Relato diario (4 de 5) – Diario

Me siento cada vez mejor. Pero hoy he conocido a ese chico y es la hostia de raro. Habla utilizando palabras como «conspicuo» o expresiones como «con toda probabilidad…». Maeva ya me había avisado de que me estaba metiendo en un jardín, pero no he hecho caso. Tengo ganas de acabar de escribir para hacerme unas fotos y editarlas y colgarlas en el blog… Creo que mi padre sospecha con el tema de las bragas. Desde que se las envío por correo a desconocidos voy diez veces más cachonda; no sé si me sale a cuenta, la verdad. Luego cuando quedo con un tío nunca está a la altura del ritual. Como el de hoy, que parecía más querer culturizarme que querer follarme. Creo que además se ha pensado que iba en serio, porque me ha dado su teléfono y no me ha invitado a su casa ni a un hotel ni a nada. Solo a un café. Ni siquiera recuerdo cómo se llama. Pero ahora ya da igual, ya todos mis amigos me llaman puta a mis espaldas y he dejado de preocuparme sobre por qué hay un silencio siempre que llego adonde están reunidos. Los oídos me pitan todavía, pero apenas me afecta ya. Empiezo a sentirme por encima de ellos, como si hubiera superado alguna etapa que la mayoría de gente nunca supera; relacionada obviamente con el sexo, pero sobre todo con las apariencias a cualquier nivel. Además hoy me he sentido rara porque esperaba encontrarme con un salido, y en cambio me he encontrado con ese ratón de biblioteca. Y en parte ha estado bien hablar con alguien que lee y no solo hace cursillos y está siempre agotado por su práctica existencia y el entrenamiento para el futuro. Es como si ensayaran para una siguiente vida. Pero este tío no era así. Y por desgracia tampoco era un cerdo, o al menos no lo parecía. Tengo ganas de irme a otro país o algo así, venderme a mí misma como una persona totalmente distinta. He pensado en la prostitución de lujo. Dicen que una chica joven puede ahorrar mucho con eso en un par de años y dejarlo. Dicen que si inflas los precios la gente que maneja pasta siempre pica; casados y etcétera. Porque creen que la discreción también se paga y que una chica cara no puede ser mala en la cama, etcétera. Ya veremos lo que hago; por el momento deambulo pensando en las musarañas, y el correo ordinario y follar con desconocidos hace me que me imagine a mí misma en el futuro como una abuela enrollada. Casi no se me notan ya las cicatrices de los cortes en las muñecas. O igual es que me estoy acostumbrando a verlas. Noto un cambio.

Anuncios

10 comentarios en “Relato diario (4 de 5) – Diario

  1. Tus relatos son siempre desoladores. Y a mí me encanta leerlos.
    No sabes cuánto me turba ser consciente de ese hecho. Pero es que son como una montaña rusa, gritas y gritas pero no quieres bajarte.
    Resultas, como poco, inquietante.
    Un abrazo.

  2. Pues no se porque, pero me parece que esta pobre chica no se cree ni ella misma lo que cuenta, porque nota el cambio, dice, ve que todo lo pasado quedo pasado, dice ya no importarle que los demás murmuren a sus espaldas, pero si que se da cuenta de cuando lo están haciendo y lo comenta, se debate en ser puta de lujo o no, pero se cuestiona lo buena que seria, y aunque crea o diga que todo ya la da igual, “quiere irse a otro país para ser alguien distinto”…. curioso, contradictorio, inquietante…..
    Esta chica tiene un mayor problema que el que antes tuviera, y es que ha decidido no afrontarlo (como siempre digo: pensamientos incongruentes de la Irene)
    Maravilloso Jordi, mucho que sacar de tus letras, me encanta poder diseccionarlas en mi cabeza.

  3. Ese final es más desgarrador que las muñecas de la chica. Y a pesar de que a veces te vayas por el camino del humor negro se detecta cierta ternura aquí. Nadie en el mundo de esta chica la entiende ni la respeta tanto como el que la escribe.

  4. Com-pulsiones, autosabotaje, autodestrucción. Se supone que responden a problemas psicológicos o traumas, no sé. Lo que tengo claro es lo aburrida que sería la vida si no tentáramos un poquito a la muerte.

    El ser humano de tu relato de hoy me parece de lo más humano. Será porque me he sentido identificada.

    Me encanta que escribas tan seguido, cómo engancha tu blog…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s