Tres “cartas autoconcluyentes” a Beatriz* (1 de 3)

De todas formas esto no será significativamente leído, pero al menos quedará escrito, o marcado, como una pintura rupestre, y puede que descubierto con el tiempo, aunque sea solo para levantar cejas de desconocidos, o para indignar o hacer sentir un agradable calor en los pechos seguramente equivocados (no me refiero a las tetas sin más, aunque las haya, y seguro muy bonitas). Si me preguntaras si pienso en ti cada día y a todas horas –y aunque yo entienda que eso suele ser solo una forma de hablar–, pues yo diría que no; puede que solo lo haga unas ocho o nueve horas al día… Y creo que no es menos que antes (porque esto hace ya tiempo que dura), pero ahora lo sobrellevo mejor. Antes me tenía que centrar cuando me daba la sensación de que me iba a estallar el corazón, y respiraba hondo. Contenía el aire unos segundos, y luego lo expulsaba lentamente. Eso me calmaba durante unos cincuenta segundos.
Desde aquí abajo no es fácil verte. Pero supongo que Pareja Estable existe o existirá, y es posible que con el tiempo llegue a existir también un buzón de los Estable. Pareja Estable y Beatriz* Estable. Y claro, podrían llegar –a poco tiempo pasar– algunos pequeños Estable, puede que una Beatriz* Junior, o algún Oriol Estable. Tú ya sabías que eso conmigo podía ser complicado, supongo.
Aquí abajo las cosas no han cambiado mucho. Sigo muy ocupado odiando a mucha gente, creyéndome de alguna forma superior a ellos, y siendo en el fondo tan patético como ellos. Pero he de decir que hago un gran esfuerzo por serme sincero, por no traicionarme más de la cuenta. Eso obviamente hace que las cosas no sean fáciles. (Más bien así se hacen casi imposibles.) Sospecho que la sociedad tiene siempre un plan para todos nosotros, y que es un plan nada fácil de llevar a cabo, pero factible. Es decir, como es bastante chungo, eso hace que la gente se sienta digna aunque todos hagan lo mismo, porque cuesta mucho esfuerzo hacerlo. Eso, creo, hace que la sola idea de hacer algo distinto ni se les pase por la cabeza, o hasta les resulte una irresponsabilidad el mero ímpetu del intento. La verdad es que se nos sigue dando genial lo de ir en rebaño. Teniendo en cuenta eso, quería decirte que tengas cuidado con ese potencial Pareja Estable, porque tú estás allí arriba, es obvio que tienes algo, y se me pone el estómago del revés al imaginarte rebajándote a ciertos niveles de acción y percepción con tal de parecerle alguien común y “manejable” al Tipo Recto de turno. La sola idea me parece algo vomitivo. No te culparía, porque no sería capaz (dijera lo que dijera), pero esto ya es suficientemente doloroso tal y como está como para que algún día te descubra vacía de ti misma en algún ambiente recurrente.
Ya sé que parezco como muy exigente o potencialmente hipócrita o lo que sea, pero no se trata de eso; simplemente me consuela pensar que sigas por ahí viva y coleando sin haber dejado de ser de verdad lo que eres. Sé que es un consuelo estúpido, pero uno a veces no elige lo que le consuela. Eso no quiere decir que fuera yo capaz de humillarme en un futuro (algo así como cuidar a los pequeños Estable mientras Pareja y tú os vais por ahí a tener sexo en otra franja horaria), pero podría llegar a estar peligrosamente cerca de de la autovejación. Puede que en próximos capítulos.
A veces el aire se hace irrespirable por aquí abajo. Ahora es una ironía mi ateísmo. No parece encajar con mi actual relación (o no-relación) contigo. A veces oigo un cada vez menos metafórico ruido de algún pequeño cauce de agua o líquido, aunque suena poco a río llegando a sitio alguno si me detengo a escuchar. Luego surge una imagen que se va haciendo cada vez más nítida; a veces aparece justo en ese momento en el que no duermo ni estoy del todo despierto. Salpica ese líquido y se añaden nuevos matices tanto al ruido como a la imagen. Lo siguiente es ver unas bragas a la altura de unos tobillos y a una chica sentada en el trono; alguien que no ha puesto el pestillo y se queja aun medio riendo. Yo te interrumpo y digo que solo voy a lavarme los dientes. Dices que no te gusta hacer pis acompañada y yo digo que incluso me pone verte hacer pis. Finalmente siempre salgo del baño y tú solo has fingido enfado. Y en serio, no voy a volver a escribir más sobre esto.

chicas 1

Anuncios

2 comentarios en “Tres “cartas autoconcluyentes” a Beatriz* (1 de 3)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s