Tanda de microrrelatos (7) – Autoayuda

Mientras su mascota seguía ladrándole al rincón vacío, él encendió la luz y no había nada: eso era aún más terrorífico. Después de rezar media hora, seguía el miedo, pero la mascota se calló, y el vecino, aliviado, pudo seguir durmiendo.

Anuncios

Un comentario en “Tanda de microrrelatos (7) – Autoayuda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s