Vidas ejemplares

Hay un anuncio de cereales en la tele cuando me llaman para decirme que mi padre ha muerto. Es el típico spot frenético y ruidoso; la mascota de los cereales hace surf, y dos niños -uno gordo (gracioso, se supone) y otro delgado y rubio- sonríen también surfeando. Luego el tazón de leche gigante en el que se forman las olas de leche se reduce hasta convertirse en uno normal. Y los niños, que eran minúsculos, de repente son niños al uso y están comiendo a cucharadas con los carrillos llenos y una mujer demasiado joven y sonriente detrás que se intuye es la madre.

Luego pasan muchos años y cada vez que veo anuncios de cereales mi padre vuelve a morirse en mi mente. Mi piso de soltero me dice a gritos cada vez que han venido amigos a cenar que ya debería ser responsable y maduro y tener hijos. Debería vivir ya en otro piso mayor y levantarme cada dos horas a acunar a un bebé ruidoso al que quiero más que a mi vida. Debería estar siempre dentro de la cocina y cambiando pañales y esforzándome en un trabajo “de verdad”, repitiéndole a una mujer a la que quiero un poco más que a mi vida pero menos que a mi hijo, la frase:«ya voy yo», porque ahora las mujeres quieren ser igual que los hombres por algún motivo. Como si eso fuera algo bueno. Como si se pudiera hacer surf dentro de un tazón de cereales.

Mira ahí fuera. La calle está llena de vidas ejemplares. Gente que ha hecho siempre lo que debían hacer, que por eso ya de adultos son incapaces de reconocer el lado podrido de las cosas, y que si lo reconocen son empujados por los demás a acudir a psicólogos para mermar esa actitud supuéstamente autodestructiva. He aquí el lado oscuro y también real de la vida. Sonríe. Sólo los domingos por la tarde te dejaremos quejarte.
Joder, uno no puede estar siempre con esa pose de bobo pseudooptimista como si tuviera permanentemente la polla dura entre las tetas de Clara la vecina veinteañera.
Si ganas cien veces más que la mayoría y encima te compras un porche para demostrarlo, el hecho de que murieras en un accidente de tráfico solo sería simple justicia kármica. Nada por lo que los demás debamos apenarnos: Eres un idiota con suerte y has muerto por ello, porque quizá Dios existe.
Es verdad, uno de mis motores básicos es el miedo a todo, pero eso me ha dado acceso a otras perspectivas. Así pienso, soy mi propio mártir, crucificadme en una cruz hecha con cajas de cereales.

Clara la vecina existe. Es la típica chica fan de cualquier producto de consumo ideado mucho más en despachos que en mentes inquietas. Ella cree que es una admiradora sincera de ciertos “artistas”, pero en realidad es más víctima de ciertas ideas de empresarios anónimos a los que se la chupan putas de mil euros. Tíos imponentes y respetables a simple vista, con hijos y estatus: la rueda que empujan todos a diario mientras sueñan con tener algún día esa misma parte del pastel. El círculo vicioso que les mantiene a oscuras aunque algunos se conformen con iluminar sus rincones a base de linternas existenciales Apple con mil aplicaciones.

Actualizo mi Twitter: ¡Vaya día! A dormir que estoy hecho polvo, jeje…
La gente comienza a aceptarte cuando haces las cosas igual que ellos. En realidad no me voy a dormir. No estoy hecho polvo. No he sonreído. Ni siquiera sé para qué coño sirve Twitter si no eres una estrella del rock, o Bono. Pero hay que ser más bien falso si no quieres acabar solo, repudiado o en la cárcel.
Me gustan los extremos, suelo encontrar más sinceridad en ellos. Y además la hipocresía es el tipo de actitud que antes te hace llegar a tener la polla entre las tetas de Clara la vecina veinteañera.

Un día consigo quedar con ella para cenar, y le digo que sí, a mí también me encanta El canto del loco, y tampoco sé por qué hay gente que los critica. Me gusta también mucho Bisbal, porque además de cantar muy bien es muy buena persona. Por supuesto, me encanta salir de marcha todos los fines de semana sin falta, e ir al cine los domingos. Me pirran las pelis de Orlando Bloom, veo todas las que hace. Me cae muy bien Belén Esteban, porque es una chica de barrio, sencilla y sincera. Nunca veo porno, es repugnante e irreal. Voy al gimnasio dos veces por semana, aunque me gustaría ir más. ¡No tengo cuenta en facebook! Pero en cuanto me conecte me haré una, es que he ido dejándolo. También le digo que creo que es muy guapa, y que no me importa la diferencia de edad. A esas alturas de la conversación ya soy casi perfecto si te ciñes a la idea que mucha gente tiene del mundo. Remato la jugada aclarando que me ha pillado en un día raro; normalmente me arreglo más.

De lo que viene luego, nadie sabe nada aparte de quien tiene que saberlo. Consigo llevarme a Clara a mi piso después de cenar. Antes de salir lo he arreglado a su gusto. Fotos de familia por todas partes, perfume, la cama hecha, los muebles colocados de la forma más estética posible. Se trata de coger tu piso y hacer que en lugar de ser práctico o personal, sólo sea común, bonito. Hasta he adquirido una lamparita de lo más mona para mi mesilla. Y sí, he comprado un gatito. Me he esforzado tanto que temo que Clara piense que soy gay.
Nos acomodamos. Le digo que tengo un vino buenísimo, me invento sus características porque ni ella ni yo tenemos puta idea de vinos. La invito a sentarse en mi sofá de tres plazas. Le cojo el bolso y la chaqueta y los llevo a otra habitación, la de las cosas de los invitados, como si lo hiciera siempre. Vuelvo y me siento a su lado, a la distancia que calculo me convierte en hetero pero no en un acosador. Ella parece relajada. Intento hacer que pasen unos cinco minutos; si puede ser, menos; es lo que llamo conversación olímpica, hablar sin más, sin contenido, dejar que el reloj haga su trabajo, que los protocolos se diluyan poco a poco. Todo va bien. Ella no lo sabe, pero ya está muerta.

Piensa en global. Soy una contradicción como todo el mundo. Pero hoy, en lugar de matar a otra gente por omisión, utilizo un cojín.
Cuando ella se ha comenzado a desnudar, le he dicho que me gustan sus pechos; es importante no decir «tetas». Ella, algo más generosa de la media por las tres copas de vino que se ha bebido, ha aceptado hacerme una cubana. No todo tiene que ser trabajo. No tardo mucho en correrme, ella acuclilla los ojos. Muchos, empeñados en que todo siempre tenga sentido, dirían que hago esto porque mi madre murió al darme a luz. No he tenido una figura materna y eso me ha trastocado. O también podrían alegar que mi padre me daba de hostias. Me pegaba y yo sin embargo sigo deprimiéndome cuando veo anuncios de cereales. Es cuando está desnuda y cree que voy a penetrarla o comerle el coño, cuando lo hago. Esto es lo que he elegido. Pagan bien. No muere nadie que vaya a curar el cáncer, y yo no me siento como un esclavo a cambio de una supervivencia cogida por los pelos. Clara deja de respirar enseguida, como si hubiera estado esperando algo así por parte de un desconocido. Por lo que me dan el dinero, es sobre todo por el trance de hacer desaparecer el cadáver. Por lo demás, no hago preguntas. Justo después, me siento como un nazi. Creo que soy un hipócrita como los demás, y más malvado, pero me siento un poco más honesto a la vez. Me veo a mí mismo como la amplificación de lo que es una persona normal. La única diferencia es que ellos no se manchan las manos de sangre. Llevo el cuerpo al baño, tengo que cortarlo, meterlo en maletas. Mis amigos y mi familia creen que soy funcionario, que trabajo lejos. Creen que El canto del loco es un buen grupo.
Cuando acabo de mutilar y ya he limpiado el baño, tengo que esperar a que sea más tarde para salir de aquí y acabar el trabajo. Pongo la tele. En la tanda de publicidad que hay cuento dos anuncios de cereales. Actualizo mi Twitter: ¡Ya tengo el nuevo de Juanes!

[La chica de la foto de abajo se llama María Escuin, es bella por dentro y por fuera, y es la editora de la revista digital A-Zeta (segundo link en el blogroll), en la que tengo el honor de colaborar junto a articulistas de verdad, inteligentes y con ideas. Encontrareis diversas secciones, entre las cuales también hay un apartado dedicado al audiovisual. Tenéis una contundente muestra arriba en el video: una obra de Luis e Ignacio Farreras Pascual, unos jovenes con ideas y promesas de dar mucha guerra en adelante. Así que ya sabéis, haced click en el enlace de arriba, A-Zeta, es una orden, y no os arrepentiréis].

Anuncios

39 comentarios en “Vidas ejemplares

  1. Es la primera vez que comento, aunque hace algo de tiempo ya que te sigo por GReader (Barbacoa, esa entrada fue la primera.). Y esta vez me he “animao” por que sin duda una vez más vuelves a conseguirlo.

    Uno de los relatos mas cortos, creo, que te he leído pero igual de bueno. Atrapante desde el inicio, y con un ritmo narrativo genial, que no deja escapar el interés hasta la última letra.

    La verdad es que aprendo mucho aquí y lo seguiré haciendo. Algo de tu estilo me recuerda a mí, aunque claro, ni siquiera es por asomo lo mismo. Eres demasiado bueno.

    Un saludo Jordim.

  2. “Y sí, he comprado un gatito. Me he esforzado tanto que temo que Clara piense que soy gay.”—> XXXD

    Brutal, como es habitual 🙂

    (y lo de El canto del loco me ha encantado)

  3. Como me gustan estos personajes que pares!!. Imagino que tus partos no serán de una horita corta, no?.

    Un placer chico!!.

    Besos.

    Ah, un día alguien me dijo que a los tios que les gustaban las mujeres con poco pecho escondían una homosexualidad no reconocida. Tiene cojones la cosa!!. Me lo has recordado cuando hablas sobre las posibles razones psicoanalíticas por las que al tipo de la historia le gustan las cubanas.

  4. Hola Jordim,

    ¡¡Qué quieres que te diga, eres un asesino con mucho encanto!! 😉

    Si te digo la verdad, no sé si tu vecina Clara, es tan gili, como para suponer, que sólo siguiéndole el rollo, con sus gustos de quinceañera tonta ( que aunque no confesemos algunas también tenemos, sólo lo digo por el Canto del Loco, lo demás paso ajajaja, aunque no seamos quinceañeras) ibas a terminar con ella, como terminaste…A lo mejor, aun viendo tu cama patas arriba, no teniendo gato y diciendo que Belén Esteban es una descerebrada, al igual que los que la siguen impenitentemente, el resultado era el mismo…¡¡Quizá te sorprenda comprobar!! que hay muchos que soreímos y no somos tontos de solemnidad, bueno a lo mejor un poco sí…

    Desde luego, salvo por tu sinceridad, no eres raro en absoluto y desde luego, de tonto, no tienes ni un pelo.

    No vengo mucho por falta de tiempo y porque olvido como llegar…

    Pero ¡¡me encanta como escribes, que lo sepas!!

    Enhorabuena.

    Un beso, Jordim.

  5. Un relato espeluznante, no podía ser menos. La revista muy interesante, el video muy chulo, se lo han currado y la editora muy guapa;P

  6. No me interesa la aceptación de aquel que no me acepta por no ser y pensar como él…
    Yo soy mi propio ejemplo, totalmente ejemplar…

    Muy buena tu entrada, mas que ejemplar… 😉
    Bsos

  7. Necio Hutopo:

    Lo de los microcuentos lo haré entre parrafada y parrafada, proximamente otros dos.

    María:

    No se trata de mí, sino del personaje. Yo coincido en algunas cosas y en otras no, y creo que no soy tan intransigente. Vamos, que el texto no trata de mi sinceridad necesariamente, más bien es la historia de un psicótico..

    Saludos a todos.

    1. Aja, reconócelo, te gusta Bisbal …

      Muy buen relato. Compacto, sarcástico y demoledor, como siempre que describes a las personas “normales”.

      Da que pensar : “Me gustan los extremos, suelo encontrar más sinceridad en ellos”

  8. Mr.! Nuevamente me enganché y con tiempo… Me ha gustado. El final Gore me impacta, pero sobre todo me deja helada la frialdad del Twitter… Buena combinación.
    Un beso.

  9. Interesante personaje. Me recuerda a un compañero de blog. Aunque éste se está amariconando… L’Amour…

    Un saludito, y gracias por el comentario del blog, aunque breve.

  10. Eres ideal para leer en los días como hoy, en los que me siento sociópata. Ha sido una coincidencia que menciones lo de tu blogroll, pq pensaba decirte algo acerca de lo variopinto en cuanto a estilos y calidad (a mi juicio, hombre, faltaría más). ¿Esos son los blogs que más sigues o haces como el personaje de la historia, que mantiene una fachada? En todo caso te comento que hay mucho blog intrascendente y sin ínfulas de agradable lectura 😉
    Por otra parte, el obedecerte pinchando en el link, me ha bloqueado el explorer, así que ya veré la página otro día. Ah, tb te he obedecido en cuando a lo de ver el video. Imagino que no estoy a la altura intelectual de lo que ahí se muestra, pero la música es tremendamente emotiva.
    Saludos.

  11. jajaj tu post me recordó, precisamente, al nombre de un grupo de esos que se forman en Facebook: “Odio que la gente que mato se lo tome como algo personal” jaja.

    Así que ya eres un “intelectual de reconocido prestigio”, cari? jaja Ya me parecía a mí que tú escribes muy bien. Pero, por cierto, en este post se te ha escapado una “h” en la frase: “E aquí el lado oscuro y también real de la vida”, así que si en la revista necesitan un corrector de pruebas, yo me ofrezco, jaajaj

    Bezos.

  12. Héctor:

    El blogroll funciona a veces por gustos y a veces por cariño, como si te echas una novia a la que le gusta El canto del loco, como la quieras de verdad -osea irracionalmente- va a dar igual.

    Thiago:

    Nunca he sabido muy bien lo que es un intelectual, pero no me mola mucho esa etiqueta.
    Procedo a corregir la errata.

    Rafael:

    Gracias por leer. Pasaré a leer tu blog con atención.

  13. Gracias por la aclaración;-)

    siempre tiendo a mimetizar, autor y personaje, y sé que no es así.
    Disculpa. Pero, a parte de lo crudo, no creas que dibujas a un psicótico jajaja salvo si lleva a la realidad la última fase, que suponía metafórica.
    Por lo demás, hay muchos que actúan tal cual lo cuentas…Bueno, que un anuncio de cereales le recuerde la muerte de su padre, que además le daba de hostias jajajaja ¡¡demasiado rebuscado para ser real!! pero ¡¡a saber!! 😉

    Otra vez, gracias.

  14. Increíble pero cierta… Noooo, espero que no sea cierta, al menos la segunda parte de descuartización y ubicación en maletas…

    Me gustó mucho ese toque de desidia, de pesimismo adquirido y soportado, por llamarlo de alguna manera, pero con un toque irónico festivo, que provoca la sonrisa continua, aunque sea un relato negro, negrísimo.

  15. Buen ejemplar nuestro amigo el destripador. Envidiables su profesionalidad y su savoir faire. ¿A quién no le gusta la gente diferente?.
    Así contado me dan más miedo los normales. Nuestro chico de los cereales realiza un buen trabajo ecológico, similar al de los buitres. ¿Cobra de algún Buen Ministerio de Medio Ambiente?

  16. Este me recuerda mucho a uno que escribí yo..Me encantan las historias así….algo de macarra tengo ^^ que cojones, soy macarra..en el buen sentido..Nunca propasaré más allá de mis pensamientos y desviaciones…Lo dicho que me ha encantado..Tienes una manera de escribir que haces que me enganche por completo…quiero leer más sobre sexo …:$ podría ser? …con finales infelices ..xD

  17. Bien hecho! Menuda gilipollas la Clara esa…. ¿Bisbal? Madre mia!
    ¿Podrías escamotear y mandarme la maleta que lleva sus tetas?

  18. no soy nadie, mi vida dista de ser ejemplar, visto lo visto puede ser una mierda porque no tengo twitter y ni muchísimo las tetas de Clara ni sus 20 años

    lo mismo esto es un seguro de vida

    por cierto, la frase de Bill Hicks es genial

  19. Vaya, siempre (siempre, siempre…) da gusto leerte. Y ahora en una revista… ¡una maravilla!
    Por cierto, tu relato que sale en el segundo número, me suena de haberlo leído aquí, al menos lo que he visto por encima. ¿O le has hecho alguna modificación?

  20. Me ha gustado muchísimo tu entrada, tienes una forma de escribir que atrapa, y eso se agradece. ^_^

    Gracias por pasarte por mi blog.

    Besotesssssssssss

  21. Mmmm, nose porq no me puso el comentario entero, en el te preguntaba acerca de la cancion del video, qe si sabias de donde es, llevo to el dia con ella en la cabeza, se qe la conozco y no caigo jajaj. Si me resuelves la duda te lo agradecería ^^

  22. Una amiga me decía siempre que “al mal tiempo, mala cara”.

    Yo no me fio de un hombre que me dice que le gusta El canto del loco y Bisbal, y que dice que no ve porno. Y veo que hago bien.
    Si desde luego así pretende meterme la polla entre las tetas (que no pechos), va muy desencaminado. Va a tener más difícil descuartizarme. Aunque si es un profesional, sabrá cómo llevarme a su terreno, no?

  23. LatitadeAlmendras:

    Obviamente todo el mundo no es como la chica del relato. Pero creeme que la tendencia va en esa direccion en mucha mucha gente… El personaje indiscutiblemente más famoso en España es Belén Esteban.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s