Voluntad

Rufino no puede dejar de mirar a las crías sentado en el banco del parque. Tiene sesenta años y siempre, toda su vida, ha mirado a las niñas. No es que los niños no le gusten, pero le gusta más mirar a las niñas. Rufino se casó con veinte años con una mujer mayor que él, por aquel entonces ya se sentía culpable. Tiene dos hijas a las que miró en su momento, y una de ellas tuvo dos hijas más a las que le encanta mirar los domingos cuando vienen con su madre a comer a casa. Sueña con niñas, de cinco años, de seis, no más. Pero Rufino cree que podrá aguantar toda su vida sin llegar a tocar jamás a una.

Anuncios

13 comentarios en “Voluntad

  1. …pasé por ese parque, una tarde, iba pensando en mis cosas, y me encontré, con ese ojo avizor, arrugado, malpensado, triste y amargo.
    En el mismo parque avía un puesto de golosinas, recuerdos y algún que otro juguete.
    Cuando tropecé con su cruel mirada, no lo dudé un instante, del traje de pirata, cogí el parche y se lo tuve que dar a Rufino, para consolarle, de la peor de las maneras que pude en ese momento…no tenía más que eso, y a mi meñique.No conoces la fuerza de mi meñique que hasta la punta de él está pendiente de mis pequeñas, no se si la conoces, pero trás utilizarlo en su ojo, por eso tuve que comprarle ese parche… me queda el otro…el otro meñique, en perfecta forma física…no quedan más parches en el disfraz ese de pirata, ni más disfraces en el puesto ese de juquetes… tampoco leuros en mi bolsillo para malgastar, sólo mi otro meñique en forma. Rufino ya no sufre.

  2. Rufino es carne de esas crónicas de sucesos donde vecinos, familiares y allegados comentan, ya ocurrida la desgracia, aquello de “no lo entiendo, era una persona muy normal, muy educada y atenta, muy querida en el barrio”.

  3. Esa mirada le pone el toque final al desprecio que nos despierta ese personaje…lamento no poder decir que también me despierta lástima. En ese tema soy intransigente y no acepto consideraciones ni atenuantes!

  4. Tema escabroso el tocado aquí….
    Solo siento repugnancia y lástima. Cómo no sentir lástima por un personaje de mente enferma.

    Por cierto, que ni había oido sobre la película Happiness…

  5. Joder, no conocía este blog pero me lo apunto, claro que si, pero dejemos de chuparnos las pollas, con perdón, no soy el señor Lobo. Pobre Rufino, sin dioptrías y sin el mal de las cataratas, su gran visión es su mayor castigo, jeje. Me seguiré pasando, saludos.

  6. Rufino ha llegado a los setenta años sintiendo deseo sexual por los niños pequeños -una perversión- y absteniéndose de tocarlos? ¡Bravo por él! ¡Sí señor, con dos cojones! Necesitamos más hombres como él en el mundo, gente con su valor y su honestidad (no con su perversión, claro), con su respeto a los demás y con el amor tan grande que demuestra, que le ha hecho pasar toda su vida sufriendo los tormentos de la tentación y reprimiendo sus deseos para no hacer daño a nadie.

    con lo fácil que sería tocar, sólo tocar.. un bracito; un hombro; un codo; así no se hace daño a nadie, tocando sólo un poco.. ellos no se darían cuenta ¿como iban a imaginar que el viejo Rufino, que al descuido les ha rozado un brazo, va a guardar en la mano ese calor, ese tacto terso y suave muchas horas, tantas como pueda….? Pero no, Rufino teme que si empieza no pueda parar. Teme hacer daño, hacerse daño a sí mismo y contiene la tentación allí donde puede contenerla, a distancia, sin pasar de la vista al tacto, allí donde puede luchar contra ella.
    Sí, bendito Rufino que lucha contra sus impulsos para salvar a los niños. Bendito Rufino que lucha contra sus impulsos para no ensuciar más su propia alma.

    Y maldita sea la intolerancia, la falta de respeto y la condena sin juicio a la que tan acostumbrados estamos en este país. Que todos vemos la paja en el ojo ajeno y no la viga en el nuestro.

    No creo que la mayoría de los padres respeten tanto a sus hijos como Rufino, que deseándolos no los toca. La mayoría de nosotros tenemos hijos porque, deseando satisfacer nuestro propio deseo, no nos importó gastarles la putada a nuestros hijos de traerlos a un mundo donde se sufre tanto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s