media peli, aunque me temo que actualmente son mayoría.

    Me gustó visitarte. Un abrazo

  10. Me ha parecido un relato magnífico, lo he leído de un tirón y sin poder apartar los ojos del texto; Consigues que qeudemos atrapados por la fuerza del, aparentemente sencillo, argumento que nos mantiene en constante tensión de ver que va a suceder. Lo dicho, creo que es genial.

    Un abrazo

  11. leer este texto me ha llevado por momentos a pensar en ciertos amigos.. en qué momento del viaje la búsqueda de la felicidad se convierte en imitación? quizás sea más sencillo y ni siquiera busquemos la felicidad… tal vez ni la necesitemos…

    la cantidad de amigos que tienes agregados al facebook puede ser inversamente proporcional al grado de soledad que padeces?

  12. Gracias Cecilia, en realidad estoy probando plantillas, porque en la que tenía no se ve el número de comentarios (entre otras cosas) y con perdón ya me estaba tocando los huevos..

    Saludos a todos.

  13. Típico, demasiado normal que para arreglar las cosas se lanze uno a un campo peor del que estaba metido. Espero que es ese Toni tenga suerte.

    Y bueno, algunos son más sinceros de la cuenta, soy de la opinion, como dice el texto y opina el interlocutor que esos detalles sucios si no es para cada uno, al menos para amigos. Todos quieren lo que no tienen ^^U

    Un saludo y hasta la proxima

  14. Los colegas con novias suelen volvérsete unos desconocidos: han de volver pronto a casa, te hablan de la susodicha hasta el aburrimiento, en sus conversaciones hay más “pues a mi chica” de lo recomendable, te brean diciendo que tienes que sentar la cabeza, te hablan de hipotecas, planes de boda e incluso ¡planes de pensiones! Unos auténticos pelmazos. Aguantar a un amigo con novia debería cotizar a la Seguridad Social, porque no está pagado. ¡Pufffff!

  15. Pese a estar narrado desde el punto de vista masculino, me ha encantado la lectura. Debe ser que una parte de mí es como ese ‘tú’ que narra, ya que creo que ha soltado verdades como puños y pensamos, en cierto modo, de la misma forma.
    Me apena Gloria, pero también me caería mal.

    ¡Me gustó mucho!
    Un beso 🙂

  16. Weno esoi si fue una Sorpresa….Tienes una forma de describir las personalidades que como tu ya dijistes en tu presentacion no todos dirian..muy buen texto……me agrado el leerlo….valla lastima siempre llego a la barbacoa (que asco con eso XD)
    Me gusto mucho tu post de La Chica Modesta
    Saludos

  17. Mr. Jordim! Vaya sorpresitas son tus textos… me gustan esos personajes perdidos que buscan y encuentran o se pierden por el camino. Me encantó esa pregunta sin respuesta y ese camino a la barbacoa… Un gustazo leerte otra vez. Ando liada, pero te leo, te leo, porque sabes que me gusta. Un beso.
    LADY JONES
    PD. ¿Y los novios de los amigos que prometen polvos post-mortem? Uséase, en la otra vida, cuando tú y yo tengamos nuestro momento???

  18. Hola!
    Me he leído tus dos últimas entradas y la verdad es que me ha encantado hacerlo. Escarbas realmente bien en el alma humana, la más íntima. Pareciera que hubieras vivido todo lo que escribes.
    En los dos relatos te refieres a algo común, no sé si te has fijado o te ha salido naturalmente, y es que en este dices que a ella sólo le importa ser como las amigas, que es a lo que aspira, descuidando un poco lo que realmente ella quisiera ser. La apariencia, entrar dentro de esa “normalidad” de su entorno. En el otro relato, el de la naturaleza muerta, dices algo similar de la bondad. No importa si eres bueno o malo, sino que importa que los demás vean que eres bueno. De nuevo la apariencia. Ese vivir de fachada olvidando lo que de verdad debería importarle a uno,
    que es ser consecuente con sus cosas y además se procura la felicidad al margen de lo que piensen los demás. Ahí está la libertad.
    Pues creo que Gloria tapa, oculta o anula en su mente el hecho de que su novio sea un pajillero activo mirando las fotos de sus amigas porque en realidad prefiere destacar lo que ha conseguido, que es lo que le importa: casarse y seguir su vida de escaparate y de “normalidad”.
    Pero él…Qué le pasa a él? Acaso su vida de soltero, en el fondo tampoco era su felicidad y por eso acepta también meterse en el bodorrio? Acaso ha estado mintiendo antes y ahora se destapa su verdadera personalidad? A quién miente, a Gloria, a su amigo o se miente a si mismo?

    Y ya dejo de escribir porque esto va a ser más largo que la entrada, jajaja, pero me ha gustado tanto leerte que no me importaría seguir escribiendo. Vas directo a mi google reader para que no se me olvide volver por aquí. Eres un fantástico escritor.

    Un saludo

    Lala

    P.D. Buahh, qué buena pinta tiene esa peli!!!

  19. Si no huyo de aquí, pese a las relaciones salvajes entre los hombres y los animales, es que tengo lo que hace falta para satisfacer el deseo que pasa ante mi, y se que es como un peso que debo quitarme de encima, a costa de cualquier hombre o animal que pase ante mi.

    PD: me encantó la disección humana de tus personajes…besos.

  20. Pues mira que hoy te tenia ganas nene, asi que por un enlace en tu face, me vine para aqui. Bueno tendre que dosificarme tus relatos, porque me duran en la sesera un par de dias de reflexion, jajaja
    Me encanto este, no solo muestras a las hijas de puta maniaticas, domadoras y neuroticas que vagan por algunos lugares(mas de los que nos pensamos) si no que tambien esa dependencia de algunos hombres por hacer lo correcto, o al menos no perder lo que ellos creen bueno, como una gran mamada o una cubanita mañanera, mmmm….(espera que me lo estoy imaginando) ok, ya termine, jajaja. Bueno por donde iba? a si pues eso, que tu relato impactante, con uno de esos finales que sabes que me vuelven loca. Y por ultimo, pobre amigo, al final de barbacoa, con un puñado de subnormales hablando de informatica y de si es mejor el antiguo windows o el nuevo siete, puta mierda, si lo sabre yo. En mi ultima barbacoa, me bebi yo sola media botella de Larios y termine… bueno no te lo pongo que luego esto la gente lo lee, asi que te dejo la duda, jajaja
    Y con mi dosis tuya, recorriendome las venitas, (que sensual sono eso) me voy a la cama, a ver si sueño con el prota de esta historia mandando a la hija de puta de la novia a que le den por culo (mira, final alternativo y todo) jajaja

    besos nene
    Irene comendador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s