Grabando apocalipsis

Esto es una lucha constante por evitar ser otra chica Flor.
Eres bonita, hueles bien, y punto. Es decir, siempre un mismo enfoque, siempre políticamente correcta. No eres nada, solo sonríes sin llamar demasiado la atención y procuras parecer rabiosamente corriente delante de todos. Carácter cero. No hay nada que te apasione de verdad, nada que te saque de tus casillas. Apariencias…, las amas; te encantaría que todos fueran esclavos para siempre de las primeras impresiones. Inocencia de diseño: No follas, aunque folles. Todo es raro para ti, la mayoría de las canciones, de las películas, de las personas. Eres tan “al uso” que es imposible imaginarte haciendo algo más que respirar. Te multiplicas provocando que aparezcan tiendas para pijas como setas. Eres la telebasura, la novela rosa y el cine americano de usar y tirar. El blanco perfecto de cualquier producto de consumo vacío con el suficiente presupuesto para una buena promoción; eso eres. Un tumor de todo lo auténtico, de todo cuanto tenga alma, o brille, o destaque por su profundidad.
Eso evito ser, otra chica Flor. Otra buena chica. No es una cuestión de feminismo, ni una fase adolescente, ni voy vestida siempre de negro. Es solo que mi película de cabecera es Posesión infernal, y me gusta chupársela a mi novio. Cuando tengo uno.

Estoy metida en esta cabaña idílica y de noche, y me ha costado horrores que mis colegas me dejen fumar dentro. Mi bolso, olvidado en casa. La idea: un fin de semana fuera, el bosque, la naturaleza, todo eso, los pájaros, los riachuelos, barro, insectos, la torres eléctricas, los relojes caros, los móviles, los Ipods… Lo que viene siendo una excursión moderna. Veinteañeros conectándose a Google con un dispositivo de mano mientras se oye una rana en algún sitio. Cuando volvamos a casa podremos ver por Internet los recorridos que hemos hecho, la velocidad, los tiempos… En fin, todo muy relajante, muy apegado a lo salvaje… Ya sabes, yoga de libro, meditación, espiritualidad new age, pon tu móvil en vibración. Si hubiera un budista con nosotros le mostraríamos nuestras pantallas táctiles a cambio de que nos enseñara a respirar de la forma correcta. La mente en blanco… Si vives en ciudad, con suerte para ti el silencio es el roce de cien neumáticos contra el pavimento a lo lejos, ese susurro a través de tu ventana. Todo eso somos, gente perdida y confiada a la vez: chicas Flor, chicos Gomina.

Estoy sola en el segundo piso de la cabaña, un desván con el techo muy bajo. Abajo, mis tres colegas, mi prima, un amigo, y otro tipo, se pasan videos e imágenes de móvil a móvil. Muy pronto cuando la gente mire las fotos de sus vacaciones, se verán a sí mismos viendo las fotos de las vacaciones anteriores. Pronto el Medio se habrá merendado del todo al Contenido. No importará tanto haber sido feliz como tener pruebas para demostrarlo. Será un bucle, gente que mira fotos en las que ellos mismos miraban fotos de ellos mismos mirando fotos de sí mismos cuando miraban fotos de alguien más joven que aún no tenía móvil ni cámara digital.

Aplausos enlatados. Llegan desde el primer piso. Seguramente Youtube en una pantalla minúscula.
Veo unas luces en el cielo desde la ventana tipo Heidi por la que observo las estrellas, y consumo del todo mi último pitillo. Es sábado, once de la noche, así que tendré que gorrearle humo a mi prima lo que queda de fin de semana.

Aquí no hay cama de paja. Por lo que tengo que agacharme y asomarme, y sigo viendo esas luces, tres, moviéndose de forma aleatoria, sin separarse nunca demasiado. Un punto azul luminoso, uno rojo, uno amarillo. Abajo, mis colegas, esos tecno-esclavos, estallan en risas por algún motivo. El rojo se separa del amarillo y el azul, se quedan así un rato; y luego es el amarillo el que se mueve y quedan los tres separados. Y después vuelven a juntarse.
Cuando en los medios se habla sobre ovnis siempre hay alguien que saca a colación algún posible experimento del ejército; pruebas, algún nuevo avión, un arma, globos sonda… Pero luego cuando Estados Unidos saquea de recursos útiles para occidente el país que toque, nunca ves nada extraordinario; ves la CNN, una sucesión de bombardeos y explosiones nada sobrenaturales. Al día siguiente pones la tele otra vez y ves edificios derruidos: casas, almacenes, colegios, gente muerta o a punto de morir, mujeres al borde de una taquicardia mientras un grupo de tíos famélicos intentan apartar piedras enormes de encima de sus hijos… Vaya, nada que te haga pensar en ovnis, sólo la recurrente decadencia humana otra vez. Entretenimiento para la hora de comer, más material insensibilizador por acumulación, contenido televisivo con música de fondo para que lo trágico sea más digerible, estético, más dramático desde el punto de vista del espectáculo. El mismo relato de siempre. Asómbrate otra vez si es que puedes. Es la muerte otra vez al servicio de esas perseguidas puntas de audiencia con las que el canal más visto podrá presumir en cuestión de días alardeando de la “rigurosidad” de sus informativos. Todo es distancia, sobre-información y tecnología que actúan como anestesia emocional.

Las luces siguen arriba bailando. Mi prima, que ahora se ríe descontroladamente en el piso de abajo porque alguien saltó en calzoncillos a un lago helado mientras sus colegas le grababan, tiene veinticuatro años, y un crío de dos ahora con sus abuelos. Uno de los dos chicos es su marido, veinticinco años. El otro chaval es un colega suyo, un desconocido con fama de salido, otro intento frustrado de mi prima por liarme con el primero que surja. Cree que me dejaré penetrar por ese tío porque todos piensan en secreto que soy fácil, y que estoy desesperada.
Medito la posibilidad de avisarles, de decirles que hay unas luces allí arriba. Pero no sé si eso puede competir con aquel chico que cayó a un río porque su amigo movía los troncos por los que cruzaba, o con el crío que por la razón que fuere destrozó su ordenador gritando como un loco sin pensar en dejar de grabarse. No sé si la realidad puede competir con Youtube.
Nunca sabes lo que a los demás les va a aburrir o a fascinar. No cuando se trata de chicas Flor y chicos Gomina.

Aun así, como yo sigo en mi lucha por no convertirme en mi versión muerta, bajo las escaleras y les aviso. Les digo que es mejor que suban, que lo que tienen que ver lo verán mejor arriba.

Los tres se asoman por la ventana de Heidi. Las luces les enloquecen. Al principio las miran por sí mismos, pero enseguida bajan a por sus cámaras y sus móviles, y el resto del tiempo se quedan observando la evolución del ovni -u ovnis- a través de las pantallas. Luego se preocupan por que aquello del cielo quede bien grabado, manipulan los contrastes de luz, miran durante dos minutos sus aparatos y luego unos diez segundos las luces a través de ellos, una y otra vez. Si los extraterrestres realmente existieran y bajaran a visitarnos, da la sensación de que sólo tendrían que darnos acceso a su avanzada tecnología, y poco después ya seríamos sus súbditos.
El tío que aún debe pensar que luego podrá follarme, dice:
– Deben ser pruebas del ejercito.
Me mira y sus ojos dicen: Seguro que no habías pensado en ello.
Mi prima y su marido hasta que, según los papeles, uno de los dos muera, siguen grabando las luces, que no desaparecen; éstas siguen moviéndose arbitrariamente de tal forma que, o bien el ejercito está preparando alguna clase de espectáculo pirotécnico para la CNN, o dentro de no mucho alguien intentará liarme con el extraterrestre más idiota del grupo.

Cuando llevamos casi dos horas viendo aquello, nos preguntamos si alguien más se habrá percatado de la situación. Es frustrante que no pase nada. Hemos puesto unas sillas ante la ventana de Heidi. El chico que cree que tiene alguna posibilidad de meterme mano, se ha sentado a mi lado; de vez en cuando me dice algo, y supuestamente son comentarios ingeniosos y divertidos. Yo intento no parecer una borde, sonrío para no tener que enfrentarme a él. Mi prima, sentada delante, está tan pendiente de las luces como de nosotros. Sabe que no estoy cómoda, que no quiero nada con este tal “Amigo de mi marido”. Ni siquiera recuerdo cómo se llama. Y ella, la muy puta, se lo está pasando en grande.
Si se la follara un alienígena por detrás hasta convertirla en picadillo, yo me encargaría de grabarlo todo; pagaría por ver ese video snuff. A estas tópicas celestinas modernas les da igual si consiguen que alguien se enrolle con alguien; lo que quieren es estar delante durante el proceso de iniciación o fracaso ajeno. Lo que buscan desesperadamente es tener algo de que hablar al día siguiente para no tener que hacer jamás ejercicio de introspección.
Mi primita… Desde pequeña siempre fue mi némesis.
Lamentablemente nada nos ha separado como pasa en otras familias; las circunstancias no han sido propicias para que nuestros encuentros fueran tan solo puntuales, en esas fechas marcadas por el capitalismo amparado en el chantaje emocional. Por desgracia vivimos en la misma ciudad, y a ella le gusta demasiado pincharme como para ahorrarse el placer de mi compañía.
En un sueño recurrente, le dejo a la zorra una copia del Manifiesto Unabomber, y fallece agónicamente de una aneurisma cerebral mientras lo lee. Luego, con el cadáver aún caliente, el resto de la familia nos reunimos y celebramos la horrible muerte del único cáncer de nuestro árbol genealógico.
Todo eso, por supuesto, es así sólo en el sueño. En la realidad la muchacha es un angelito para todos, la chica responsable que puede chincharme porque viste como una chica normal, sonríe como una chica normal, dice cosas normales, es fiel a su marido normal. Y yo, no.

Dos horas y media. Se nos comienza a agotar la paciencia con las lucecitas. “Amigo de mi marido” me dice:
– ¿Has visto E. T.?
Y me da un codazo. Sonríe. Le odio.
– Sí, la he visto…
Creo que nota cierto desdén en mi respuesta. No dice nada más. No puedo creer cómo piensa que puede tener alguna posibilidad de estar dentro de mí. No creo que haya follado con nadie con quien haya hablado antes; esto es serio, me tiraría mucho antes a Hitler…
Justo cuando estoy a punto de mandar a freír espárragos al tipo este en voz alta, una de las luces se mueve hacia abajo. La amarilla. Oímos el ruido de su desplazamiento, y luego cómo, lo que sea, se estampa contra nuestro bosque. El suelo se mueve momentáneamente como en un pequeño terremoto, hasta hacer vibrar nuestra ventana de Heidi.

Nos ponemos de pie, alterados. Lo que sea que haya caído/aterrizado no está precisamente cerca, o al menos eso parece. Pero si tiene/n que rendir cuentas con alguien, los primeros a los que encontrará/n seremos nosotros. Mi prima rompe a llorar; se le deforma la cara. Creo que se muestra como es de verdad por primera vez en años: una cagada. Su marido, en otros tiempos ser pensante y amigo mio, la abraza. El tipo que jamás intercambiará fluidos conmigo se mueve de un lado a otro de la habitación de Heidi, dando pasitos cortos. Parece que va a sufrir un ataque.
– Lo mejor será que no salgamos de la casa – dice el cáncer familiar de mis sueños húmedos.
Así que mi primer impulso es hacer lo contrario. Les digo que ahora podemos aprovechar las linternas que hemos traído. Bueno, que han traído ellos. Por Dios, si hubiera marcianos ahí fuera, con la cantidad de trastos y tecnología que llevamos encima casi podríamos preparar un set de entrevistas. Si esos bichos espaciales colaboraran, el video sería tan realista que jamás nadie podría creérselo.
Sea como sea, esta es mi oportunidad para acojonar a Doña Normal;
– No sabemos si son hostiles, ni si vendrán aquí – digo.
Y vamos, puede que eso que hemos visto solo sea un meteorito, una piedra espacial como una pelota de tenis, añado, sin sonar convincente ni para mí misma.
Y sentencio:
– Lo que no podemos hacer es quedarnos aquí. ¿Vosotros podréis dormir después de haber visto lo que habéis visto?
Nadie dice nada. Y mientras sigo intentando convencer a todos de que lo mejor que podemos hacer ahora es joder todo lo posible a mi némesis, oímos otros dos impactos. El suelo vuelve a moverse, todo tiembla aún más que antes. Al mirar por la ventana, ya no hay ovnis en el cielo, sólo estrellas.

Caminamos con cuatro haces de luz recortando la oscuridad, yo encontré una linterna para mí en la cabaña. Pisamos hojas y ramas. Topamos con árboles y corregimos la marcha. La zorra lloriquea.
Las luces con las que barremos la oscuridad hacen que la negrura alrededor de ellas se acentúe. Objetivamente, no vemos un carajo. Lo más que podríamos encontrarnos por aquí sería un jabalí, digo en voz alta.
– Bueno, ahora también extraterrestres – añado.
Miss Prima Hostil no deja de quejarse, haciendo eses sin parar de llorar; se aferra al hombro de su marido “para toda la vida”. Antes éramos sólo cuatro ciudadanos más del mundo. Ahora, al probar un momento la idea de apagar nuestras linternas, y cuando nuestra vista se acostumbra al entorno, de fondo vemos algo muy luminoso e intenso: la luz roja entre árboles. Me entra una risa floja;
– Bueno, creo que de momento podemos dejar apagadas las linternas…
– ¡De qué coño te ríes! – me grita mi primita.
No contesto. Camino hacia delante. Los otros me siguen como por inercia. El tío que jamás me dará un mísero beso en la mejilla, se aferra a mi brazo derecho. Tiembla. A medida que nos acercamos, podemos ver que eso rojo que brilla es una nave; hay un surco abierto bajo ella, dos árboles aplastados. Es una esfera perfecta, dos veces más alta que nosotros, con una compuerta abierta. De dentro sale una intensa luz azulada. Es como si alguien nos estuviera gastando una broma muy cara que emitirán dentro de dos semanas en prime time. Solo que todo esto apesta demasiado a realidad, llevamos ya como cuatro horas haciendo guardia con el tema desde que yo abrí la ventana de Heidi; un productor de televisión puede ser así de retorcido, pero no tan rico. Mientras me acerco a la estructura brillante de la nave, aquel que no mojará esta noche me aprieta el brazo, y la zorra se esconde tras su media naranja legal.
Del aparato, de repente sale un ruido, como un zumbido que nos deja sordos un momento. Luego, otra vez silencio.

Miramos la nave durante lo que parecen siglos.
– Cuando estaba en el cielo brillaba muchísimo más. Eso está claro – susurro.
Es como si se estuviera apagando. Y dentro no hay nadie. Nada. Las otras dos capsulas han de haber caído bastante más lejos, ya que no podemos atisbar luces en ninguna dirección. No sé qué hacer. Los demás solo piensan en huir, pero ahora hay algo, quizá con una pinta horrible, y terriblemente silencioso, algo que se mueve por el bosque. Tres “algos” en realidad, tres bichos. Seis quizá, si en cada capsula viajaban dos. Aunque eso ya es más difícil. Propondría un brainstorming, pero Miss Prima Hostil vomitará si sigue llorando así, su hombre para toda la vida intenta que su mujercita no se pierda, y el tío que jamás tomará contacto con mi piel desnuda, se aferra a mi jersey, imberbe.
De repente sus modos de vida, sus amados sistemas de valores y sus soluciones versátiles para el mundo civilizado, aquí no les pueden ayudar.
Es la chica rara la que tiene que tomar el mando.
Saca el móvil, me digo. Pero recuerdo que el mío está en casa, mi casa. Le pido el suyo a quien jamás será nada más para mí que el desconocido que nunca volveré a ver después de hoy. Me lo deja.
No hay cobertura.
Vale, vuelvo a bloquearme, inutilizada. No soy otra chica Flor, me digo mentalmente. No lo soy. No lo soy… Y de golpe algo aplasta unas ramas secas a unos diez metros de donde estamos. Paso a paso. No podemos verle. Oímos las hojas y las ramas y los lloriqueos de la zorra. Ahora la ahogaría con mis manos. Permanecemos en “silencio” como un minuto. Quietos.
Los pasos de repente se aceleran.
Y se alejan.
La mala noticia es que lo que sea ha ido en dirección hacia la cabaña. Los aposentos de Heidi.
La buena noticia es que Miss Celestina Hija de Puta tendrá que hacer terapia para superar esta noche. Si tenemos suerte.

Decidimos caminar con nuestros incómodos y cegadores conos de luz de vuelta a “casa”. Preferimos estar cagados bajo techo que estar cagados en medio del bosque. Intentamos volver sobre nuestros pasos. Miramos al suelo. Solo nos hemos alejado unos minutos, así que no debería ser muy complicado volver. Quizá con un reflejo de la silla de ruedas de Clara… Quizá si el Abuelo viene a echarnos un cable… Mi mente coge atajos para no pensar en aliens babosos que pudieran arrancarnos la cabeza. La zorra sigue con su rollo de acojonada, su pareja oficial parece estar en shock, y aquel que jamás tendrá mi número de teléfono camina a mi lado con la polla echa un cacahuete en sus calzoncillos.
Yo sigo en mi lucha por no perecer en mi intento de destruir a la chica Flor potencial que todas llevamos dentro. En cualquier caso, si todo esto acaba bien, mis civilizados colegas harán que mi sangre fría ante las terroríficas circunstancias me haga quedar como una friki entre ellos. Alguien que no tenía nada que perder y por tanto no tenía miedo. No puedo borrar de mi cara una sonrisa amarga en este camino de vuelta. Esto caerá en saco roto si volvemos a dormir en nuestras camas de verdad. Miss Íntegra Celestina, su hombre reducido a marido, y aquel que jamás sabrá qué ropa interior me pongo cuando proyecto tirarme a alguien, nunca le dirán la verdad a nadie. Aunque un bicho de tres cabezas con tentáculos esté a punto de sacarles hoy el cerebro, dentro de unos días dirán que aquellas luces eran vete a saber qué, efectos engañosos, satélites, auroras, nada a lo que el ser humano no pueda dar una explicación.
Ahora respiran agitadamente, saben lo que han visto, saben que Spielberg no está rodando en este bosque. Pero negarán lo que haga falta. Solaparán la realidad cuanto sea necesario. Ellos no están locos, dirán, no son como esa gente que va por ahí contando que les han abducido. Sea como sea, intentarán a toda costa volver a sus rutinas; Prima Gilipollas seguirá siendo una Flor Casamentera, su marido seguirá en la entropía matrimonial en la que dice sentirse tan cómodo, y aquel que jamás me verá ponerme unas bragas continuará pensando que es el tipo de tío que al final siempre acaba follándome.

Llegamos hasta la cabaña. Zorrilla Estupida no quiere entrar en la casa, ni tampoco quedarse fuera. Su marido intenta abrazarla y ella le aparta de un empujón. Esa idea retorcida con polla de mi primita, dice:
– Ahora qué hacemos…
Les digo que vamos a entrar en la casa, que hemos venido a eso. Son las tres de la mañana. Queda un mundo para que salga el sol. Si nos quedamos en medio del bosque nos arriesgamos a protagonizar otra secuela de Depredador. No hay elección.
Obviamente tengo que ser yo quien abra la puerta.
Entro como si no acabáramos de oír al contenido de la nave que hemos visto correr en esta dirección, y todo parece estar en su sitio. Se me ocurre que quizá aquello que oímos fuera un animal, aunque no lo parecía. Con suerte ahora podría haber tres extraterrestres en medio de la ciudad intentando volcar un autobús. Quizá se desplacen a una velocidad increíble. Al menos nosotros estaríamos a salvo por el momento.

Caminamos con cautela por el piso de abajo. Y arriba algo cruje.
Zorrilla Acojonada suelta un gritito. Oímos voces que vienen del desván. Pero no son ruidos extraños, nadie gorjea ni emite sonidos guturales acuosos. Solo es gente, humanos. Solo hablan.
Me decido y comienzo a subir los escalones. Les digo a los demás con gestos que se queden abajo, que no se preocupen.
Chica rara va otra vez al rescate.
A medida que voy superando peldaños, me concentro más en la respiración. Me pregunto quién narices está en nuestra cabaña, por qué, y si sabrán que fuera podría haber comenzado una invasión extraterrestre. Llego a los últimos escalones; y oigo una voz masculina que dice:
– ¿Has visto E. T.?
Asomo la cabeza para mirar antes de pensar en nada, como a la altura de una cucaracha. Hay cuatro personas sentadas en la oscuridad, en nuestras sillas, con cámaras y móviles. Miran hacia arriba por nuestra ventana de Heidi. Y una una voz femenina dice:
– Sí, la he visto…
Siento flojera en mi entrepierna, como si fuera a mearme encima. Acabo de subir las escaleras. La madera cruje a mi paso. La chica que acaba de hablar, da un respingo, se vuelve, detecta mi presencia.
Me miro a mí misma, a ella. Ella se levanta de su silla y se me queda mirando también. Su primera reacción es la de estar esperando despertar. Seguramente está más sorprendida aún que yo. Junto a ella, el clon de mi Prima Celestina, el de su marido, y el de su colega, que seguro están intentando encolomarle a mi doble. No puedo evitarlo, otra vez me entra la risa floja, y la doble de Primita Cagada rompe a llorar.

Ya que estoy enfrentada a esta situación, decido que si hay que aclarar las cosas es mejor que hable conmigo misma. Siempre me ha funcionado a otro nivel, y esta vez no tiene por qué ser una excepción.
Le hago señas a mi doble, dándole a entender que voy a hacer que el resto vengan al desván. El resto también deben saber que se puede doblegar el espacio-tiempo.

Cuando suben, intento que no reine el caos. Hay un shock inicial; luego cada uno afronta esto como puede. Las dos zorrillas lloran y lloran dándose la espalda cada una en una esquina los más alejadas posible, y mirando el suelo y las paredes. Sus respectivos maridos miran hacia la nada y no parecen demasiado consternados dadas las circunstancias. Y aquellos que jamás podrán tocarnos a mí y a mi yo de hace unas horas, ante el pasmo de todos, se dan la mano como intentando ser amables.
Ninguno despertamos; esto está pasando. Las luces vuelven a estar allí arriba, lo compruebo personalmente.
Intento decirles a los dobles lo que son esas luces del cielo. Luego yo y yo misma intentamos aclarar algunos puntos, aunque sabemos que no serán muchos. Las dos pensamos: Otra vez la tecnología nos da por culo a conciencia…
Llegamos a la conclusión de que esas naves han provocado esto de algún modo. ¿Qué si no? Yo y mis compañeros hemos viajado al pasado en algún momento mientras caminábamos hasta aquí desde la cápsula roja. Obviamente la culpa la ha tenido ese trasto, su zumbido. Está claro que formamos parte de algún plan extraterrestre, y que ellos ya saben qué pueden hacer con los viajes en el tiempo, cómo los pueden aprovechar. Es el comienzo de algo muy jodido en apariencia, y el final de todo lo demás.

Mi doble y yo nos miramos a los ojos como si hiciera mucho tiempo que nos temiéramos alguna situación de este tipo. Las Celestinas Hijas de Puta siguen atragantándose con sus lagrimas, las dos ya derrumbadas en el suelo sin saber cómo van a mirar a esa extraña que es tan pija como ellas. Los maridos siguen en pie como si estuvieran en una fiesta en la que no se sienten cómodos, pero en la que no tienen problema en hacer un esfuerzo por encajar.
Las naves vuelven a caer en el bosque, en el mismo orden de antes. Como nuestros dobles ya están informados, solo dan un respingo y se miran entre ellos ya un buen rato después de haberse matado a pellizcos.
Al mirar a nuestro alrededor, yo y yo misma vemos que aquellos que esta noche en lugar de follarnos han entrado en una fase apocalíptica, no están en el desván.
Bajamos las escaleras hasta el piso de abajo. Me pregunto qué somos nosotras si los demás son chicas Flor y chicos Gomina. Abajo, hay un sillón de tres plazas que está frente a la chimenea, tiene una cámara de fotos enfocándole, y está puesta en modo grabación en la mesita junto a él. Nos quedamos boquiabiertas. Lo que graba esa cámara es a aquel que jamás me tocará con sus sucias manos, y lo que hace es encular -o ser enculado- al estilo perrito a -o por- aquel que jamás de los jamases dejaré que toque a mi pobre yo del pasado.

[Como veo que muchas críticas por ahí no se están portando, quiero recomendar la que podría ser una de las películas del año, “El libro de Eli” (trailer arriba). Es divertida, es, como ya dije una vez, como una serie B de “The road” (no me hagáis elegir, por si acaso…). Los actores están tremendos, tanto el típico héroe, como el típico villano; tanto las chicas como los matones de turno. Es una película que, sin ir con grandes esperanzas te hace disfrutar como pocas lo van a hacer seguro este año a nivel comercial. Y por otro lado, he podido ver también la tercera parte de la saga Millenium, “La reina…”. Vi la primera, me ahorré la segunda, y me he animado con la tercera… en vano. Todo lo que en las novelas es inquietante y absorbente, en las películas roza el tedio. Ni siquiera hablaría de esta adaptación si no fuera para homenajear a la gran damnificada de todo esto, la actriz Noomi Rapace (foto), una Lisbeth Salander perfecta en medio de un producto carente de talento narrativo o visual.]

61 comentarios en “Grabando apocalipsis

  1. Vale… veo que no soy la única que detestó esos hombres…
    Sobre el texto, adictivo, como siempre, aunque me quedo sin una moraleja clara, Mr., no lo sé. Me ha gustado cómo has contado el mundo visto desde la tecnología, tal cual es, a través de pantallitas. Un beso.
    Nos leemos.

  2. LADY JONES:
    Gracias por los halagos.
    En cuanto a los textos con una sola moraleja, cerrados y sin ambigüedades para el lector, yo prefiero dejarselos a los escritores de cuentos infantiles… (lo cual no quita que yo sería incapaz de escribir uno).

    saludos.

  3. Hay luces por todas partes. Odio cuando me enseñan las fotos de las vacaciones. Echo de menos cuando no todo el mundo sacaba fotos y los carretes eran de 24 o 36 y había que pensarse sacar una foto porque costaba dinero revelarla después

  4. La fotografía es la inmortalidad de un momento especial, en cualquiera de los sentidos o contextos, que queremos conservar mas allá de nuestros propios recuerdos vividos…o al menos así es como vivo yo la fotografía, y no con el deterioro y el mal uso que a veces hoy se le da.
    Enhorabuena por el relato…
    Bsos…

  5. Buen relato. Tu modelo común de personaje femenino bien podría servir para el desarrollo de una serie de relatos; y a su vez al servicio de la literatura, el cómic, el audiovisual…
    ¡Hasta el siguiente!

  6. Y sucede que cada vez que me digno visitarte me siento una total irresponsable , aun no entiendo como dejo pasar el tiempo y me pierdo de todo esto , que historias las tuyas , es que me encantan , que diablos , sonrió malvadamente , es casi comer chocolate estando a dieta jajaj , besos , eres ingenioso en cada relato , me encantan .

  7. Buahhh, qué bien me lo he pasado leyéndote hoy! 😛
    Las chicas flor, los aparatejos siempre en marcha mientras uno se pierde la vida en directo, y esos apelativos para la prima, jajaja, y para el otro, el amigo del marido de la prima, me han sacao carcajadas sonoras en este silencio en el que me encuentro. Me ha encantado el personaje principal, la narradora y sus pensamientos. Chico, qué arte tienes!

    En cuanto a la peli de El libro de Eli, tiene muy buena pinta.
    Y con respecto a Milenium, opino como tú, un material bueno, intenso, del que se podría haber hecho una buena peli, y sin embargo queda pobre, insulsa, lenta…sobre todo la III. Pero Noomi Rapace está genial. Me encanta cómo le da vida a la Salander. Muy buena. Si no fuera por ella…

    Todavía me estoy sonriendo con tu texto, jajajaja! Es que me ha hecho mucha gracia…ya ves tú…

    Un beso

    Lala

  8. No me voy a repetir respecto a los otros comentarios anteriores, pero es cierto. Tu forma de escribir llama la atención, es muy peculiar. Creo que nadie me negará que eso es fundamental. Así que… A seguir así. Gracias por pasarte por mi humilde blog.
    Saludos!

  9. Joé, qué rayada con lo de los dobles… creo que sólo nos daríamos cuenta de que somos gilipollas cuando nos viéramos enfrente actuando… o a lo mejor nos sorprendemos de nosotros mismos… quién sabe?

    Besito

  10. Pues podría intentar ser original y evitar comentar lo que me ha gustado la escena de gente mirando fotos de gente mirando fotos… pero ¿por qué esforzarme?

  11. Una crítica mordaz a nuestras vidas. Cada vez nos parecemos más a tus personajes, lo que no me gusta nada.
    Este mundo moderno de ciudadanos inteligentes. Como intento ser positivo, quizás este exceso de hoy se cure con el tiempo… Hasta que salga otra cosa.

    Cuántos clon. ¿Será la protagonista también un clon sin saberlo? Final abierto, para darle a la cabecita. ¿Qué somos? Ciudadanos, clons, marionetas…

  12. Que chica tan puñetera. ¿No sería mejor dedicarse a vivir como le de la gana y dejar al mundo andar? Se va a perder la vida gruñendo y quejándose.

    En fin.

    John W.

  13. POLIDORI:

    Voy a salir en defensa del personaje… Polidori, mira a tu alrededor… Pon la tele… En esta vida nos quejamos muy poco…
    Cada avance positivo que se hace viene después de un puñado de gente que ha tenido que quejarse durante mucho tiempo, a veces muchos años…. Y aun así…

    saludos a todos

  14. jaja vaya texto, que inquietante, la presencia-nopresencia de los extraterrestres flota por todo él, sin llegar a dar la cara, jaaj bueno, un pco portestona al estilo de la chica de Indi y el templo maldito si que parece, pero claro quién no estaría protestando en un apocalipsis tan tecnologica y sexualmente tan frustrante?

    Es verdad que siempre que se habla de cualquier tema que no tenga una fácil explicación sale el tipico listillo diciendo que “será un experimento del ejército” parece que el ejercito no tiene nada mejor que hacer… y es verda, ni siquiera hace experimentos secretos, jaja

    De las pelis, bueno seguiré tus consejo, aunque la tercera parte de Millenium ya no pensaba verla y, si te digo la verdad, a mi no me gusta ni el personaje ni la actriz que hace de Lizbeth.

    Ah, solo decirte que no creo que la típica chica-flor pija hasta decir basta, sea la mayor consumidora de programa de corazón, no… No no me parecen a mi las que están enganchadas a Belen Esteban y Jorge Javier, mas bien es otra españa, otras chicas, esas que se ven en el diaro de patricia, en esos programas que muestran familias que no tiene agua en casa (como he visto hoy en Jérez) . Solo esa españa puede ser fans de un personaje como B.E. creo yo.

    Bezos.

  15. Buen relato. La verdad, tambien odio a las jodidas flores.

    Pero discrepo con lo del libro de Eli. Tras inhumanas horas de juego a esa obra de arte llamada “FALLOUT 3” ( para ps3, Xbox360 y PC) me parece una burda y estupida copia de este maravilloso juego. ¿Cómo puede tratar de una biblia? Aunque saliendo del Argumento religioso…Una biblia?¿ Por qué no explican más detalladamente la razón de la guerra? Qué tal si nos dicen de donde sacan la gasolina?¿ Cómo puede, siendo ciego, el personaje principal ver ciertas cosas?¿ Muchos hilos sueltos…demasiados. Para mí, la cagaron con lo de la dichosa biblia.

    De “The road” no puedo hablar porque no la vi, pero esta en mi lista de cosas pendientes.

    Y de la trilogía de millenium…No han sabido para nada respetar la intriga de la novela, la verdad, no hay suspense en la pelicula, quizá se hagan monótonas (sobre todo la 2 y la 3) Eso sí, desde mi punto de vista como actriz de teatro amateur ( jaja que gallito quedó eso) La actuación de Noomi Rapace se merece varios premios…y el marido de susodicha tambien xD

  16. Acojonante, me quedo absorto. Tu estilo socarrón puede con todos los palos. Y hay palos que me hacen mucho tilín a mí: viaje en el tiempo
    También me gustaron mucho las pinceladas sobre tecnología y la realidad youtube

    Un placer, amigo

  17. Eva M:

    Creo que esperabas otra cosa muy distinta de la que te ofrece la película. Ya hay muchas pelis postapocalipticas en las que no se aclara cómo se fue todo al carajo (y si se hace es de una forma muy vaga). Y el motivo es que son películas -como esta- en las que eso es lo de menos. No es una ciencia ficción “social”, es una ciencia ficción estética. El libro de Eli parece casi una “burla” de The road, un cruce entre el cine de Robert Rodriguez y Mad Max, vaya, una serie B cara con pretensiones de divertir. De igual forma, La Biblia solo es otra excusa para enfrentar el bien y el mal, solo la escogieron por ser un libro único, algo por lo que el heroe y el villano se pelearán, y nada más.
    En cuanto a la ceguera, más de lo mismo, buscar realismo ahí es perder el tiempo. Con las gafas de sol para que no le veamos los ojos, basta y sobra. Y aun así, si vuelves a verla, te darás cuenta de que en más de una ocasión Denzel Washington topa con algún objeto y tiene que corregir la dirección en la que camina.
    El libro de Eli no es una peli seria, ni de lejos (aunque lo es, a su forma). Pero como peli no seria me parece mucho más que entretenida. Me parece un comic pasado de vueltas estéticamente brillante.

    Thiago:

    Olvida los estereotipos. Te aseguro que hay niñas pijas (también las hay de clase media en cuanto a actitud) que consumen telebasura a toneladas. Están entre nostros, los zaras se llenan de ellas a diario.
    Por otro lado, me sigue haciendo gracia la gente que valora los personajes de ficción según lo bien o mal que les caen, en lugar de según lo interesantes que sean. Un personaje es… eso, un personaje. Todo lo que diga es subjetivo, la gracia -entre otras cosas- está en ver hasta qué punto estamos o no de acuerdo con él…

  18. “No sé si la realidad puede competir con Youtube.”

    Que rotundidad de frases, me encantan jejeje. Yo no sabría que hacer con mi doble, supongo que por curiosidad haría como tu protagonista, siempre me descolocas con los finales, en este buenisimoo XD

    No se puede perder una un texto tuyo XDDD ( que peloteo me ha sonado eso jajajaj)

    Besets

  19. Buen relato, buen retrato de los tiempos que corren y los personajes que los habitan. Todos llevamos dentro alguien que, tarde o temprano, nos dará por el culo. La atmósfera me ha recordado a una película, “Señales”, del genial Shyamalan.

    Gracias por escribir, chico raro. Hasta el próximo.

  20. Para eso también están las tecnologías: para multiplicar la imbecilidad. He podido constatar en tu relato la antigüedad y añoranza del ovni clásico al lado de nuestras inmundas maquinitas de fabricar clones.

  21. Jordim

    Mientras en mi Ciudad se efectúo un encuentro de ufólogas, tú has construido una historia donde los alienígenas ya han llegado a nuestro planeta y hasta clonado a los terrícolas. Asombroso despliegue de imaginación el tuyo.

    Saludos

  22. Original, impactante, desde el principio hasta el final. Me encanta la protagonista, esa frescura con la que afirma que le encanta chupar la polla de su novio (cuando tiene) ¡Pues claro! Quien desprecie el sexo oral es que no tiene muy claro lo que significa placer.
    También me ha gustado la referencia a E.T. y cómo no, el sexo anal final con uno mismo. El reflejo, sea por un bucle temporal o por los extraterrestres, me ha gustado mucho. Como siempre se visualiza tan bien ¡Es como ver una peli!

    Enhorabona!!

  23. Me ha encantado el inicio de la historia, la definición de lo que es una “chica flor”. El resto, muy inquietante, me ha recordado a Lovecraft con cosas como lo de «nadie gorjea ni emite sonidos guturales acuosos» y eso me ha parecido entrañable. El final de la historia, sin comentarios… el culmen máximo (y anal) del narcisismo.
    «Ph´nglui mglw´nafh Cthulhu R´lyeh wgah´nagl fhtagn»

  24. Vaya texto, qué chulada. Raro, pero lleno, con mucho peso.

    Gracias por pasarte por mi rincón (sí, fue hace tiempo, pero sólo ahora pude devolver el saludo).

    Paz!

  25. Impresionante relato, muy bien tomado un tema extraterrestre que podría ser de lo más típico desde el punto de vista de la chica no flor.

    Esa chica no existe jordim. Hay algunas que quieren interpretarla. Es la que a todos los tios nos gustaría conocer y tirarnos en nuestras fantasias. Dura, directa, que odia lo tradicional, que NO es como el resto de mujeres… Una Lisbeth Salander.

    El final no me ha gustado, aunque me ha hecho gracia, pero el pedazo de relato creo que merecía otro final mas trabajado. Aun así con leer un párrafo cualquiera ya vale la pena.

  26. Charradetas:

    Esa chica existe y no existe, del mismo modo que existen y no existen las Chicas Flor y los Chicos Gomina. Pero hay tendencias de comportamiento, y te aseguro que todos los personajes del relato tienen representaciones similares en la realidad… (con matices, claro).
    Por otro lado, ese final es así por algo, intento darle a cada personaje el destino adecuado según sus personalidades. No es un relato sobre ovnis ni apocalipsis, sino sobre los seres humanos y la tecnología.

    Saludos.

  27. Ya lo dijo Oscar Wilde: “La vida es lo que sucede mientras nosotros hacemos otras cosas”.
    Se nota que ya tú lo aprendiste hace tiempo, besitos besitos

  28. Emparanollante, impresionante jajaja no me esperaba para nada este final, pero bueno, eso no es extraño…

    Nose qe decirte mas qe no sea q controlas la historia (sea d lo q sea) como qieres y qeda de p.m. y me encanta^^

    Así que muxo animo y esperando fielmente la siguiente.

    bsss

  29. Para mi las tecnologias es el perfecto ejemplo del intento del humano en intentar mejorar la sociedad, pero finalmente lo que se logra es cagarla mas. Parece que todo esfuerzo del humano para mejorar algo es porque fue el mismo quien la cago

    Saludos!

  30. sigo pensando que me maravillan tus noches de insomnio…¡te dan para tanto!

    es bonita una ventanita redondita chiquita como la de Heidi, pero sólo para ratitos…mejor ventanales amplios para verlo todo

    me gustan las flores, pero no las chicas flor

    no me gustan los chicos gomina

    cuando salí del cine de ver Millenium (la primera y sin haber leído el libro) sólo dije…de mayor quiero ser Lisbeth Salander

    cuando salí de ver la segunda (ya había leído los tres) y ¡fíjate tú qué cosas! algo que me decepcionó fue su cambio de imagen, leyendo yo me la imaginaba una rubia con maquillaje cuidado, caminar felino-elegante y toda la parafernalia de parecer algo diferente…en la película se pone una peluca rubia de mala manera y unas botas de tacón…c’ est fini

  31. Admiro tu coco, aunque me sigas descolocando. Lo del bucle es pura realidad. Lo de las luces de los semáforos en medio del bosque también, jej.
    Saludos

  32. Me gustó mucho, me encanta ese sarcasmo, me tuvo en vilo, todo el tiempo comentas la realidad de un modo muy afín a mi modo de ver, muy necesario, me quedo con el encuentro con ellos mismos como pregunta final. Un beso. Karina

  33. La diferencia.
    Haces que parezca fácil eso de escribir.En mi opinión, de eterno aprendiz, tienes algo muy, muy difícil de encontrar: Estilo Propio.
    Bien, siempre me lío en tus desenlaces, pero tampoco me gustan los finales fáciles.Algún error (no humano en este caso) cometieron los extraterrestres para que los 4 chicos se encontraran con sus dobles (la escena es sencillamente genial).
    El relato, contado por una mujer, adquiere un tono diferente , no sé exactamente por qué.Me pone esa chica con esa visión de las cosas y ese lenguaje.
    Ostras, hay un tío entrando en mi casa ¿cómo se atreve?, será hijo de la gran p. el mamón cincuentón? joder, si lleva mi camiseta de Batman y habla como yo………..tengo que acabar con él.

  34. Comienzo a leer y después no puedo parar hasta llegar al final. Es adictivo el texto, la visión del personaje en cuanto a la sociedad, a las tecnologías que nos devoran, arcaicos estereotipos sexistas…

    Me gusta el personaje duro y fuerte, claro y sincero; ésa mujer.

    Un saludo, jordim!!

  35. Tengo mis dudas. No sé si las nuevas tecnologías nos han idiotizado o si, por el contrario, la idiotez ya la llevábamos de serie y aquellas no han hecho más que agudizarla y ponerla de manifiesto en toda su crudeza. En cualquier caso, has vuelto a parir un texto mítico, de esos que uno mataría por haber escrito. Me das rabia, que lo sepas. ¡Ja,ja,ja,ja,ja! 😉
    P.D.: Y en otro orden de cosas, amigo Jordi, y dado que adivino que compartes conmigo la “enfermedad” de la cinefilia, quería preguntarte si has visto “Green Zone”, con Matt Damon, y en caso afirmativo qué te ha parecido. Es que quieren arrastrarme a verla y Damon se me suele atragantar.

  36. Domingo:

    Me alegro de que te haya gustado el relato.
    He visto “Green zone”, y si te olvidas de la saga Bourne (a mí me encanta) y de la maquinaria de promoción que te vende la peli como adrenalina y ya está, es una muy buena película, tanto visualmente (Greengrass sigue flipándome) como a nivel de guión. Creo que merece las buenas críticas que tiene.

    (Y no te pierdas “El escritor” de Polanski) 🙂

    Saludos a todos.

  37. Eso es así, hay un montón de peña que no se para a disfrutar la belleza, sólo se para a hacerle unas fotos que seguramente nunca verá.

    ¿Has leído “Viaje al fin de la noche”? Si no es así te lo recomiendo, creo que te gustará. Pega con tu estilo.

    En cuanto a las luces… Yo vi hace años unas luces. Te lo juro. Y, tal como cuentas, a la semana todo el mundo se había montado una justificación, que si los militares, que si el clima, que si la aurora boreal (en serio),… Yo, la noche en cuestión, y esto también va en serio, previendo que me podía ocurrir lo mismo, me apunté para mí mismo, para mi yo del día siguiente, y del otro, y del otro, y del hoy: “Esto no tiene justificación, Ricardo. Nada que esté al alcance de nuestro conocimiento puede explicarlo. No traiciones a estas palabras, tus palabras”.

    Un abrazo

  38. Hola Jordin, vuelvo a pasar por tu blog para decirte que estamos haciendo un programa de radio por web en Bs. As. Argentina, http://www.hartares.com y ahí tenemos un bloque en donde hablamos de blogs amigos y cada sábado tratamos una palabra distinta. De casualidad pasaste por uno de mis blogs fantasmas, (mujer en la niebla) y así lei este texto tuyo que disfruté mucho, como arriba dice que digo, jeje.
    Si te parece, voy a leer algún fragmento y recomendar tus proyecciones, claro. Podes escucharlo en vivo este sábado de 19 a 21 hs. en vivo (hora Bs. As.) Saludos!

    Karina

  39. Karina:

    Puedes leer lo que quieras en el programa.
    Estaré atento a a la emisión .
    Gracias por la atención.

    Un abrazo.

    PD: Supongo que aquí en España la emisión es a las once de la noche, ¿no?

  40. Siempre me sorprendes con tus giros inesperados. Me ha parecido alucinante que al volver a la cabaña encontraran a sus clones haciendo lo mismo que ellos hacía un rato. Me ha encantado todo el relato.
    Ah!, la actitud final del tío que se folla a sí mismo, es una metáfora de que en el fondo lo que más le gustaba era él mismo?
    Besos selváticos.

  41. Jejeje… si, menudos tacones!! Los adoro.

    No conocía este blog, me gusta. Voy a seguir investigandolo!

    Por cierto, el otro día vi el libro de Eli y me gustó bastante.
    Un beso y gracias por el comment!!

  42. El relato me ha tenido pegada al ordenador un buen rato, y eso que no suelo leer entradas tan largas. Es cierto que es adictivo. Me recuerda en algo a “los cronocrímenes” de Vigalondo en lo del desdoblamiento espacio-tiempo, y me encanta lo que cuentas de la chica flor, lo vivo tan de cerca…. llevo 50 años luchando contra eso a mi manera. Gracias por tu comentario y te seguiré de cerca.
    (Por cierto hoy he visto a Lisbeth en la tercera entrega).

  43. fiajte…yo no puedo evitar ser chica flor…ya que me llamo Flor….
    inevitable mi destino..
    solo espero no encasillarme nunca en ese estereotipo…
    bastante tengo von el nombre…
    gracias por el trailer…
    me ha gustado la peli…tengo que verla…

    un saludo desde el sur…
    🙂

  44. Impresionante el texto.
    De lo mejorcito que he leido en mucho tiempo.

    Tiene frases sublimes dignas de una Bukowski femenina.

    Hay frases que merecen por sí solas el premio Cervantes.

  45. Fonollosa:

    Muchas gracias. Aunque no soy mujer 🙂 simplemente me hacía más gracia que esta historia la narrara un personaje femenino, lo hago a veces.
    Gracias otra vez.

    Sludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s