Naturaleza muerta

Yo en el fondo sabía que venir aquí, irnos lejos, no iba a solucionar nada. Y aun así lo propuse porque leí en una revista de colores pastel que era una buena idea, y él me hizo caso. Y ahora tengo que pasar este miedo de cojones, superar esta putada sin sentido. No quiero seguir así, no tengo por qué aguantar esto. No sé si debo llamar a la policía o a un exorcista. Y no sé por qué, justo ahora me da por pensar en las dos cartas que tengo a medio escribir, alguna de las cuales iba a dejarle como despedida después de abandonarle. En una incluso amenazo con el suicidio…, y no sería capaz ni de tirarme a una piscina sin taparme la nariz con la mano… Sencillamente soy gilipollas, por eso ahora tengo que enfrentarme a esta situación de mierda.

Cinco años de relación, tres de ellos con anillos. Siempre me ha dicho que digo muchos tacos, que soy arisca, fría con sus amigos, que hago ruido al comer, que debería cuidarme más, que podría ser mucho más guapa si me arreglara… Y yo fui y me casé con él.
Todas las semanas me lo tiro -o me lo tiraba- tres y cuatro veces , normalmente los viernes y los sábados (y que quede claro que si no lo hacemos más entre semana, no es por mí); de verdad, me lo follo como si fuera la última polla de la Tierra; pero para él eso no basta; al parecer la demás gente también tiene que leerlo en mi cara, en mi ropa, en mi forma de comer… Supongo que andaba buscando una pija que pareciera la bomba en publico, aunque luego en el fondo fuera una mojigata; y se ha tenido que conformar conmigo. Soy yo la que tiene que sacarle a rastras de las tiendas de ropa, la que propone restaurantes baratos para cenar, a la que veces no le gusta salir, a la que le gusta el cine de terror y los videojuegos… Soy lo que se diría un tío con tetas. Pero al parecer el muchacho sólo quería pose: una pipiola siempre subida en quince centímetros de tacón.
Con el tiempo la relación se ha ido yendo a pique, y encima soy yo la que quiere solucionar las cosas. No me entiendo. Y justo ahora tampoco puedo dar sentido a lo que está pasando.

Estoy de pie en la habitación del segundo piso de una cabaña idílica perdida en un bosque que al irse el sol genera ruidos y sombras en tu imaginación; te pasas la noche encendiendo y apagando la luz, afinando el oído para asegurarte de que no hay intrusos. Tengo mi teléfono móvil en la mano, debo decidir qué voy a hacer ante la situación que se me ha presentado. Todo porque hace cuatro días estaba esperando mi turno en la peluquería y abrí una revista femenina y topé con un consultorio sentimental, y estaba tan hastiada que me puse a leerlo. Y una chica de treinta años pedía ayuda para arreglar las cosas con su marido; decía que la relación se estaba enfriando y llevaban sólo un año casados; él ya no la besaba como antes, ya no la cogía de la mano por la calle, se la follaba pensando en las musarañas y ya casi no proponía planes para hacer cosas juntos que no fueran criar malvas en casa viendo la tele. Y blablablá estaba muy ilusionada y ahora él ha cambiado, y blablablá llora cuando está sola porque resulta que está casada con un consolador pequeño que antepone el fútbol a sus necesidades…
A todo lo cual, la experta, diosa de la revista y gurú de las parejas estables, va y contesta:
“No pasa nada. Esa relación tuya tiene taras típicas; nada que no se pueda solucionar con un pequeño cambio de ritmo, un regate a la realidad más gris, un polvo bien echado. Que él recuerde con quién está, por qué está contigo. Debes sacarle de su entropía, hacerle entender que seguís siendo dos, que vivís juntos y que estás un poco preocupada. Una buena solución es arrastrarle fuera de casa, pasad unos días lejos; cuantos más mejor. Seguro que aún te quiere; sólo debéis introducir desvíos en la rutina. Dale un par de toques elegantes en un entorno distinto. Tómatelo con calma. Ánimo y suerte.”
El discurso parecía sacado de una plantilla. Pero aun así yo me lo quise creer, lo hice mio; hasta arranqué la página y la llevo en el bolso. Justo después me estaban lavando la cabeza y me creía la leche. Iba a solucionar las cosas. Me compraría zapatos de tacón si era necesario. De repente ya no se trataba de si realmente quería seguir con él, el tema se convirtió en una cuestión de orgullo rabiosamente actual. Mi relación iba a funcionar por cojones; y si no los ponía él, los pondría yo. Estaba contagiada de repente por ese espíritu tan de moda que se basa más en hacer exposiciones de valor que en poseer algún tipo de valía auténtica. La mayoría de la gente no está preocupada por ser buena, lo que quieren es que los demás estén convencidos de que lo son. Todo es atrezzo, purpurina, piel vacía, focos sin escenario: muchos están tan concentrados en convencerte de que están satisfechos que se han olvidado de mirar qué sienten realmente de puertas para dentro.

Pero con todo, esa revista consiguió hacer que me sintiera una más, leí ese artículo que sólo debía servir para cuadrar la maquetación y pensé que podía darme respuestas útiles. Y eso que justo al lado de la columna estaba el horóscopo…; me sentía al borde del suicidio, fui a leerlo casi sin querer;
Géminis: Va a haber algún cambio importante en tu vida. Alguien lo provocará. Debes ir con cuidado, sentimentalmente tendrás que andarte con ojo. Debes estar atento y mantenerte despierto. No te preocupes, la tormenta sólo precede a la calma.
Y luego leí el mío:
Aries: Amigo Aries, quizá te venga bien desconectar. Necesitas un respiro. Te verás obligado a tomar una decisión, y hacerlo rápido. Debes mirar más por la salud y mantenerte lejos de lo que sabes que te perjudica.
El horóscopo…, si lees entre líneas sólo pone: “No pierdas el tiempo con esto, idiota”.
Pero lo leí, y también lo tuve en cuenta; así de desesperada estaba. La sociedad de consumo es capaz de convertirte en un zombi hasta ese punto, y la mayoría de gente nunca vuelve en sí.

Vale, mi rabiosamente occidental marido siempre lo ha hecho, se levanta tres y cuatro veces por noche, a comer, a beber, a mear. Nunca a nada fuera del otro mundo, que yo sepa. Despierto y no es raro encontrarme sola en la cama, es rutina. Lo que no sabía es que probablemente estuviera sola incluso cuando tenía su polla ensartada en mí hasta los testículos… Aunque claro, capitulo aparte merecen los segundos en que te corres. El orgasmo tiene tan buena fama por eso: todo lo demás desaparece; en ese momento igual podría estar provocándotelo tu marido, el vecino, o tu prima de Salamanca con la legua. Lo que de veras importa es que tu mente está en blanco y sólo sientes alivio. Me pregunto si no será eso lo único verdaderamente puro y honesto que alguien puede ofrecerte… Y si ahora estoy con el teléfono en la mano y dudando con sorna tensa en si llamar a la policía o a un exorcista, es porque hoy también he despertado de madrugada y me he encontrado sola en la cama; yo y las mantas y las sábanas arrugadas con un par de gotas de esperma que debieron saltar del condón unas horas antes utilizado… Y cuando he despertado he creído que era una noche más con mi marido, porque he tardado casi un minuto en ver escrito con pintalabios en la pared de enfrente la palabra: MÁTALA.

Las letras cubren casi toda la pared, atraviesan un pequeño tocador, una pantalla plana y un mueble empotrado; a veces cuanto más a la vista lo tienes más cuesta verlo. Después de percatarme y comenzar a ver además de mirar, me he levantado aturdida, al principio ni tan siquiera asustada. Y lo que ha hecho que de repente todo mi mundo de objetivos y notas y facturas y puñeteros formalismos sociales se haya disuelto, ha sido la imagen que he visto al asomar la cabeza fuera de la habitación. Pocos pasos después de salir de ésta te encuentras de frente con unos veinte escalones hasta el piso de abajo, y si miras justo al pie de ellos ahora, puedes ver a mi marido, con la expresión vacía, mirando hacia mí, en pijama y descalzo. Con un cuchillo de carnicero en la mano derecha. E inmóvil.

Y yo he dicho: ¿Cariño? ¿Qué haces?… Y quizá alguna apropiada vacuidad más. Pero él no contesta a nada. Supongo que en su actual estado de abstracción de la realidad ha cogido uno de los pintalabios de mi bolso y ha pintarrajeado la pared de la habitación. Yo ya sabía que estaba raro, que llevaba raro casi un año. Era consciente de que ya no era el tipo sutilmente transgresor y a pesar de todo divertido de antes; tenía asumido que estaba convirtiéndose en el muerto viviente en el que casi todo el mundo se convierte al afianzarse en la edad adulta. Pero esto es demasiado, esto quizá significa que se ha percatado de que somos otro matrimonio más, otra pareja hastiada que al morir, el Dios del sentido común echará al montón de la humanidad adocenada. Debe haberse dado cuenta de que queríamos ser auténticos y al final nos hemos convertido en el mismo fraude en el que todos se convierten.
Es una posibilidad. Ha meditado la idea de suicidarse, y después ha decidido que yo me fuera de este mundo con él…
No lo sé, intento encajar las piezas, por muy paranoicas que sean. Él era lo suficientemente idealista de joven como para hacer alguna tontería si de golpe ve en lo que se ha convertido. Cuando miro hacia abajo otra vez, veo que está babeando, no traga saliva del mismo modo que no parpadea y por lo que lleva como media hora sin moverse del sitio. Como siempre, lo que no sé es la respuesta a la pregunta, porque ya de entrada me da pánico cuál pueda ser esa pregunta. Tengo miedo de llamar por teléfono, de que me oiga susurrar. Creo que ahora preferiría haberme dado cuenta de que no le conozco de un modo más clásico, pillándole follando con mi hermana o saliendo de un prostíbulo…; en cualquier caso de un modo en el que la posibilidad de morir desangrada fuera inexistente.
Es como si hubiera despertado con un plan, hubiera dejado sus intenciones escritas en la pared como un mantra para recordarlas al regresar, y después hubiera bajado a por el cuchillo para cumplir su objetivo. Pero se ha quedado a medio camino, incapaz de volver a mí. E imagino que la pregunta es: ¿Por qué?… ¿Para meterme miedo? ¿Para darme tiempo a saltar por la ventana y quizá romperme alguna costilla y salir corriendo y llorando? ¿Qué cojones le pasa? Puedo asumir la vida y la muerte, pero no esta situación a medio camino. Precisamente me lo traje aquí por eso, porque ya llevo en cierto modo demasiado tiempo viéndole así, ¿y ahora qué?…
– ¡Eh! ¿Qué quieres hacer? – le grito, ya harta de verdad.
– …
– ¿Te vas a quedar ahí toda la noche?
– …
– ¿Para qué has cogido el cuchillo?
Más silencio. Durante un segundo medito la posibilidad de meterme en la cama y seguir durmiendo. Sin más. El poco cariño que sentía por ese mamón se ha esfumado. Se limita a estar ahí, quieto, con el cuchillo; no tiene huevos ni de enfrentarse a mí despierta.

Está bien, no duermo. Pero decido que voy a poner la tele de la habitación. Resoplo. La “T” de la pintada parte la pantalla en dos. Saco un kleenex e intento borrarla. Queda algo sucia, pero mejor que antes. Me acomodo en la cama, doblo la almohada bajo la nuca y me prometo a mí misma que no me dormiré.
Hago un zapping rápido, casi sin mirar. Cuando he pasado unos siete canales en diez segundos, me doy cuenta de que todos están emitiendo informativos. Son especiales, y conectan con casi cualquier parte del mundo. Me incorporo, los ojos como platos. El flujo de noticias te penetra así, de golpe: Hay gente en París y Londres y Nueva York que no se mueve, inmóviles de igual forma que en el resto del mundo. Algunos dentro de sus coches, otros echados en el suelo, siempre en posición fetal. Pero la mayoría están de pie. Tienen la mirada perdida y babean y está claro que mi marido es un de ellos.
Por más que intentó averiguar qué es lo que pasa, todo son especulaciones. Se dice que no hay policía en las calles. Algunos testimonios aseguran que no hay nadie ya ni en la Casa Blanca, ni en el Vaticano; no hay realeza en sus hogares reales; no hay gobiernos, nadie que pueda tomar decisiones en ningún lugar. Sólo hay gente de a pie. Sólo hay medios. Lo cual supone una respuesta en sí. Si los medios hablan de lo que sea que pasa, quiere decir que eran más independientes de lo que pensaba.

Aparte de quedarme pasmada, lo primero en lo que he pensado es en que si nadie se mueve en las imágenes de la tele, mi marido tampoco se moverá: así no tengo que estar pendiente. Unas estadísticas dicen que aproximadamente la mitad del planeta está así; otras que solo es un veinte por ciento… bueno, escuchar a los periodistas siempre ha sido más o menos como escuchar a los políticos…
Se habla en tertulias improvisadas de las vacunas de toda la vida, se especula sobre que nos han inyectado algo con los años y vamos a ser todos como zombis; se dice que todos los mandatarios han acordado disminuir la población; o incluso repoblar el planeta. Corre un río de especulaciones brutales, de frikis, de editoriales pasados de rosca; por primera vez el contenido de la información justifica plenamente el alarmismo de los medios.
Y mientras estoy imbuida de todo ese Apocalipsis, emocionada, aterrorizada y en tensión como jamás lo he estado en mi vida, entonces se oye un ruido abajo.
Salto de la cama y asomo la cabeza por la puerta abierta. Mi marido está en el suelo, en el mismo lugar de antes, boca arriba. Sale sangre de su boca entreabierta. Y lo primero en lo que pienso es en que más vale que esté muerto, porque no estoy preparada para enfrentarme a un hombre lobo o un vampiro ni nada parecido.
Cojo el mando de la tele y cambio de canal como una posesa, cortando frases a la mitad. Pasan más de cinco minutos antes de que en uno de ellos se informe sobre que los paralizados están comenzando a desfallecer; comentan lo de la sangre, que al parecer les sale igual por el ano, la vagina o la uretra además de por la boca. Y mueren.

Mientras palpo a mi marido y compruebo que tiene uno de mis pintalabios en el bolsillo y la falta de constantes vitales, caigo en la historia que me afecta a mí y de la que no se ha hablado de nada parecido en la tele: MÁTALA. Qué coño ha pasado aquí. Los demás paralizados no iban armados ni han escrito mensajes amenazantes; alguien lo habría comentado… ¿Realmente quería matarme? ¿Por qué querría matarme? No tiene sentido; ahora, después de lo visto, no doy con ninguna explicación plausible.
No estoy especialmente apesadumbrada. No sé si todo esto me está afectando de verdad. Supongo que estoy en shock, y si es así la verdad es que esta sensación está infravalorada. Vuelvo a la habitación, la televisión es interesante por primera vez quizá en toda la historia.

Pasa un rato hasta que me doy cuenta de que puedo vagar por la cabaña, ya no hay ninguna amenaza cercana de la que tenga conocimiento. Mientras bajo las escaleras y paso por encima del cuerpo que me ha hecho viuda, oigo que en la tele hablan sobre lo curioso que es que no haya niños entre los paralizados ya muertos. Y no sé por qué extraño motivo me parece lógico. Ha pasado un buen rato desde que estaba realmente nerviosa; desde abajo aún puedo oír el informativo que haya dejado puesto el azar del zapping, y ya dos horas después de las muertes hablan sobre una especie de estado de hipnosis de los paralizados justo antes del estado de inmovilidad, algunos de los cuales han asesinado a sus familias antes de morir. Pero ya estoy como anestesiada. Llegados a este punto ya ni tan siquiera me importa. Me da igual si ahora hay medio mundo con las paredes de su casa llenas de garabatos Estée Lauder.
Miro por todas las ventanas de la cabaña. No hay nadie ahí fuera, más me vale. Quiero pensar que todo lo malo que tuviera que pasar ya ha pasado. Vago por la alfombra elegante de la sala de estar. Hay una chimenea y dos sillones marrones de cuero colocados cara a cara; me siento en uno de ellos. Necesito un cigarrillo. Me levanto del sillón. No sé si en el nuevo mundo que acaba de empezar mantendré mi trabajo, o si mis seres queridos están vivos o por qué aún no les he llamado. Será que sigue el shock, o que no tengo sentimientos, o que éstos dejan mucho que desear… Sé cuánto dinero tengo. Me da por pensar en principios básicos de supervivencia. ¿Si mis amigos han muerto eso querría decir que eran ya igual de gilipollas que mi marido? ¿Las muertes buscaban un patrón concreto? ¿Si mi marido debía matarme, eso significa que yo merezco morir en el caso de haber formado todo parte de un plan global? Encuentro mi cajetilla de tabaco. Me siento otra vez. Inhalo el humo y mis problemas personales de hace tres horas ahora son nada; menos que nada. Han caído en el olvido. Está saliendo el sol; su luz entrando aquí me hace sentir en paz, una curiosa paz. Miro hacia una de las paredes al notar algo distinto en el salón. Tengo que sonreír quiera o no. En un cuadro horrible y enorme, una naturaleza muerta que tanto mi marido como yo hemos estado criticando estos días, hay dibujado con pintalabios el símbolo de la anarquía. Y ese círculo con la “A” dentro, síntoma de algún momento de lucidez de mi marido géminis, seguramente a sabiendas de que, de algún modo, se estaba acabando el tiempo, ha hecho que de golpe rompa a llorar como una cría.

[De vez en cuando iré dedicando el video a canciones concretas que me han marcado. Pero que lo han hecho de un modo estrictamente musical; no voy a hacer como algunos que se excusan diciendo cuánto les gusta Abba porque les traen recuerdos bonitos; odio ese rollo. La canción que yo ponga será elegida sobre todo por lo que inspira, y no porque un día le tocara las tetas a alguien mientras sonaba… Para este video he elegido “White Rabbit” de Jefferson Airplane. Es una de las canciones emblema de su disco “Surrealistic Pillow” (1967), (discazo). Esta gente básicamente coincidió con la época en auge de las psicodelia y se dejaron influir inteligentemente por esa corriente para crear temas que son perfectos (si la perfección existe). “White Rabbit” es un tema que quizá te suene por pelis como “Miedo y asco en Las vegas” o “The game”, o sencillamente por haber visto algún documental sobre el Vietnam o el rock de los setenta. El tema empieza con una línea de bajo de esas sencillas y gloriosas que se repite y va creciendo durante la canción, acompañada de la marcha de batería apropiada y unos punteos de guitarra que no puedes imaginar concebidos de otra forma. Y luego entra la voz de Grace Slick… y debes procurar no machar la ropa interior. Indescriptible. (Aprended indies actuales; pose, sí, pero también contenido).]

Anuncios

72 comentarios en “Naturaleza muerta

  1. Me he quedado de piedra con la historia. Realmente te tiene en vilo línea tras línea, para después de leerla dejarte con cierta desazón. Felicidades por el blog y gracias por estas pildoritas de super-realidad.

  2. El relato recuerda a la guerra de los mundos en ciertos aspectos, por la trascendencia para el destino de la humanidad.
    Un consejo los relatos tan largos en pantalla cuesta mantenerlos.
    Me ha gustado mucho la historia. Enhorabuena.
    No veo muy acertado el que haya que facilitar el correo sin más.
    Saludos.

  3. Nomada:
    No sé a qué te refieres con lo del correo, supongo a que hay que ponerlo para comentar. Pero de todas formas aquí no se ve, o yo no lo veo por lo menos… A mí me salen en todo caso en gmail, pero sólo los consulto si hay que banear a algún troll.. Tampoco sé cómo se gestiona ese rollo, por lo que sé nadie tiene problemas para comentar en el blog y yo nunca he tocado nada del sistema de comentarios en tres años..

    Hector:

    Gracias. Seguiré en ello. Saludos.

  4. La cosecuencia lógica de nuestra progresiva evolución hacia la zombificación escrita de un modo desgarrador. Es imposible mantenerse indiferente durante la lectura.

  5. Este relato me ha encantado más aún. A mí me ha recordado al King (Stephen). No he podido dejarlo hasta el final y llego tarde a la peluquería (no voy a arrancar ninguna hoja de la revista que caiga en mis manos, por si acaso). Un cuartito de hora me ha costado leerlo.
    Esta frase: “Estaba contagiada de repente por ese espíritu tan de moda que se basa más en hacer exposiciones de valor que en poseer algún tipo de valía auténtica”, me la quedo.
    El final es enternecedor; refleja el contenido romántico que todo relato merece; ese puntito de pundonor final, es el que deja buen sabor de boca, después de todo.

    A los psicodélicos esos, y con todos mis respetos, te los dejo pa tí. Yo, sin 3 ó 4 cubatas, sería incapaz de soportarlos. :D.

    Tú sí que eres grande!!
    Saludos.

    (Oye, cuando se nos olvida algún dato de los de arriba, al volver, se podría quedar todo lo que hemos escrito grabado ¿eh?, que me ha tocado volverlo a escribir todo. Por cierto, no te enfades por esto, pero búscate en tu texto alguna “a” de “haber” que has dejado viuda de su “h”. :D. )

  6. Gata Chopada:

    No encuentro esa errata (ya puesta podías haberme dicho dónde está 🙂
    Y en cuanto a lo de que se queden los comentarios grabados… ¿eso se puede hacer? ¿Depende de mí? No sé, yo me fio más de word que de internet, así que cuando tengo que hacer un comentario largo lo hago antes directamente en word…
    Por otro lado, gracias por tragarte todo el tocho entero, y espero que de verdad te haya gustado algo más allá del entretenimiento (15 minutos son mucho leer por estos lares…). Y sobre todo gracias por el comentario con sustancia, que muchas veces se echan de menos… Un beso.

    1. Aver Jordim, que a tí mismo te dé pereza leer tu propio relato…No sé yo ¿eh?. Pero bueno está en esta frase: “Siempre me a dicho que digo ” al principio del texto.
      De cosas de internet no me preguntes que no tengo ni idea. No sé cómo se solucionará eso. Yo los comentarios los escribo “a pelo”.
      De verdad me ha gustado. Creo que nos ha gustado a todos. Ya te digo, parece del King. (A mí el King me gusta)
      Respecto a lo de la sustancia: simplemente te he dado mi opinión. Es que me ha parecido eso.

      Un beso también pa tí.

  7. Gata Chopada:

    No es pereza, es que no tenía tiempo, lo he estado mirando por encima y no he cazado la errata. Me releo muchas veces los relatos, pero como comprenderás siendo tan largos a veces pasas por alto una y otra vez el mismo error…
    A mí el King también me gusta, aunque la verdad es que cada vez me cuesta más terminarme sus tochos cuando pillo uno…

    Saludos a todos.

  8. Ja,ja,ja, si los llamas “tochos” no sé si te gustan realmente. Ya hace tiempo que no leo nada de King.
    Oye, lo de la errata que no pase de ahí. Además ten en cuenta que los escritores cuando publican (publicais) los libros tienen un editor que corrige todo el texto. Y seguro que tienen más de una errata. Revisárselo uno mismo es duro; está claro.

  9. A mi no me gusta King, pero la verdad es que has logrado un tono de los más inquietante. Más que por el expediente X que se plantea, por la mezcla de ese argumento con la intrahistoria de la pareja. Creo que lo enriquece bastante, la verdad, y es muy difícil que esté a la altura argumental de un suceso tan raro. Me ha gustado mucho.

  10. Jordim… fabuloso relato. A mi personalmente, no se me ha hecho largo en absoluto. Sera que me gusta leer demasiado, y sera ademas, que tu relato engancha.
    De cualquier modo, me has tenido en vilo desde el principio al fin, no podia parar de leer.
    En serio, me ha gustado muchisimo. La trama, la narracion, el tema…
    Definitivamente: Un buen relato. Mi enhorabuena.
    Gracias por tu visita y Mil besitos!!!

  11. No se me ha hecho nada , nada largo , y me ha gustado .

    Un beso .

    PD . me gusta como ha quedado la decoración , con el fondo blanco se(yo al menos) lee mejor :))

  12. Me encantan tus textos, amigo Jordim, y cada día más. En el tiempo que te llevo siguiendo has creado una galería de personajes de lo más peculiar y “coñona”. Además, en cada escrito tuyo, y esto es una constante, hay un único personaje lúcido, el resto son una banda de gilipollas o de insustanciales que no saben ni dónde tienen la mano derecha. Y eso, literariamente hablando, es muy agradecido. 🙂

  13. Jordim, estupendo tu paso por mi blog porque había perdído el enlace al tuyo.
    Para que no vuelva a pasar te he puesto en la lista de favoritos.
    Un saludo.
    PD. Reconozco que no he leido este post ni algunos anteriores. Mañana me pongo al dia.

  14. El relato me recuerda unos libros de cuentos de hace unos años que se llamaban “Tria la teva aventura” (escoge tu aventura). Estaban escritos de tal manera que se paraba la narración en un punto determinado y te daban a elegir la manera en que querías que siguiera. Entonces te enviaban a una página o a otra, según lo que quisieras leer.
    Era una gozada encontrar historias que contenían otras. Algo parecido a las muñecas rusas…
    Ya ves, jordim…
    Que me gusta tu prosa ya te lo he dicho. No porque sea buena o mala, que eso no lo sé. Me gusta porque despierta en mí algo muy importante: la curiosidad y la imaginación. Tambien el rechazo, ya sea el de un vocabulario que a veces me distorsiona la imagen de un personaje o el de alguna situación.
    El llanto del final es muy lírico. Me recuerda el sabor de la reconciliación con uno mismo.
    Una belleza la Marilyn en la cabecera…Sonrío.

  15. Trepidante, como a mí me gustan los relatos. Original, como deben ser.
    Sólo ¿una pequeña incoherencia?: si el mundo está paralizado, menos los niños, ¿por qué no lo están la tele, sus comentarista y la propia protagonista? Tampoco importa porque la coherencia en literatura no es indispensable, si no que se lo pregunten a Joyce o a Ionesco.
    Me lo he pasado de lujo leyéndote.
    Besotes.

  16. Isabel Huete;

    Casi nunca hablo de mis propios relatos; deberían hablar por si solos y sugerir por sí solos. Sólo diré que la historia está contada desde la óptica de la narradora, y que acaba cuando acaba porque la idea era hablar sólo sobre ella, pase lo que pase a su alrededor. Gracias por pasar y leer..

    Pilar;

    Yo también llegué a leer aquellos libros, de hecho quizá fueron los primeros por los que me llamó la atención la lectura. Espero que sigas pasándote por aquí, yo lo haré lo mejor que sé..

    Saludos a todos.

  17. Con horóscopo o sin horóscopo, con o sin consultorio sentimental, esa pareja no estaba rota. Aún tenía recorrido por delante. Él no la ha matado, como hicieron con sus familias los demás paralizados; en lugar de eso, ha destrozado un cuadro horrible (una naturaleza muerta, precisamente lo que ellos no querían ser) dibujando encima con el pintalabios un símbolo que, en el pasado, debió significar algo importante para los dos. Y ella no ha tenido más remedio que sonreír, primero, y romper a llorar, después. En el fondo eres un romántico. Claro que han tenido que irse al fin del mundo, y llegar poco menos que el fin del mundo, para que se dieran cuenta. Eres un romántico, pero sin pasarte. En fin… ¿quién no vive en un bosque que al irse el sol genera ruidos y sombras en tu imaginación? Muy buen cuento

  18. flipando en colores

    Nada que ver pero me han venido a la cabeza imágenes de la peli “Donnie Darko”. Será un bucle raro, pero así ha sido.

    Gracias por la visita, un saludo y vuelve cuando quieras.

  19. Yo, como mi amiga Pon, si que me he quedado muerta leyendo la historia. Cuando he visto que era tan larga he dudado en empezar; normalmente los blogs así tan largos y sin fotos (como de pequeño con los libros sin dibujos) me dan un poco de reparo. Pero he empezado y no he podido parar. Y como no te conocía pensaba que era algo más o menos real que contaba una bloguera estupenda!. Y veo que estupenda/o sí, pero de real nada. Afortunadamente.
    Volveré.

  20. Largo?
    Pues a mi se me ha hecho corto, me he quedado con ganas de más…

    No sé cómo has encontrado mi blog, pero gracias por visitarme y así descubrirme el tuyo.

    Te seguiré leyendo, merece la pena.

    Abrazos desde mis palabras encontradas.

  21. Supongo que resultaría un rollo que a un buen escritor le estuviese diciendo cada uno de sus lectores lo fantastico que era. Es la diferencia de los blogs, que los lectores interactuan. Es igual yo no te lo voy a decir. Para no repetirme.
    Sencillamente me atrapan tus entradas.
    Manejas muy bien el tempo de la narración y parece que se estuviese viendo una pelicula.
    Fantastica narración.

    Ya estoy un poco más al dia pero tengo que leer tus posts anteriores.
    Un saludo.

  22. Excelente relato, y ese llanto del final, estupendo. Me gusta mucho tu forma de escribir.
    Gracias por pasar por mi blog Jordim. Seguiré viniendo por aquí para disfrutar tus historias.
    Una cosecha de abrazos

  23. Chanlcas:

    Gracias. Los comentarios siempre (excepto en cuatro o cinco ocasiones contadas en tres años) son respetuosos en este blog, y eso es lo único importante; será que los textos largos repelen a los trolls y demás fauna internetera…; por lo demás que cada uno diga lo que quiera.

    Saludos a todos.

  24. Pues yo el toque romántico lo veo en que él antes de morir, pintase el símbolo de la anarquía en ese cuadro que a ninguno de los dos les gustaba. Entiendo que cuando ella ve, que él antes de morir ha hecho eso, es cuando se emociona, y seguramente es cuando vuelve a reconocerlo, vuelve a reconocer al hombre del que se enamoró. Que él pinte el simbolo de la anarquía en el cuadro es una manera de morir con las botas puestas. Es una especie de canto final de “sí, sí, yo me muero, pero joderos: ¡anarquía!” Al mismo tiempo, yo quiero creer que es una carta de amor para ella.
    Pero esta no es más que mi opinión fruto de mis pajas mentales.

  25. Holaaaaa gracias por dejar tus saluditos en mi pagina…espero que sigamos visitandonos vale?…

    ccreo que vale la pena leer tus escritos!!…recibe abrazos desde CHILE!! un pais largoooooOOO y angostoOOOO pero hermoso…te lo digo yo que soy CHILENA!! :$

  26. Gracias por la visita!!!
    La verdad que me puso contento que entrara alguien a quien no se la haya recomendado directamente!

    Muy bueno tu posteo. Lectura original y dedicacion es exito seguro.
    Y ni que decir el disco que elegiste. Personalmente prefiriria DCBA-25, pero White Rabbit es un clasico de clasicos!

    Mañana hago otra reseña. Espero que te cope igual que la otra

  27. Me alegro mucho de que te hayas topado con mi blog, el venir a parar al tuyo me ha encantado. Este post no he podido dejar de leerlo hasta el final, tiene un ritmo impresionante.

    Volveré a leer más.

    Se bienvenido a mi blog. Con tu permiso me quedaré por aquí.

    John W.

  28. Hola de nuevo!

    Es genial!!! Este relato es digno de ser filmado! Yo, que lo leo todo en imágenes! Ha sido total. Sí, como dicen por ahí tiene ese toque del señor King, pero además de eso, la historia íntima y personal da mucha profundidad al relato y sirve de hilo conductor divinamente para que la peli, ehmmm…digo, el relato, jajaja, no esté sólo basado en la fantasía y la ciencia ficción.
    También tiene un final humano, de lo más humano, que me ha dejado con la boca abierta. Fantástico!!! Te aplaudo hasta que se me pongan las manos colorás! 😀

    En cuanto a la música…Todos tenemos una banda sonora asociada con momentos vividos. A veces es inevitable caer en que algo te guste porque te recuerda a…lo que sea.
    Yo pongo en mi espacio la música que asocio a lo que escribo, claro que además tiene que gustarme! No voy a poner a Camela, por ejemplo, jamás, a no ser que mi entrada sea de esas de humor en las que todo cabe.
    Esa canción que has puesto tú me ha sonado de lo más actual. Quiero decir que la he puesto en boca de Amy Winehouse, por acercarla al presente, con la misma música, y no desdice nada. Si estuviera en un CD de la Amy, seguramente los forofos de la susodicha la cantarían y nadie sabría la edad que tiene esa canción. Igual sería número uno en las listas de éxitos! Es la impresión que me ha dado al escucharla. Me gusta la música (para mi) antigua.

    Bueno, un placer haber pasado por aquí, y por eso tengo que agradecerte que te acercaras a mi humilde casa. De momento me declaro fan de la tuya, si no es molestia que ronde por aquí.

    Un saludo

    Lala

    P.D. Anda, pero sí Nikté está aquí!!! Bueno, si ella te sigue ya no falto ni un sólo día. La adoro! 😀
    P.D. La de la foto central no me parece Marilyn. Me recuerda a Kim Novak.

  29. Gracias por tu comentario, me ha hecho muchisima ilusion.
    Estoy empezando hace poco. Aun me faltan cientos de detalles por pulir, bueno, poco a poco. =)
    Gracias a ti por escribir. He leido tus textos y son increibles.
    Un beso enorme.

  30. V_oLet:

    mm.. no sé si insinuas que no tengo sentido del humor (seguramente no). Lo que pasa es que a estas alturas otra parodia de ese videoclip me parece de lo más manido que hay, y más con los teleñecos… Por eso, dado el volumen de chorradas que hay por internet, más que gracia me ha causado rechazo…

    1. Entonces supongo que a mí me ha divertido, porque creo que es la primera parodia que veo del susodicho video. Aparte del hecho de que siempre me han gustado los teleñecos. Qué le vamos a hacer! Un saludo 😉

  31. Hola, Jordim, encantada de conocerte y te agradezco mucho tu paso por mi blog y tus lecturas y comentarios y ya ves, me he venido yo también al tuyo y este último post, escrito con extrema pulcritud y con un tono más que irónico, me parece genial. Y además, la originalidad de meterte en la cabeza de un personaje femenino y “pensar” como lo haría ella, aunque sea un “tío con tetas”. Yo también suelo meterme en la piel de personajes masculinos en algunos de mis relatos de ficción y sé que entraña una dificultad añadida pensar como “el otro”. Nada, que te seguiré leyendo, pues es difícil encontrar gente que escriba con tanta calidad como tú. Un besote fuerte.

  32. Mayte_DALIANEGRA:

    Un honor tenerte por aquí; espero no te haya mosqueado el descaro de mis comentarios en tu blog (a veces no lo puedo evitar).

    Gracias por los halagos.

    Nos leemos.

  33. Tu relato me trae algunos flashes de Antichrist (Lars Von Trier). La cabaña, la relación de pareja que naufraga, la irrupción de la naturaleza… Fenómenos que pueden estar ahí, que no podremos explicar y que mejor que nos pillen con la cabeza fría para etiquetarlos en el apartado de las pesadillas.
    Es un buen guión porque te queda con ganas de saber algo más.

  34. “La tormenta sólo precede a la calma”, a veces ese horóscopo mediocre tiene razón. Pero, ¿se necesitará de la muerte para alcanzar la tan preciada calma? o ¿es sólo cuando se huye por la tangente?

    Es realmente triste cuando en una relación se actúa sólo por inercia, y qué difícil es volver atrás.

    Muy interesante tu escrito. Abrazos!

  35. Gracias Jordim, por visitar mi “casa”, eso ha hecho que visitara la tuya y por cierto, el encuentro ha sido sorprendente.
    Es una historia, de tristezas y dudas cuando no sé es feliz. que en un momento dado cambia y se vuelve terrorífica. Es auténtica… “de latido acelerado”. La he vivido con mucha intensidad. Encontrando un final de paz y liberación.

    Namasté

  36. Entiendo a la chica. Yo soy incapaz de asimilar de manera inmediata las cosas importantes que me pasan: imagínate un volver a empezar semejante. Me sentaría tranquilamente a verlo venir…
    Gran relato.

    Besos.

  37. Me gustó mucho, no se cuántos años llevas escribiendo, pero tienes el aire de un profesional en el tema! Vez que me he pasado por este blog me he quedado con la sensacion de estar leyendo un best seller…
    Dale, sigue con esto, y gracias ademas por pasarte por mi humilde blog de experimentos…
    Cuando tengas tiempo de leer un poco vuelve a darte una vuelta…

    Nos leemos!

  38. jaja cari, vaya retrato sicológico… pobre mujer, de ser la fuerte y la dura de la pareja, a acabar llorando por su propia impotencia. Bueno, tiene ese punto de incoherencia que domina nuestro pensamiento. Por eso te identificas tanto con la prota y la interiorizas…

    Agradezco que no seas de esos que nos cuentas tu musica en función de aquel guateque en que lo pasaste tan bien… Realmente buscar musica que evoque algo que no sea algo mas que un simple me gusta es dificil, pero tu lo vas logrando jajaja

    Bezos

  39. Es el primer relato tuyo que leo y me ha gustado mucho. Procuraré ir poniéndome al día con tus historias.

    Y vaya flash que me has traído con el vídeo de los Jefferson. Yo sí los asocio a recuerdos personales (de mis primeros años universitarios, concretamente), aunque los pillara un poco tarde, cuando eran los Jefferson Starship (hacia el 76) y echaba en falta no haber vivido en San Francisco diez años antes. En esa época pre-internet conseguir discos viejos era bastante más costoso y aún así llegué a hacerme con el fantástico surrealistic pillow que citas; lástima que años después ese vinilo, como los muchísimos que tenía, fueran abandonados en una mudanza radical.

    Lo dicho, que escribes muy bien y seguiré pasando por aquí.

  40. Buen relato que a pesar de su extyensión consigue tenernos atrapados sin poder apartar la vista del texto.

    De la música que has escogido diré sólo tres palabras: Me ha gustado-

    Saludos

  41. Una historia maravillosa, de la vida real, esas cosas pasan o nos pueden pasar, claro que no igual, pero parecido. Me encanto el final. Imagino que soy Libre al fin y vago por la habitacion…………Un beso, cuidate.

  42. Mezcla de ficción y realidad, la ficción es evidente, la realidad también, por el tema degradación de la pareja, las ganas o falta de ellas de sacarla adelante, y por la impasibilidad con que a veces afrontamos las cosas.

  43. Bueno, aunque yo también soy de las que se aleja cuando ve un artículo tan largo, reconozco que me has tenido en vilo durante unos minutos y que la historia engancha. Gracias por este momento de tensión y también por pasarte por mi “casa” 🙂

  44. No esperaba menos de ti, siempre entro con ganas de pasar un buen rato y no salgo decepcionada.

    Me ha gustado el detalle de los horoscopos y mensajes de revistas rosas o del color pastel que sean jajaj Menos mal que no se llego a convertir un zombi del todo.

    Me ha caido bien ella, tiene pensamientos que me llegan, en plan chapó.

    Y chapó para tí tambien. 😉

    bss

  45. Me ha parecido un relato magnifico. De esos que enganchan al lector del principio al final.

    Quizá estemos faltos de gente así. Aunque les temamos, más por ignorancia que por otra cosa. No sé, alguien o algo ha de poner ordén, pero ordén benigno.

    Me gustó la trama.e l contenido y el desenlace

    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s