¿Qué miras?

Dios para el mundo es en general como los bares ahora para los fumadores. La vida es más o menos lo que te vende el tío de la cara sonrosada y el traje impecable; eso crees. Te dan por el culo las leyes; los nuevos “Papá y Mamá”. Todos bebiéndose un café sin cigarrillos.
Todos hablan y todos tienen férreas teorías porque jamás se mojan de verdad. Ellos no se van a embarrar; dejarán de hablar cuando empiecen a dejar de tener razón.
(Retórica: cómprale un pisito y mímala, sirve para justificar lo que sea.)
Las ropas olerán bien para siempre. Ahora ya todos tenemos también derecho a ser unos pijos. Es el pijismo de moda; el de clase media. Pronto los pijos de verdad, los de jersey anudado al cuello y dinero suficiente para comprar a cualquiera, tendrán sus propios negocios legales al margen de las leyes. Dale tiempo a Dios. Papá y Mamá sólo quieren lo mejor para ti. Aunque quizá ni tan siquiera quisieran tenerte, y la mayor parte del tiempo seas solo un incordio para ellos. De todos modos, al final, ni Dios existe (o al menos no ofrece pruebas de ello, que viene a ser lo mismo), ni Papá ni Mamá tienen puta idea de qué va todo esto si no se trata de sus intereses.
(Son iguales que cualquiera, aunque no quieran aceptarlo.)
Solo sabes que te mueres.
Y pides un aplauso para ti mientras exiges con orgullo de mortal una zona de fumadores.
Ya tienes a toda la tropa azul marino mirándote por encima del hombro. (Pequeño anarquista de plástico, deberías dejar de leer a Bukowski).
El tema del tabaco es una bonita metáfora sobre la vanidad humana pasada de vueltas. Lo haces, te levantas con la garganta irritada y exiges un local lleno de humo para ti. ¿Quizá uno de cada seis para no-fumadores?
Vivimos la invasión de ese sentido común que aborrece a los domingueros siendo uno más atascado en el tráfico camino a la playa. Camino a la muerte.
Yo al menos no soy una víctima de las drogas, no dependo de ellas, dices; y luego te irrita que tu camisita huela a fritanga; te asquea usar baños públicos, eliges la cola más larga, el lugar más atestado, la silla más pija; te pasas horas para elegir unos putos pantalones; te tragas la peor peli de moda, el peor disco, horas de televisión. Pero tú no eres una víctima de nada. Tú eres libre. Nada te afecta y no vas a permitir que nada lo haga. Tú sabes, al igual que Dios y Papá y Mamá, de qué va todo esto.
Eres normal y saludable.
Enhorabuena. Aunque también tengas fecha de caducidad, habrás sabido resistirte a todo, aguantar, detenerte a tiempo; habrás usado el Carpe Diem para tus ensaladas y tu aire puro + humo apestoso de tu coche resultado de las guerras de la tele. Sana hipocresía; todos te guiñan un ojo al verte con tu bolsa de deporte. Cuando mueras, estarás tan en tu línea que sólo ya sumado a tu ataúd alguien podrá alegar sobrepeso.
Me siento menos falso echándote el humo a la cara. Yo también tengo coche como tú y veo el telediario. No me vendas tu versión digna. Usa más el silencio, en serio. Y haz callar a tus putos hijos; si yo no puedo fumar aquí, ellos no deberían poder taladrarme la cabeza en este rato hasta que me muera.
No creas que siempre navegas en tus aguas tranquilas. La duda es potencialmente divertida. No creas que esto iba otra vez sobre tabaco y nada más. No siempre podrás entenderlo todo del todo. Sigue creyendo en la versión legal, pero yo seguiré pintando óleos con los esputos de mi sangre si quiero.

[Arriba, trailer de REC 3 (tiene su gracia). Abajo, la clásica foto de Kate Upton, esta vez embelleciendo viejas tradiciones; ahora le falta vestirse de torera. Por cierto, el MIERDAS ya es un niño sano y en pleno crecimiento; ayer me dijo su primera palabra: “Gilipollas”.]

Anuncios

4 comentarios en “¿Qué miras?

  1. Sobre la educación que damos a nuestros hijos, podría hablar largo y tendido, pero me creo que me enrrollaría en exceso y aburriría al personal.

    Del tema del tabaco, sólo apuntaré, que prohiben fumar en los bares, pero permiten la venta. Nos prohiben fumar, nos recortan la educación…..

  2. Con respecto al tabaco, bueno, la vida que nos venden es un reflejo distorsionado de la salud y el buen hacer, quitando al ser humano las cosas nocivas que puedan dañarle, aunque para eso tengan que coartar su libertad, con la banderita en la mano del libre albedrío, contradicción absurda vaya. Y los padres, por desgracia el susodicho bebe no viene con libro de instrucciones, por lo que se hace lo que se puede, lo malo es cuando lo que se hace es lo que la sociedad te implanta tipo Matrix, una realidad añeja y en muchos casos dañina.
    Que bonito es escuchar la primera palabra de tu hijo, ha escogido una muy adecuada y acorde a su personalidad, tocando los cojones.
    Muchos pensarán, quién fuese perla para colarse entre….. Esta Kate :DD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s