Relato diario (2 de 5) – Preliminares

Potencio mi vena naïf, a menudo enterrada en desconfianza y motivos para sospechar de todo (algo no necesariamente malo si afilas la habilidad de leer entre líneas cuando parece necesario). Ordeno mi piso para que parezca que normalmente siempre está ordenado; incluso insinuando algún matiz de desorden para que no sólo se intuya que soy ordenado, sino que además hoy no he tenido un buen día y todo podría estar incluso mejor. Intento proyectar una imagen de felicidad personal en base a la estética, lo cual es filosofía de vida hasta unos límites que rayan la subnormalidad y el absurdo.
Me ha dicho que quiere venir a mi piso, quiere estar conmigo aquí. Le tengo tantas ganas a su coño que he estado dudando todo el día sobre si masturbarme antes o no. No siempre da buen resultado. Leí en algún artículo que hay chicas que saben valorar una eyaculación abundante. Ella me pone hasta el límite de haber recurrido a textos prediseñados para confundir y alertar a la gente sobre los “riesgos” de quedar mal en una cita. Nunca me ha pasado con nadie, esto, los nervios, este nivel de inseguridad, de acojone. La conozco muy poco, con lo cual sólo tengo tópicos en la cabeza, mierdas, etiquetas, errores y sabiduría popular; mamonadas que la gente dice. Normalmente mamonadas que potencian sesgados y falsos modos de actuación; idioteces alimentadas por la teoría de que la primera impresión es lo que cuenta (dicha teoría suele ser subrayada por los mismos que presumen de profundidad emocional y enrevesados sentimientos).
El suelo está como una patena, todo huele a algún producto de limpieza mezclado con un supuestamente ligero perfume que alguien me ha recomendado. La cama está perfectamente hecha y mi sillón de tres plazas intoxicado del aroma premeditado del ambiente. Según lo leído y escuchado, sea como sea es igual de positivo que ella crea que te has estado esmerando; es un principio muy ligado a las bases de superficialidad que imperan; según dicen, al parecer da igual que seas un desastre si en el momento adecuado no lo pareces. Por dentro puedes ser un saco de putrefacción relacionado con lo poco que te importa el envoltorio del sexo, pero por fuera debes proyectar la imagen de alguien que habla con sus plantas y considera que una cesta de gatitos es tan mona que podrías estar toda la noche besando a tu novia en la frente en tu día libre sin ir más allá de tan sensible y atento como eres con su supuesto dolor de cabeza.
Estoy vestido de tal forma que no sé quién coño es ese pijo que me mira desde el espejo. Tengo tantas ganas de dar una buena impresión que si alguna divinidad me vigila, la única forma de salvarme sería volarme mañana la tapa de los sesos.
Ella llega puntual y ambos nos sentamos en mi sillón de tres plazas; ambos sabemos lo que queremos; y ambos estamos vestidos como si fuéramos a ir a algún paraíso de cristal. Pero antes de que todo empiece de verdad, me levanto algo incómodo y procuro que ella me vea depositar los trescientos euros cerca de donde ha dejado su bolso, intentando restarle importancia al gesto.

Anuncios

24 comentarios en “Relato diario (2 de 5) – Preliminares

  1. Oh!!! Que romántico, que bello, me he emocionado, un hombre con unos sentimientos a flor de piel, y esa indecisión de si debería masturbarse antes o no, solo por darle gusto a ella…. uuufff, maravilloso
    Este relato te quedo de un sentimental, muy caballero tu personaje. Bueno yo no ejerzo (ni creo que lo haga) de puta, pero me encantaría si así fuese que todos mis clientes fuesen como este hombre tan detallista y al tiempo obsesivo, le haría un gran favor, hasta quizás con un cierto descuento…. no se, eso ya se vería
    Muy bueno Jordi, siempre lo es

  2. jaja Cari. eso del arreglo de la casa me recuerda a mí mismo cuando me arreglo el pelo para salir. Me gusta que quede como despedinado, pero que se note que he estado dos horas para conseguir ese efecto, jaajaj.

    Y lo bueno de ser gay es que si que da resultado lo de masturbarse antes de tener sexo con tu novio pq a nosotros no nos importa tanto la cantidad de semen, será que no tenemos el instinto de la concepción tan agudizado, y nos importan mas otras cosas, jaajja

    Así que al final, puta! jajaja

    Bezos.

  3. AL margen de que el giro final me parece de monumento… Me quedo con esto; “idioteces alimentadas por la teoría de que la primera impresión es lo que cuenta (dicha teoría suele ser subrayada por los mismos que presumen de profundidad emocional y enrevesados sentimientos)“.

  4. Yo también me quedo con eso de que la teoría de la primera impresión suele ser precisamente la que guía a los que presumen de profundidad emocional.

    Muy bueno el final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s