Vuelo nocturno

Un día de camino a casa son las ocho de la tarde y veo un avión comercial y más abajo algo blanco que cae, a lo lejos, un bulto. Pero todo está tan alto y tan lejos -el avión, el bulto- que enseguida me olvido del asunto. Luego al día siguiente hay un agujero de trescientos metros de diámetro a unos cinco kilómetros de mi barrio, en un polígono industrial. Y sólo está el agujero, no hay nada, no encuentran nada, no hay una piedra espacial ni nada parecido. Y yo asocio el tema del avión y el bulto blanco a aquello, pero decido no contar nada a nadie porque la cordura y la no-fantasía están tan de moda que no quiero que me tomen por loca. A todo esto, el avión que yo vi -está constatado- ha desaparecido, no ha llegado a ningún sitio, ni ha aterrizado ni se ha estrellado ni hay resto alguno de él. Con lo cual las familias de los tripulantes piden explicaciones y nadie puede dárselas y yo sigo sin hablar de lo que vi porque nadie más dice que lo vio (si lo vieron). A los tres días del avión y el bulto todo sigue igual y yo decido escribir un diario de todo lo que ha pasado, incluido el hecho de haber visto lo que vi y que no lo he contado y que los medios no paran de hablar del tema sin saber que había algo blanco cayendo que quizá tiene relación con el avión y el agujero, o quizá simplemente era una bolsa de plástico volando que yo confundí con algo que estaba más lejos y era más grande y sobrenatural.
Al paso de los días, o más bien de las semanas, se comienzan a celebrar funerales en los que no hay cuerpos; la gente llora y no se explica el suceso y yo sigo actualizando el diario despreocupada porque lo más cerca que están mis padres de leer algo tiene que ver con los prospectos de los medicamentos que toman.
Tengo dieciséis años y me gusta un chico de mi misma edad que no se la casca pensando en chicas como yo. En el diario que escribo, poco a poco, voy incluyendo datos personales que son aburridos y grises que tienen que ver con ese chico que nunca se la casca pensando en chicas como yo, que tienen las tetas tres veces más grandes que las chicas que sí alimentan fantasías, pero el culo también. Me cabreo fácilmente y los adultos dicen que es una fase, pero ellos a la más mínima se están cagando en todo, basta con que el coche de delante no arranque enseguida cuando el semáforo se pone en verde. De todas formas luego sonríen y te dan lecciones sobre la vida y, con todo, son muy a menudo tan desgraciados como la chica gordita que está empezando a madurar y cuyas fotos hacen que la gente diga cosas como «qué simpática…», para rápidamente cambiar de tema y rajar sobre alguien que no esté presente o volver a hablar sobre el avión y el bulto y Donnie Darko y lo emocionante que es la vida cuando te quedan bien los bikinis y no eres adolescente ni neurótica y te gusta lo que les gusta a todos y no pareces rara porque conoces al menos a más de cincuenta gilipollas que hayan pasado por Gran hermano. Etcétera.
La vida en el colegio es una sucesión de preguntas trascendentales que no me veo preparada para responder. Todos los adultos te agitan y abofetean -metafóricamente hablando- y te dicen que tomes ya decisiones si no quieres ser una desgraciada y acabar de camarera o pordiosera o puta o vendedora. Hablan de forma atropellada faltando al respeto a tres cuartos de la humanidad mientras te siguen agitando y abofeteando cada vez más fuerte mientras tú, aturdida, cada vez te sientes más confusa y más ansiosa por leer la guía Tab (guía práctica para suicidas) y ver qué posibilidades ofrece. Creo que sé lo que me gusta pero sé que eso no les gustará a los demás, tan responsables y “satisfechos” con sus asentadas vidas de poesía barata cebada de tópicos. Ni siquiera sé comenzar una conversación sin decir algún taco o aniquilar sin querer el modo de actuación de la gente que me rodea. Ver el ejemplo número uno en mi hermano: treinta años, un bebé. Cada vez que le veo por la calle o en situación de no-disimulo, parece que quiera hacerle una mamada a una pistola cargada. Él fue un hijo ejemplar. Pero esto se está volviendo muy personal. Así que volveré al avión y el bulto y la gente desaparecida y el morbo y el capullo que nunca querrá follarme.
Ese idiota, el que me gusta, es un buen chaval, pero sí, es delgado, incluso fibrado; es el típico tío que gusta a todas. Lo cual, supongo, no me hace mejor que esos que cuando ven una foto mía intentan saltarse media hora de golpe. Soy la misma escoria que ellos. Seguramente la publicidad y el cine y los patrones estéticos a seguir han calado en mí igual que en cualquiera. Pero desde hace tiempo, el haber visto aquel bulto blanco, me hace sentir especial.
Pasan cinco meses y ya está todo el mundo enterrado y a los medios ya no les interesa el tema, es como si no hubiera pasado. Debe ser jodido ser familiar del pasajero de un avión desaparecido y que los mismos periodistas y presentadores que trataron la noticia, esas mismas bocas, ahora hablen de lo que sea, pijas que se han operado el culo o mascotas de famosos. Cada día me levanto y me acuerdo de todo; he buscado más de una vez el ser testigo de algo extraordinario, algo que me descoloque y me haga dejar de ser atea. Algo así. Me daba igual si era ver al fantasma de mi abuela o ser partícipe de una ouija en la que el vaso no lo moviera tu amiguita Sarita la flipada.
Lo mejor de todo es que no hay respuestas, nada se ha solucionado, no hay Explicación a la que todos puedan aferrarse y sentirse una vez más Realistas y Adultos. El cinismo que más se lleva, el que está solapado y mezclado con el Comportamiento Ideal a seguir, no puede arrojar luz a la cuestión del avión. Es genial, es fantástico, y lo mejor de todo, quizá es una señal y simplemente dios abrió la boca en el horizonte y se tragó ese vuelo comercial; podría ser eso o que ahora esos familiares muertos estén en el pasado, quizá veinte años atrás, buscando la forma de volver a sus rutinas modernas. La conclusión es que, joder, al fin ha pasado algo interesante, algo que escapa de los putos pequeños detalles que se supone deben hacernos felices a rabiar a todos. Ahora vivo en una especie de viernes metafísico eterno.
Y sí, hay unas cuantas familias que están sufriendo, intentando superar la tragedia sin ni siquiera saber qué coño pasó. Pero esa clase de sufrimiento ajeno nunca nos ha impedido disfrutar a los demás de los ratos de entretenimiento que la desgracia lejana nos ofrece tan generosamente. Por todo esto es por lo que yo jamás conseguiré follar con aquel chico, ni me echaré jamás -si puedo evitarlo- un novio que no moje mis bragas sin tocarme.
Este es mi mundo, profesor. Y también el suyo.
No he querido extenderme mucho en ciertas cosas en cuanto al colegio. O no quería. Pero la putada de tener que escribir «algo», como usted dijo, para llegar al cinco en la signatura es algo que me ha puesto la ocasión en bandeja de oro; teniendo en cuenta que además usted es otro de esos tipos gordos que seguro ha sufrido las consecuencias de serlo; ¿no deberíamos apoyarnos entre nosotros en esta sociedad tan puta y esclava de lo superficial? Ya, ya sé que el ser guapa o fea no tiene nada que ver con la clase de lengua, pero usted seguro que me entiende. Puede que haga años que nadie le llamaba gordo. Pues ha vuelto a llegar el momento. Es usted un puto gordo seboso de mierda con quien jamás me desnudaría en la misma habitación, y lo sabe. Seguro que su mujer se aguanta las arcadas cuando follan y cierra los ojos y se imagina que está con alguien no-repulsivo. Llevo todo el año haciendo estos trabajitos, redacciones, relatos, o lo que sea que se le pasara por su horrible cráneo de gordo. ¿No quería un texto surrealista? ¿O al menos que lo intentara? Ya puede coger el avión, el bulto blanco, los muertos y toda la pseudo basura que se ha leído hasta llegar aquí y metérselos por su culo caído de gordo. Estoy hasta las narices de sus clases y de lo sabio que es. Ya puede volver a reunirse con los otros profesores y volver a llamar a mis padres para hablar con ellos conmigo delante: pero recuerde que le observaré. Sé cómo mira a mi señora madre, y no me gusta un pelo, me saca de quicio; ya sé que ella sí es delgada y guapa, siempre lo ha sido, pero si se le ocurre la gran idea de leer esto en voz alta…: Mamá, a este profe gordo le encantaría que te sentaras en su cara o te mearas en su boca. Y si por el contrario quizá todo esto es muy ofensivo y no lo lee el profe gordo, recuerda mamá que a los otros dos potenciales también les encantaría, e incluso a la única mujer que nos da clase, en mi opinión una lesbiana reprimida con hijos (biológicos): ¿no ha debido ser fácil llevar una vida falsa, no, Ingrid?
Creo que ya no me dejo a nadie. Bueno, tengo muchos compañeros y compañeras que son tontos de remate, pero ya se da por hecho con la edad, y además seguramente después de esto ya no vuelva a verles. (Tengo que acordarme de eliminar mi cuenta de Facebook). Vaya, esto sí ha sido una vuelta de tuerca, eh… A usted le gusta este rollo, hace que le fluya la sangre por su micro-pene de gordo; ya sabe a qué me refiero, todo eso de que en un relato todo debe ir destinado a un buen desenlace. Pues aquí lo tiene, todo esto es el final de mi historia real con esta escuela de pijos y putas. Por cierto, esto es un tiro a ciegas, pero supongo que no es cierto eso que dicen de que le van los niños, ¿no? Aunque tiene que reconocer que siempre lleva una Biblia encima, pillín; he visto cómo la hojea y la toquetea cuando estamos haciendo algo en clase; ¿es una especie de fetiche? No sufra. La verdad es que no me importa si es un toca-niños, y tampoco me extrañaría, de hecho cumple con los rasgos típicos de esos tíos que salen en fotos por la tele cuando se destapa una red de pederastas. Desde luego, si hay algo que a la gente le dé más asco que un gordo, es un gordo pederasta. Entiendo que quiera ocultar esa faceta, es ilegal, y al fin y al cabo los niños ya crecerán y les putearán como para encima meterles traumas tan pronto. Sobre todo si son gordos. Pero no se preocupe, si es tan discreto como dicen puede que no le pillen. Como profesor (aunque a mí no me engaña) da bastante el pego. Aunque me imagino que los idiotas de quince y dieciséis años no le interesarán. Usted es más de extremos; mi madre, los párvulos… No crea que yo no tengo parafilias, lo cierto es que fantaseo con que alguien esté dispuesto a beberse mi pis algún día. Lastima que el “chico que me gusta” antes mencionado no exista. Pero no crea que soy una degenerada, si alguien se bebiera mis pis yo estaría dispuesta a beberme el suyo; sé corresponder a ese tipo de… uhm… ¿cariño?… ¿Se aburre? ¿Ha dejado de leer cuando lo de los niños? No creo. Si lo que piensa hacer es quemar esto, sepa que he hecho más copias, las he metido en los bolsos y la carteras de los otros; ¿nunca han pensado en cerrar con llave la sala de profesores? Definitivamente, creo que esta es mi mejor obra, ¿no cree? Surrealista, misteriosa, autobiográfica, extrabiográfica, con niños, madres buenorras, tacos, pis… Es jugosa para todos, incluso a los que son como usted les puede inspirar y animar a revisar sus archivos de porno infantil. Como ya dijo una vez, puedo ser una “autora total” si quiero; aunque ya no sé si es que creía en mí de verdad o si es que aún era muy pequeña y se trataba de flirteos. Como habrá visto, he pasado de sospechar de su pedofilia a afirmar directamente que a usted le va lo de levantarse en camas mojadas (vaya… no es la mejor forma de decirlo en mi caso). Y ahora pasará a entender por qué todos tienen una copia de este escrito (sí, mi mejor obra). Todos esos pasillos a oscuras del colegio cuando se hace de noche pronto en invierno, pues verá, no podía esconderse en ellos aunque pensara que sí. Quienquiera que sospeche de este gordo (es decir, cualquiera…), que hable con la popular y pizpireta Violeta, la niña de segundo a quien estaba metiendo mano aquí el caballero de los “trabajos para subir nota” en los vestuarios femeninos del gimnasio cierto día de lluvia intensa y supuesta soledad de hace unos meses (¿ve? si al final tendrá razón, en cuanto me despisto me sale la escritora).
Esto le estará pareciendo una putada. No sé… siempre puede alegar que es todo ficción… Si es que… si no fuera por la fama que le precede… Puede consolarse con la idea de que ahora todos sus compinches sabrán que me va lo del pis; aunque claro, al no ser ellos asalta-cunas como usted… ¿Cómo lo llaman los de su calaña? ¿Amor a los niños?…
Quién le iba a decir cuando se estaba preguntando dónde habría ido a parar el avión, que en dos o tres minutos tendría que elegir entre la cárcel o el suicidio, verdad… Porque, con todo respeto, no le veo yo huyendo; no está en forma para pasar desapercibido poniéndose una gorra o una barba de pega, ni siquiera creo que tuviera fuerzas para conseguir pasaportes falsos y llevar una de esas vidas que luego alguien escribe y acaban siendo una peliculilla poco más que entretenida… Si ahora consiguiera verse el pito cuando se sienta, quizá tuviera una oportunidad… Sí, ya sé que yo no soy una sílfide, ni tengo siete años, pero no creo que se me pueda considerar algo más que Rellenita. Sepa que a algunos tíos les mola mi rollo. A mí al menos el sujetador me sirve para algo; aunque lo cierto es que usted casi podría llevar uno…
Bueno, no quiero poner más el dedo en la llaga. Reconozco que esto me divierte, lo cierto es que los enfermos hijos de puta como usted son la salsa del planeta Tierra. Que nadie le niegue nunca eso. Todos disfrutan con las historias escabrosas reales excepto las víctimas. Claro que, sólo es mi opinión. Me gustaría saber qué final le hubiera dado usted al relato del avión y el bulto misterioso, o si cree que la parte en que desarrollo esa idea está bien escrita. ¿Quizá demasiado minimalista? ¿Me he pasado de fría? ¿Qué dirían Tom Spanbauer o Amy Hempel? Sabe, creo que también me bebería el pis de Amy Hempel, esa tía ha hecho que me plantee la heterosexualidad casi como una enfermedad; ¿se ha fijado en los chicos de mi generación?, por dios…
La verdad es que sé más o menos qué final le habría dado yo al relato, seguramente algo a medio camino entre lo masticado y lo acomodaticio. Es decir, sin respuestas. Pero me gusta la idea del viaje en el tiempo. Ya sé que está algo manida, pero siempre he pensado que si hay algo que puede desparecer -aparte de las niñas secuestradas, etcétera- es un avión. Un avión puede esfumarse, cada vez estoy más convencida; la gente no debería tenerle miedo a las turbulencias o los accidentes, lo que deberían hacer es rezar para no acabar en el siglo XV, atrapados. Seguro que usted cogería ese vuelo ahora, aun teniendo que pasar toda la tarde en el aeropuerto, con retrasos y teniendo que salir a la calle a fumar. No parece algo tan malo. Quizá yo también iría, le acompañaría. Ya sé que debo ser demasiado mayor para usted, pero quizá podría mirarme mear algún día, a lo mejor si encuentra otra parafilia consigue olvidarse de los niños. Puede que la coprofagia… O ¿ha probado a vestirse de mujer? Sabe qué, olvide lo de la coprofagia, yo no tendría estómago.
Esto es todo, va a acabar como una especie de ensayo poco inspirado, lo que escribiría un David Foster Wallace encerrado en un ascensor y aguantándose el pis. Le diré una cosa: mi sueño es ser un robot, una chica robot, el modelo avanzado de una mujer cyborg que no tiene que asimilar nada, sólo actuar. Aunque claro, debería ser Water Resist como los relojes, si no a ver cómo cumplo yo mis fantasías.

[Arriba, trailer de “Somewhere”, nueva peli de Sofia Coppola. Una vez dije que no podía entender cómo una peli como “Lost in translation” podía no sólo no emocionar a cualquier adulto con un mínimo de sensibilidad, sino que además algunos decían que les aburría. Y si no puedo entenderlo es porque, en todo lo que tiene que ver con el cine de esta mujer, sólo con el modo de iluminar las escenas y colocar la cámara, ya consigue ponerme alerta, entro de cabeza en una especie de cuento de hadas adulto con banda sonora indie. El reto de “Somewhere” (que parece a todas luces una continuación del espíritu de “Lost in translation”) es que la película siga entrando como el agua y siga quedándose dentro de ti como una bala alojada en tu cabeza que no ha conseguido acabar contigo. De momento, la Coppola tiene toda mi confianza. En el reparto, un rescatado Stephen Dorff, y Elle Fanning (foto).]

Anuncios

32 comentarios en “Vuelo nocturno

  1. Te ha gustado la idea de la guía Tab, por lo visto. Podrías escribirla algún día.
    En cuanto a la historia… Wow… Vaya giro, quién lo habría dicho. Estaría bien ver la contestación del profesor, porque la cara ya nos la imaginamos. ¿Tal vez meándose en los pantalones?

  2. Un gusto leerte, me he imaginado ser yo quien vio el avion, ..el bulto y me dio miedo, …..prefiero leer poesia y no fantasear en ser una abuela robot. Te dejo un beso, cuidate mucho.

  3. Joder, lo de la mamada a la pistola cargada, me ha impactado. Poesía pura.
    Me encantan tus historias; bueno, lo que de verdad me encanta es cómo las cuentas.
    “Lost in translation” yo me la compré. Me parece una película muy intimista. Sí me gustó. Ahora me apunto la de “somewhere”. He de decirte, querido, que he ido a ver muchas de las peliculas que nombras y recomiendas (aún sin haberlas visto, tú, me refiero); y algunas de ellas como “El libro de Eli” por ejemplo, me han costado la mofa y burla de los que me rodean por varias semanas. De la de Kick ass, ni hablamos; lo único la niña. No obstante, iré a ver “somewhere”.
    Un abrazo.
    (Por cierto, el “sino” del final va separado)

  4. Gata:

    Dile a tus amigos que no tienen ni puta idea … 🙂

    Sobre Lost in translation para mí no hay discusion, creo es una de esas pelis que dividen a los que de verdad les gusta el cine y los que lo ven solo como un mero entretenimiento.
    “El libro de Eli” era una recomendación muy personal, una peli que vista tal y como uno ve “Abierto hasta el amanecer” o “Posesion infernal” me parece más que lograda, pero obviamente si te la tomas en serio no hay nada que hacer.
    Y en cuanto a Kick Ass, tres cuartas partes de los mismo, pero mejor, no me aburrí ni un solo minuto, y creo que tiene algunas escenas gloriosas.

    Vaya que, a riesgo de parecer muy pedante, creo que cada peli hay que verla como lo que es, ni más ni menos. Nunca he creído que todo se reduzca tan solo a una cuestión de gustos.

    Un abrazo.

  5. Joder yo en Kick Ass me aburrí muchísimo. Sólo mejoró el cuarto de hora del final… Sería porque fui domingo por la noche y estaba molida, pero hasta intenté dormir ya que tenía que aguantar estar ahí. Y mira que a mí el Cage me gusta, pero joder… En serio que lo único que salvo es a la niña.
    ¿Cómo que no todo se reduce a una cuestión de gustos?; yo creo que sí; cuando pago por que me entretengan y no por que me instruyan, sí se reduce a una cuestión de gustos. Y yo al cine, lo confieso, voy a entretenerme.
    Kick sses.

  6. Gata:

    El cine es un arte, y sí, puede hacerse solo para entretener, pero para muchas otras cosas también por dios, emocionar, hacer pensar, ponerte patas arriba, etc etc etc etc… y sí, incluso se pueden aprender muchas cosas… Podría hablar horas sobre el tema e ir calentandome paulatinamente, pero paso.
    Pero claro, si vas un domingo cansada y en contra de tu voluntad (dices que intentaste dormirte …) … es casi como una autoviolación..

    Cuestión de gustos??.. solo hasta cierto punto muy concreto. No ve igual una película alguien que ama el cine, ve cine casi a diario (y de todo tipo), y hasta lee sobre cine, que alguien que ve una peli igual que jugaría una partida de dominó. Es como si me dijeras que da igual que mire al cielo de noche un astrónomo o Fulanito de tal (creo que se entiende la analogía…).

    Y por Dios, no te creas eso de que el cine es solo Entretenimiento, eso solo es lo que quieren que creas, es más fácil producir una mierda pinchada en un palo que una peli de verdad; si aborregas al publico no tienes por qué arriesgarte y hacer algo auténtico.

  7. Ya,ya,ya; pero querido, es que yo no hago cine. Yo soy una consumidora. Y la opción de no buscar que me instruyan con el cine me parece muy válida. Todo eso que planteas se lo tienen que plantear los que HACEN cine; o sea, ” a ver si consigo transmitir esto o esto otro” o “a ver si consigo que la peña reflexione sobre tal cosa” o ” a ver si consigo que se emocionen” o “joder, cuantas ganas tengo de contar esta historia…”. Muy bien, muy bien: pues a ver si lo consigues. Yo, voy, con mi entrada pagada y mi buena voluntad a ver qué me cuentas. Pero jamás he tenido la actitud de haber pagado una matrícula a un curso. Yo, voy al cine porque me apetece; y sí, voy en plan “a ver qué me cuentan”. Trabajo de que yo salga de allí orgásmica perdida es de todos los que hacen la película, pero no mío. Ahí, y por una vez, soy pasiva total, bueno total total no, ya que tengo que prestar atención, y, si me apuras, mostrar una actitud receptiva; pero nada más ¿eh?, no tengo porqué ser comprensiva, ni nada. La película ya está hecha y a mí o me gusta o no.
    Y ahora podría yo hablar horas sobre el tema de “¿y qué es “lo auténtico”?, pero paso también. No veo que esté reñido lo de amar el cine con recurrir a él como entretenimiento. También el teatro es un arte y podrían atribuírsele todas las bondades que le atribuyes al cine, y sin embargo, también lo considero antes que nada, entretenimiento. No he dicho SOLO entretenimiento; he dicho fundamentalmente, objetivo primario, vaya.

  8. Gata:

    ¿Y qué tiene que ver que no hagas cine para que entiendas el cine como lo que es? (¿Quien no cocina se conforma con comer arroz blanco todos los días??)
    Yo hablo de disfrutarlo en todas sus formas y posibilidades; si tú solo quieres etretenimiento, pues adelante, pero eso para mí es como acostarse con alguien que quiere sexo desenfrenado y darle solo un beso en la mejilla…

    Luego, obviamente si eres pasiva total a la hora de ver una peli, eres el publico potencial que se busca hoy en día, pero yo particularmente prefiero no formar parte sólo de ese público… Y cuanto más publico haya así, peores serán las películas (ya cuesta encontrar alguna buena en multicines. La primera en taquilla en España esta semana es una tontería de un perro que habla…).

    Algo autentico es algo (teniendo en cuenta que hablamos de arte) que no está hecho sólo para recaudar, sino con algo de alma también (¿es fácil de entender, no?)

    ¿Que tu opcion es respetable? Claro que sí. Pero a mí de vez en cuando también me gusta que me sacudan y me revuelvan cuando voy al cine, y no salir siempre de la sala y al día siguente no saber ni qué hice la tarde anterior. Y sí, todo este discurso también se puede aplicar al teatro, la música, etc. Nadie ha dicho que no (y obviamente son disciplinas artísticas que también pueden ser emocionantes y fascinantes).

  9. Desgarrador. Viva la literatura. Justo empezaba a verle la conexión con Wallace y lo citas. Bastan cinco palabras para decir “Jordi, escribes de puta madre”. Me gustaría ser más crítico, incluso cada vez me da más vergüenza no escribir más que halagos, pero me veo incapaz de aportar nada constructivo en términos literarios.
    Por cierto, cuando dijiste que seguías experimentando, ¿te referías, entre otras cosas, a la abstracción y el tiempo? Percibo cierta influencia Kubrick y eso me inquieta como a un niño la víspera del seis de enero.

    Pd) Me ha gustado mucho el trailer… sobran las palabras.

  10. Jordim, ¿y qué tiene que ver que el libro de Eli me parezca una tomadura de pelo para que yo no entienda el cine como lo que es?
    Oye querido que no me pillas ni de lejos ¿vale?. Lo mismo es culpa mía, (que no me pilles, digo), pero a veces parece que te metas una idea en la cabeza, y ya, da igual lo que te diga que de ahí no te bajas.
    A ver, te digo algunas de mis películas favoritas, y ya a partir de ahí me llamas ceporra y no amante del cine y todo eso (“El libro de Eli” es una tomadura de pelo impresionante; no obstante, el malo, es de los mejores malos de la historia y un actorazo; vale. Pero la pelicula a mi no me gustó, es más, hasta me cabreó. “Kick Ass”, reitero, vale la pena por la niña, lo demás: KK la vaca; y ahora te digo yo mi selección, y tú si quieres vomitas, que me da igual, no van a dejar de gustarme por mucho que me digas) :
    BAGDAD CAFÉ
    CALABUCH (y todas las de Berlanga)
    AMANECE QUE NO ES POCO
    CASABLANCA (Me sé de memoria esa película)
    DR. ZHIVAGO
    EL CAZADOR
    HECHIZO DE LUNA
    EVASIÓN O VICTORIA.
    LOS GRITOS DEL SILENCIO

    (Bueno, tengo bastantes más)

    Eso son obras de arte para mí, y me revolvieron y todo eso que dices. Pero yo al cine voy en mi tiempo libre ¿sabes? , vamos, que no forma parte de mi oficio ver películas; ya me gustaría (supongo), pero no.
    Y luego estan los trabajos individuales en una película; por ejemplo,shutter (o como se escriba) Island, no va a ser de mis películas favoritas, pero la actuación de Leonardo Di Caprio sí. A Michael Caine, no lo he visto mal jamás; me gusta siempre. Pues a eso me refiero. Que lo mismo pensamos igual, pero tú sin más, te subes a la figuereta y ahí te quedas.
    Y yo en realidad, lo único que te he dicho es que hago caso a tus recomendaciones, a pesar de que algunas no me han gustado. Eso es lo que he dicho. ¿Y qué pasa? A ver de qué, tu gusto tiene que ser superior al mío, vamos a ver.
    ¿Ves como sí es cuestión de gustos?

  11. Gata:

    Yo no hablaba del El libro de Eli ni de Kick Ass ni de listas maestras, sino de que has dicho que sólo buscas entretenimiento cuando vas a ver una peli.
    Y no hay gustos mejores o peores, sino gente con algún criterio a la hora de ver cine y otra que no lo tiene; con más, o menos background, como lo llaman ahora. Por eso creo que no es completamente cuestión de gustos, ni de lejos, toda película tiene una ambicion distinta y busca un espectador concreto, etc. Hay películas con muchos niveles de percepción, con las cuales el espectador más cinéfilo puede comulgar, mientras el que no lo es tanto simplemente se aburrirá o se cabreará, nos ha pasado a todos. Y eso está al margen de gustos, eso tiene que ver con el interés y el “entrenamiento”, por decirlo así, que tiene cada uno como espectador. Hay muchos niveles de exposición y de percepción; esto no es como preferir el color azul al rosa.
    Buena lista de pelis por cierto.

    Joaquin:

    Gracias por tus halagos.
    En lo de “investigar”, busco hacer de vez en cuando algo nuevo, que profundize en temas nuevos en relación a lo que he escrito hasta ahora. Lucho por no repetirme a nivel temático, y es una árdua lucha 🙂

  12. Pues a mí me parece que todo el mundo tiene algún criterio para ir al cine y después para encontrarse con que la pelicula les ha gustado o no.
    Lo que pasa es que, según el bagaje cultural de cada uno (venga, vamos a ir por ahí), los criterios (ya que no te gusta lo de los gustos) son distintos.
    A mí David Bisbal me pone de los nervios. Y reconozco que en gustos musicales, en algún momento de soberbia y engreimiento, me he considerado superior a mucha gente. Pero ese problema es mío. A lo mejor soy una snob; ¿por qué he de decir que a quien le guste Bisbal es un hortera? . Seguramente no he de decirlo (aunque lo piense), porque cada persona tiene su cultura y su ambiente y sus vivencias y lo mismo es un bailongo ¡y le gusta Bisbal!. Pues vale. Porque lo mismo la equivocada soy yo y resulta que tengo una incapacidad auditiva, para poder disfrutar de algo que miles de personas disfrutan con deleite.
    Lo que te digo, querido, es que lo llenas todo de espirales lingüisticas, y acabas mareándome.
    Bona nit.

  13. Vale, te he contestado y tú no habías acabado el comentario. ¿Ves como me mareas?
    Mi nivel de percepción puede ser la hostia, que como el mensaje de la película sea fascista, racista, misógino, o de secta religiosa, yo me voy a cabrear. No vale eso de “Eh, que soy lo más en cine ¿eh?, que como no te guste mi película es que no eres un iniciado”. Pues yo`pienso “ves a fer la má”, y si no me gusta tu película, no me gusta.
    Esto tiene paralelismos con el arte moderno.
    Y me voy a la cama.
    Bona nit, again.

  14. Gata:

    Decir que Bisbal es un hortera, etc, es simplemente es describir una realidad, ahí no hay snobismo que valga; si hay gente que escucha a Bisbal es porque tiene la maquinaria de publicidad que tiene detrás. Punto. Y de ahí viene el criterio, de saber decir: esto apesta, reconozcamoslo y pasemos a otra cosa.
    En cualquier caso, si ver pelis de Haneke y escuchar a Radiohead me convierte en un snob, pues prefiero ser un snob.. Y eso no me hace superior a nadie por supuesto, pero al menos sé que la calidad está al margen de los números y lo que se cuenta por televisión (que ya es mucho).

  15. Gata:

    Ya me dirás qué películas o arte moderno hace apología del fascimo, porque así no te puedo contestar… (aunque no se si quiero saberlo, porque una vez saqué en el blog una foto de Jordan Capri desnuda y te faltó timepo para hablar de mafias y prostitución; a saber lo que te parecerá fascista, misógino etc.). Lo digo porque hay muchas películas ambiguas con las que mucha gente aprovecha para sacar a colación reivindicaciones que poco tienen que ver con dichas películas (El club de la lucha, La naranja mecánica, y un largo etc.)
    Y sí, siempre puede pasar que la percepción de uno sea la que esté equivocada, de hecho es mucho más probable eso la mayoría de veces que no que una peli se panfletaria en términos muy extremos. Muchas veces, de hecho, da mucha vergüenza ajena estar en una sala de cine y oír comentarios de gente que no se está enterando de absolutamente nada, que están a mil kilómetros de la película…

  16. Bueno, si todavía te duele lo de Jordan Capri, es que algo te revolvió.
    Creo que, llegados a este punto, una de dos:
    1) o continuo leyendo todo lo que escribes, porque a mi me gusta leérte (y vengo sin ningún criterio, excepto el de que me gusta cómo escribes), pero no vuelvo a comentar nada nunca más en la vida,

    2) o me invitas al cine.

    Abrazos.

  17. Gata:

    No me duele lo de Jordan Capri, sólo lo he recordado por ese comentario que has hecho hablando del arte moderno y el fascismo y no sé qué, que me ha encajado por alguna razón con aquello..

  18. Diossss como me hubiese gustado escribirle eso a ciertos profesores, claro que para ello primero tendría que haber sido consciente de muchas otras cosas antes. No cualquier adolescente es capaz de escribir así, a no ser que tú seas un adolescente, claro! Besos

  19. Hasta leer lo de la pedofilia, estaba pensando que me hubiera encantado haber escrito una carta así a mi profesor o a mi jefe…
    Luego se volvió más seria y justificable.
    Genial.

    Besos.

  20. Para mí que esta chica está enamorada de su gordo profesor seboso y ya no sabe lo que hacer para llamar su atención, jajajajajajjaja!!! Me ha encantado todo, pero la última frase es genial!
    Besos felinos.

  21. Para el nivelazo que sueles tener, esta me ha parecido más bien floja.
    La he visto bastante sosilla, comparado con el resto de cosas tuyas que he leído. Ojalá pudiera ser más constructivo, pero no sabría decirte fallos puntuales, ha sido más bien una impresión general, como si hubieras cogido dos historias inconexas y las hubieras forzado en un mismo contexto.

    Lo dicho: pudes (y sueles) hacerlo mucho mejor.

    Un abrazo!

  22. Algo bueno tenía que tener la vuelta a la rutina, y es poder leer de nuevo tus relatos.
    Un giro sorprendente en la historia. Me encanta, la verdad es que siento envidia (de la sana, si es que eso existe) de lo bien que sabes expresar las ideas, meterte en la piel de los personajes para hablar por ellos, y de la imaginación que demuestras en cada nuevo relato.

    Respecto a la peli que recomiendas. La apunto.
    Me avergüenza un poco decir que vi lost in traslation y soy de las que no le vio nada especial, pero pienso que cada película es adecuada para un momento concreto, así que volveré a darle una oportunidad. Quizás me pase como con eduardo manostijeras, que de pequeña la odiaba.

    En cuanto a la manera de ver el cine, creo que es algo muy personal. Yo no tengo tiempo para ver demasiado cine, así que intento seleccionar las películas que veo, y cuando lo hago lo hago con todos los sentidos, no puedo considerar una película como buena (para mi) si no me ha hecho sentir nada especial, si no me ha removido por dentro o me ha hecho recapacitar sobre algo.
    Para mi es como la música. Hay pelis que te entretienen y están bien y punto, y pelis que te hacen sentir mucho mas que simple entretenimiento.

    1. neko:

      Como siempre digo, gracias por pasar y leer.
      Y en cuanto a Lost in translation, no sé qué edad tienes, pero sí puede pasar que alguna buenas películas, al ser muy joven -o al verlas en un momento poco apropiado- te pueden causar incluso rechazo; de hecho no es una película nada comercial, más bien al contrario. A mí de todas formas, al verla por primera vez (debía tener 22 o 23 años, no sé) me impactó por su serenidad y por su increible final con el susurro; y ahora ya no sé las veces que la he visto..
      Definitivamente me parece mucho más que entretenida.

      1. Creo que ambos somos de la misma quinta, así que no es cuestión de edad. Fue tal vez el verla “obligada” lo que me hizo verla de una manera distinta, ya te digo que no es la primera vez que me sucede, y algunas películas no se merecen una segunda oportunidad, ni siquiera deberían haberse visto una primera, pero esta es de las que sé que podrían gustarme y aun así me decepcionaron.

        Aun me tengo que poner al día, escribes mucho como para irse semana y media jordim 🙂

  23. Me encantaron tus mini cuentos enfermos y adoro tu forma de escribir, aunque desafortunadamente no tengo tiempo suficiente para ir al día con ellos, espro que no te importe.

    Un besote

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s