Algunas cosas sobre el NO (3 de 5) – El buen camino

Fíjate qué desorden. Tendré que hacer algo con todo este desbarajuste. Es claro y meridiano que todo esto no es normal. Puede que me haga una lista de tareas pendientes.
De modo que, tú ganas, mañana mismo empiezo a comportarme. Mañana mismo me corto el pelo y me compro dos gatos, puede que también un perro (para importarle una mierda al menos a una de las mascotas). Dos gatos y un perro y algo con lo que fotografiarlos. Así comenzaré a encauzar el buen camino. Haré algunas llamadas. Comenzaré a largar todo lo que sé sólo porque puedo. Me reharé a mí mismo como otro adalid de la discreción con la ración doble de moral más actual. Entrenaré mis gestos neutros para cuando tope con las víctimas de mis rajadas. Volveré a ver un montón de fútbol, dejé de hacerlo hace mucho, pero prometo volver a ponerme al día. Rasparé mi criterio para todo, sonreiré al estilo 0 grados. Me pondré en las colas más largas y haré todo lo que haga falta por pagar lo que sea cuando sea. Puliré mi dignidad y abrillantaré mi ano. Me informaré sobre buenos lubricantes. Desde Alemania van a estar orgullosos de mí. Seré el Señor Hora Extra, fanático del Realismo y la Responsabilidad tal y como me los presenten. Volveré a anteponer el sacrificio y el esfuerzo al Sentido y la Vocación que (creía) los proyectan por defecto (ya ves qué tonterías pienso…). Voy a olvidarme de mi polla, debo dejar de vanagloriarme con esas ideas de que yo pueda tener algún talento para algo más que generar impuestos o acumular asentimientos oficiales, basta ya de construir castillos en el aire. La única forma de recuperarse y levantar esto es hacer fuerza, la hernia física, mental, que las venas se hinchen y que el centro de todos los esfuerzos se agote cada día hasta llegar al pensamiento cero. He arrinconado los viernes, pero volveré a tenerle respeto al Señor Antesala del Fin de Semana. Va a volver a tener un súbdito como merece, derrotado, agobiado, a la eterna espera de las vacaciones, henchido de orgullo después de la labor (la que sea) bien hecha durante la semana, y por fin preparado para adormilar el alma ante cualquier malabarista televisivo o digital. Prometo volver a dejar de lado todo eso del Espíritu y el Alma propios, en serio, solo me estaba perjudicando. No os lo recomiendo.
Es una lástima que muchos no lean, porque tengo un montón de cosas que decir sobre la felicidad accidental. Sobre el orgasmo espontáneo. He visto mucha mierda casi sin moverme del sitio, solo observando y cerrando la puta boca… Pero ¡basta!, yo ya no soy ese tío. Ya me estoy sintiendo mal de llevar dos días sin afeitarme. Puede que también limite las pajas a una o dos semanales, para sentirme menos patético. Puede que debiera dejar de tener amigas puntuales; solo debería tratar con novias de amigos a las que, respetuoso, jamás intentar tocar; y luego buscar a alguna buena chica que me ayudara a follar con elegancia, a salir en definitiva de mi remolino de convencimientos sobre por qué creo que la mayoría de gente es gilipollas. Necesito a esa chica neutra (glamourosamente prejuiciosa) que me ayude a encajar, que me enseñe a diferenciar vinos, las ventajas de comer sin disfrutar, o me descubra de una vez por qué ciertos pubs que solo encuentro incómodos, oscuros y caros, tienen tanto estilo. Por qué debería estar agradecido de pagar nueve euros por un cóctel o por qué hace diez años eras la última mierda si te bebías un Gin Tonic y ahora con eso eres Chic y Actual. Puede que esa buena chica neutra me diera respuestas y por fin yo entendiera que las cosas solo pueden mirarse y mejorar a nivel superficial, y que la gente es como es porque no se puede ser sincero más allá del chismorreo cebado cual personaje del cuento de la casa de chocolate. Quizá aprendiera a amar las pequeñas jerarquías y detalles y pronto todos a mi alrededor fueran solo números que superar. Sí, es posible que consiguiera ser normal. Sueño con ello. Una bonita cifra de varios dígitos como tinta invisible siempre en mi frente. Basta de querer sentirme más Humano, ¿desde cuándo la humanidad se ha caracterizado por el equilibrio o lo abstracto u horarios flexibles en tareas constructivas o creativas? Ha llegado el momento de madurar, de plantarme en mi puesto de la histórica cadena de montaje. No te rías, podría ir al cielo. Podría empezar a creer, es la solución de muchos, qué les vas a decir, no puedes demostrar nada en contra… Ellos tampoco, pero a diferencia de ti albergan la esperanza de que el potencial prolapso anal de después de haber tenido una larga vida de “ir tirando”, obtendrá su recompensa. Gloria eterna en el cielo, flotando con la sensación de una interminable mamada doble. Una vez soñé que un Moderno me mataba sólo hablándome, y un rayo de luz azul bajaba desde el cielo y me elevaba con él; Dios, a pesar de todo, me quería. El culo me colgaba, el ano vuelto hacia fuera después de toda la cacareada dignidad que había atesorado en vida. Iba a tener mi recompensa eterna entre algodón blanco. San Pedro me hizo pasar al despacho de Dios, y nuestro Señor estaba viendo un capítulo de Californication en una pantalla de 100 pulgadas; hablábamos pero me interrumpía cada vez que llegaba una escena que le hacía gracia, se lo sabía de memoria. Tenía la pinta que le presumes a la personificación de Dios según marchan las cosas, un hippie, pero también un gilipollas capitalista. Me dijo que me relajara, que enseguida me haría al rollo del cielo, que era fácil hacer amigas. Me guiñó un ojo. Al levantarse de su butaca blanca con orejas descubrí horrorizado que tenía tres cabezas. Era la Santa Trinidad. La cabeza de en medio era el hippie conservador viejo, la de la derecha el hippie hipócrita más joven, y luego al otro lado había una desconcertante testa con rizos rubios que parecía adormecida, como drogada, colocada. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, supuse. Todo en uno, así me lo enseñaron en los Salesianos, y coño, al parecer, a su manera, tenían razón. Luego San Pedro me indicaba el camino para que me volvieran el culo hacia dentro, era una operación sencilla, me decía, indolora, y la llevaban a cabo dos preciosidades rubias «aficionadas a la Dilatación». Me comentaba además que las mujeres, al morir, volvían todas a los 25 años. Cuando le preguntaba que si las finadas menores de 25…, cambiaba de tema y reía de un modo poco tranquilizador…Una de las dos muchachas me decía que me echara en la camilla de operaciones, aunque era más bien una cama, mullida; me iba a poner boca abajo, pero me decían que no hacía falta. El culo no me dolía, o bien ya me había acostumbrado al dolor; luego recordé que en el Cielo no había dolor. Las dos rubias cerraban los ojos y posaban las manos en mi pecho. Cuando les pregunté si en el Cielo también daban por culo a la mayoría de gente, dijeron que la diferencia radicaba en que en el Cielo te dejaban dar por culo a ti, literalmente. Había varios Cielos paralelos, me contaron, yo estaba en el Cielo para tíos, el cual era esencialmente bastante machista, cazurro, hasta misógino, pero claro, las mujeres no se quejaban. El Cielo diseñado para tías estaba lleno de calzonazos. Ninfómanas bastante idiotas y Calzonazos, y luego había otro Cielo, el oficial para Hombres y Mujeres, que era al que ibas si de verdad eras una persona 100% respetuosa con los demás, incluidos los miembros del otro sexo. No hay que ser lo que se dice un angelito para estar en el Cielo, me decían. Yo al parecer era un gilipollas, estaba confirmado, así que fui al Cielo de las tontas. No era un buen sueño, pero tampoco malo. Justo antes de despertar era cuando me miraba en un espejo y comprobaba que mi culo volvía a ser por arte de magia el de un chaval de 16 años. Volvía a ser el ano del chaval que no tenía ni puta idea de qué hacer con su vida a pesar de llevar desde los 3 años en aulas. Al despertar, mi culo volvía a ser la misma deformidad descompuesta. Pero ya no tengo esa clase de sueños obscenos de índole anarquista. En un periquete, cuestión de unos días, comienzo a abrazar gatos. Guardo mi culo honrosamente deforme como pueda en mis tejanos y le leo poesía hipster cada noche a mi polla como sustitutivo de mi mano. Todos podrán ver mis señas y conocerán todas mis historias. Lo largaré todo a todos por personal que sea o pocas ganas que tenga de hacerlo. Coño, hasta comenzaré a celebrar mis cumpleaños a lo grande. Mi postura ahora es la de Culo en Pompa de canal porno. Y que nadie sea sarcástico, ya estoy viendo mis logros…

Anuncios

Un comentario en “Algunas cosas sobre el NO (3 de 5) – El buen camino

  1. Gran decisión la que toma el protagonista, no sé a qué clase de cielo irá cuando se muera por charlas o por sobredosis, pero lo que sí sé es que la vida se le hará muy larga y angustiosa, cosas que a mucho masoquistas les encantaría; hay de todo en la viña del señor, hasta padres que se follan a sus hijas, pero ese es otro tema que nada tiene que ver con el texto 😉
    Como siempre, magníficas escenas dejas en la retina, y a las chicas arregla-culos las quiero conocer, creo que seríamos “cercanas” y grandes amigas 😛
    Besotes mi Jordi!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s