Relato erótico

Todo está lleno de palabras terminadas en ente. Delicadamente, Suavemente, Duramente, Dulcemente, Tiernamente. Hasta Humedamente, que no sé ni si existe. Una mierda, vamos. Es terrible, ni tan siquiera se puede considerar erotismo, es porno con lenguaje de relato erótico. Borro todo lo que llevo, y empiezo otra vez procurando no escribir lo mismo a la vez que otras cien mil amas de casa malfolladas en el mundo. Mientras vuelvo a intentarlo me pregunto si querer transmitir sexo escribiendo no será lo mismo que darle la foto de un bombero a alguien que está en medio de un incendio. Procuro que quienes follan en el texto no tengan cara, narro en tercera persona para no inmiscuirme por aquello del lector idiota y malpensado, y coloco a los protagonistas en un contexto de perfección lúbrica en el que nunca hay incomodidades ni tiempos muertos (ni mucho menos problemas de erección o tirones). Ella por supuesto tiene que correrse varias veces antes de que él acabe. El tiempo estipulado de duración del coito no se especifica, solo se insinúa, y debe ir asociado a expresiones como “el sudor de entre sus tetas” o los diversos cambios de postura, descritos a poder ser de la forma más escueta posible, dando a entender lo que pasa pero sin largas descripciones ni un vocabulario amplio en exceso. No se puede asustar o hacer pensar al lector/a, se supone que debe ponerse cachondo; cualquier cosa que le suponga un esfuerzo más allá del simple acto mecánico de la alfabetización, puede romper el hechizo (si es que un relato erótico puede ser capaz de generar ese tipo de contexto que hace que quien lee “se crea” lo que lee a algún nivel). Tampoco soy partidario de “exponer” demasiado el físico de los protagonistas; si hay algo que nunca he entendido es cómo el publico potencial de las novelas rosas -a menudo erotismo light encubierto- puede llegar a empatizar lo más mínimo con esas cubiertas pseudo-románticas infladas de esteroides con tíos cachas y tías sumisas.
Escribo ahora más convencido, enterrado en normas autoimpuestas, queriendo fabricar -por decirlo de algún modo- una especie de porno para mujeres. Por otro lado, como todo texto, éste también será literariamente automasturbatorio, quiero sentirme bien cuando lo relea sabiendo que soy yo quien lo ha escrito. Pero además esta ficción en concreto tendrá un fin “indirecto”, y es que cierta chica pelirroja -particularmente cariñosa en la vida real- que me sugirió que se lo mandara por mail para su fanzine, llame a su novio después de haberlo leído, y le diga que tiene que hablar con él.

Anuncios

22 comentarios en “Relato erótico

  1. Por un momento importante pensé que yo había influído algo.

    Luego apareció la pelirroja y me sentí una tonta.

    De este texto, lo más erotizante es esto:
    “Por otro lado, como todo texto, este también será literariamente automasturbatorio, quiero sentirme bien cuando lo relea sabiendo que soy yo quien lo ha escrito. ”

    Me lo imagino, vea.

  2. Mmmmm, vaya, con que los escritos eróticos que dejan de serlo por su alto contenido de soplapolleces y escasas descripciones haciendo énfasis en cuerpos esculturales y de culto en un gimnasio, ya
    Bueno ya sabes y si no te lo digo, yo soy de esos “escritores” y véanse las comillas, porque no me considero en absoluto buena en ello, que muestran exactamente eso en sus textos eróticos, detalles vanos para que la imaginación del lector se expanda, o para ocasionar alguna que otra sensación de bienestar a mis lectoras, si, normalmente chicas. Ya se que para un hombre es mas atrayente un texto mas subido de tono, pero eso es igual a lo que se piensa de que ellos se encienden por chispazo y nosotras por fricción. Espero que tu relato, algo acusatorio pero perfecto al fin y al cabo, tenga en esa pelirroja el efecto que quieres causar
    Un beso esta vez escandaloso Jordi (por eso de los erotismos y demás)

    1. Yo también soy de esos “escritores” cuando se trata de relatos eróticos, nunca me gusta lo que escribo cuando intento abordar algo de ese género; me parece muy dificil escribir sobre el tema sin que la narración suene estereotipada o enmarcada en clichés. En este relato está mi frustración sobre eso. Me refería más a la calidad de esos textos que no a lo que excita a los hombres o a las mujeres.

      Un abrazo 🙂

      Saludos a todos/as

  3. Creo que eres muy autoexigente contigo a la hora de escribir.

    Particularmente, opino que escribir un texto erótico es más difícil que pornográfico.

    Aún así, ya me gustaría a mi escribir la mitad de bien que lo haces tú.

    Miguel

  4. Cuando uno escribe pensando algo y logra otra cosa totalmente diferente, ¿debe sentirse frustrado por el objetivo no logrado o contento por el éxito? Ya sé que lograr algo por accidente no tiene mucho mérito pero peor sería no lograr ni siquiera eso…
    Y habiendo tanto tipo de lector mojigato, es de esperar que alguno se enoje o se indigne o se ofenda o se retire sin leer y eso también es un logro.

  5. Dos cosas sobre las que no me gusta escribir: erotismo y sueños. Los sueños porque me aburren, lo erótico porque me resulta difícil no resultar estereotipado tal y como explicas tú. De todas formas a veces hay que meter sexo porque la vida o el guión lo exigen y oscilo entre meter sentido del humor(el humor destrempa pero no siempre pretendo excitar) o escribo barbaridades (epatar excita siempre a algún pervertido) o uso lo poético (y claro, me estrello en el estereotipo). Lo que persigue tu personaje es más fácil. Si conoce a la chica puede montar una historia basándose en su personalidad más que en las reglas que expone sobre literatura erótica. Si conoces el rostro de tu lector no debería ser difícil.

    1. Es una buena teoría, pero eso de “conocer el rostro” podría hacer que intentaras adaptar el relato según sus gustos, y ella notar que has intentado adaptar el relato a sus gustos; lo cual haría caer el relato otra vez en la mediocridad.

      Saludos a todos.

  6. Me erijo como otro de esos “escritores”, pero al mismo tiempo, asumo y advierto a quien me lee de mi tremenda incapacidad para erotizar a un tizón ardiendo (por mucho que algunos me mienten y aseguran lo contrario).
    De hecho mientras escribo, generalmente devanándome los sesos para no caer en lugares comunes, expresiones soeces y adverbios vacíos, pienso: “ya verás la risa que les va a entrar” y en realidad a veces lo prefiero, porque lo que trato con cualquier texto es no dejar indiferente, al nivel que sea.
    Luego está la función divulgativa, por si cae algún hombre heterosexual enredado en mis letras. Así que fantaseo con que algo quede, y cuando llegue a casa tenga en cuenta la importancia de la estimulación femenina, antes, durante y después… y no precisamente basada en mi propia experiencia. Yo soy de las que prendo rápido y me duermo inmediatamente después de correrme, perdón… después de explotar en un delirante orgasmo múltiple.

    En fin, que me ha gustado mucho la entrada y no sé qué demonios ocurre con las pelirrojas, pero parece que ellas se lo pasan mejor que cualquier vulgar castaña 😛

  7. serán nervios? capaz que me afectó, cómo saberlo, no se qué hice cuando estaba escribiendo el comentario anterior. Decía que este relato me gustó, lo leí un par de veces…muy bueno, sí,sí

  8. Imagino que la cuestión no es proponerse escribir, si no, escribir sin mas cuando uno siente la necesidad de hacerlo, de esa manera las letras fluyen solas, sean sutiles o vulgares, dependiendo del estado en que uno se encuentre cuando lo escribe.
    Creo que cuando hablamos del sexo, todo vale, cada uno lo siente y lo vive de una manera, aunque indudablemente, nunca será del gusto de todos, pero siempre vale la pena escribir y leer sobre ello… 😉

    Un placer amigo visitarte…

    Muackss!!

  9. 🙂

    Qué bueno. Casualidades de la vida, desde hace tiempo que llevo dándole vueltas a la cabeza sobre cómo coño escribir sobre sexo. No sobre sexo, sino escribir sexo. A secas. Y es mucho más difícil de lo que pensaba. Henry Miller me está dando una ligera idea pero me falta algo. Espero encontrarlo pronto.

    Suerte con la pelirroja.

  10. Hola, algunos de mis cuentos tienen el tag “cuento erotico” porque yo se lo puse. Te lei y ahora me hago muchas preguntas. No se ni siquiera si lo mio es erótico, pero tampoco me importa mucho, son meras clasificaiones.
    Me diste en qué pensar, gracias.

  11. Good day I was fortunate to search your subject in yahoo
    your topic is wonderful
    I obtain much in your theme really thanks very much
    btw the theme of you blog is really magnificentsuper
    where can find it

  12. Yo hace poco escribí un relato-erótico-no-erótico por supuesto lleno de “soplapolleces”:D ¿Por qué será que es tan difícil escribir una escena subidita de tono? ¿Quizá porque, al ser algo que siempre se hace en privado, pierde toda la “magia” -y cómo odio esa palabra- al pasarlo del privadísimo soporte de la cama al soporte público de un texto o fotograma?

    En fin. Le dejo a usted el link a mi soplapollez personal, para que se eche unas risas un rato 🙂 http://ortographiasdeunautorretrato.wordpress.com/2010/07/01/relato-erotico/

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s