Es monogamia

–Creo que tengo que perder cinco kilos.
–O diez.
–Gilipollas.
–¿Es que eres un hombre?
–Depende a quién preguntes.
–Deberías perder diez kilos y luego aclarar lo de tu sexo.
–Mi sexo no tiene relevancia aún para ti, ni para mí, y no me gustan esas bromas macabras.
–De todos modos siempre hay un orificio de entrada…
–Eres muy listo.
–No sabes si listo o lista.
–Si habláramos por un chat ya te habría despachado.
–No sé si eso me habría sentado mal.
–Tú solo sabes sentarte de una forma.
–Siempre me has creído vete a saber qué.
–No perdería un solo kilo por ti.
–Yo hablaba de tu salud.
–Como si supieras algo de mi salud…
–Sé algo de tu salud mental.
–No sabes lo suficiente ni para forjarte un buen prejuicio.
–Sí. Quizá incluso tengo más preparación que tú.
Seguro que no tienes más preparación que yo.
–Eso es lo que tú crees.
–Ya te pasé mi currículo, pero aún no sé nada del tuyo…
–Mi currículo está perfecto, erecto y venoso.
–¿Entonces debo deducir que eres…?
–Era una metáfora.
–Me lo creeré.
–Pero tengo un buen trabajo, nunca me ha faltado trabajo.
–El otro día conocí a una Persona.
–Creo que no hay muchas…
–Tenía clarísimo su sexo…
–No me digas…
–Me alejé sin decir nada, creo que intentó morderme…
–Creo que hacen eso, canibalismo emocional.
–No, oí la dentellada, y se negó a verbalizar su currículo, como tú.
–Todo lo que necesitas saber de mí es el hecho de lo que yo no sé de mí.
–A veces sospecho de tu Normalidad.
–Soy normal, deja de intentar ofenderme.
–Nunca me hablas de follar o de intentar follar o de quién folla con quién.
–Dame tiempo.
–Me dijeron cosas muy raras de ti.
–No levantes la voz, pero alguien del servicio está leyendo un libro.
–Lo he visto, y no tiene su móvil al lado, ni un Ipad, ni una hoja de apuntes.
–¿Qué te dijeron de mí?
–Te vieron entrar sin nadie más en una cafetería, de lo más bohemio…
–Estoy harto de hablar de eso. Había quedado.
–Ya, pero también te vieron salir solo.
–Era para ver a una persona, yo tenía prisa, quedamos para follar otro día.
–Me está sacando de quicio la camarera.
–Tiene ese aspecto improductivo y definido que parece decantarse por algo.
–Fíjate que he dicho camarera, sin dudar.
–Da un poco de miedo.
–Lleva un cuarto de hora sin levantar la vista del libro.
–Parece una lectura sin propósito práctico.
–Podría ser una Persona.
–Pero creo que eso no se pega, o solo por la sangre o el coito.
–Un familiar me contó que otro familiar suyo había follado con una de esas Personas Definidas, y que luego se le vio dando un paseo sin nadie más, no llevaba ningún bolso, deambulaba con lentitud, sin auriculares, luego entró en una exposición pictórica. Sin nadie más. Puede que incluso fuera sin móvil. Creo que ahora está en tratamiento.
–Todos estamos al borde del precipicio.
–Sí si vamos Más allá de la Agenda de Socialización y Academicismos.
–Le deseo suerte al familiar de tu familiar.
–Parecía que la camarera iba a subrayar algo del libro, pero no.
–A veces solo es para marcar una frase, nada que ver con la memorización, creo que lo llaman Asimilar Conocimientos.
–Lo que quieras, es horripilante.
–Nunca te lo he dicho, pero yo en la niñez vivía con mis progenitores en un barrio con muchas de ellas.
–¿Personas?
–Era un barrio pobre.
–Qué horror.
–Luego nos mudamos.
–Espero que pronto.
–Yo tenía trece años.
–Uhm…
–En aquel momento no me hizo gracia.
–El qué.
–Mudarme.
–Tus padres hicieron bien.
–Mi padre no tenía mucha formación, pero hizo un curso de Economía vital aplicada a la Economía monetaria.
–Y vio la luz.
–Y nos fuimos.
–¿Y tu madre?
–Ella se echó a perder.
–¿Y tu padre…?
–Y se divorciaron.
–¿Y tu madre…?
–Creo que vive en la montaña o algo así, con alguien con vello facial, hace muchos años que no la veo.
–Claro.
–Se metía en el baño y cosía. Luego se compró material de dibujo. Un día mi padre le encontró un cuento obsceno escrito a mano en cinco post-its en el cajón de las bragas.
–Lo siento…
–Ya está superado…
–…
–Creo que la camarera es de verdad camarera, o al menos una Definida, pero no sabría decir por qué.
–Es esa actitud, esa forma de levantar la barbilla sin tener ni un Diploma en casa.
–No sabemos si lo tiene.
–No sabes observar el comportamiento de las Personas.
–…
–¿Si tuvieras este trabajo y pudieras abrir un libro en tiempos muertos no estarías estudiando para salir de aquí cuanto antes?
–Creo que algunas Personas lo llaman Inflación Académica, como un callejón Educativo sin salida, estanco a un nivel evolutivo, anticuado, erróneamente conceptuado…
–Sí, todos los que me servirán café durante toda su vida…
–No deberías hablar tan alto…
–No nos oye, está abstraída, vi una más como ella hace dos años. Se meten en su propio mundo, se aíslan, no oyen nada, y suelen llevar bigote y esa barba. Seguro que la pobre no folla nunca.
–…
–…
–Está mirando… Ves como sí te estaba oyendo…
–Que le den, o es Persona o no, que se aclare. Esa gente no suele saber hacer dos cosas a la vez, tienen que profundizar en todo, como si eso te trajera un duro de más al mes. Si lee de gratis para su Asimilar Conocimientos, que lea y nos deje en paz.
–Creo que todavía te oye.
–Que le den.
–Creo que son violentos…
–Quienes, ¿las Personas? Claro que lo son, pero no me da ningún miedo.
–Creo que viene hacia aquí.
–Que venga.
–Ah, pues al final no.
–Que venga si quiere. Si tiene tan claro lo que es y todo eso, que viva al margen de la sociedad con su vello facial feminista.
–No tengo claro que las personas que pueden dejarse crecer así el vello facial sean las que son mujeres.
–No te ofendas, pero claro que lo son. Mis padres hablan pestes siempre de las mujeres, y cada vez que veo a un ser así es completamente horrible y brusco todo el tiempo. Han de ser mujeres por fuerza.
–Entonces tú…
–Calla.
–Yo tenía un profesor o profesora en la universidad, y decía que…
–¿Te refieres al que salió de la enseñanza con la huella de una patada en el culo?
–Sí, pero aun así…
–Ese ser solo quería notoriedad, y no descarto que fuera una Persona, aunque no se saliera de la homogeneidad estética.
–En todo caso, aseguró que las mujeres tienen el pecho desarrollado y vagina, y los hombres, vello facial y pene. Luego añadió que debíamos dejar la carrera cuanto antes, e investigar por nosotros mismos.
–Y eso a una clase abarrotada de menores de 27 en plena formación, menudo genio…
–La verdad es que a mí a veces me hubiese gustado saber…
–¿Para qué?, has sido un ser estudioso, una memoria privilegiada, y sigues siéndolo, y ahora además lo combinas con un buen trabajo de alto perfil. Ya sabrás qué eres cuando llegue el momento, cuando eso ya no suponga un peligro para ti.
–Ya, pero… parece un elemento importante de la personalidad, ¿no crees?
–Solo tienes que preocuparte por mantenerte ocupado, no por la Personalidad o la Identidad. Eso no ha traído nada bueno a nadie, o a casi nadie, que viene a ser lo mismo. La identidad es solo una excusa para la pereza y la vagancia. Si no, mira cómo sobreviven todas esas Personas que visten como quieren y se pavonean intentando reafirmarse a sí mismas.
–La verdad es que nunca lo he tenido claro.
–Y eso es lo mejor.
–No, me refiero a que nunca he sabido qué pensar, sobre si eso de la Identidad es…
–La Identidad es una cuestión de Responsabilidad, es una de las primeras cosas que nos repiten en Primaria, negar nuestras Responsabilidades impuestas es lo que nos quita la Identidad; pero el trabajo duro y las buenas notas, los títulos, el buen camino, la preparación, eso es lo que nos da la Identidad, y la Dignidad, y joder, lo más importante de todo en la vida: el dinero. No se puede ser hipócrita.
–No sé si sabes a qué se refieren cuando hablan de Identidad…
–¿Sabes qué?, ni lo sé bien ni me importa. Todo marcha, me va de fábula. Me alimento seis veces a la semana, tengo casi seis horas libres al día y los fines de semana solo trabajo de siete de la mañana a cuatro de la tarde. Soy un ser trabajador, sé que el sacrificio es necesario y…
–Ya, pero hay quien dice que históricamente ese sacrificio ha hecho que nos acoten ciertas libertades y…
–¿Pero qué libertaje?, esto es la vida real, no es una película, no podemos estar siempre hablando de cuentos de hadas. Hay que ser realistas, hay que ganarse el pan. Eso es todo. El resto son chiquillerías.
–Uh, aquí viene otra vez la…
–Qué asco… Creo que viene de fumar.
–Creo que algunas Personas aún fuman.
–Supongo que forma parte de su… ¿cómo lo llaman?
–Libertad.
–Su Libertad y su Identidad… Su Libertad para servirme el café y su Identidad de camareros futuros muertos de cáncer…
–Sigue oyéndote, ¿es que no sabes hablar más bajo?
–No me da ningún miedo. He visto a mujeres así en el bar de la calle Prometeo. Juegan al billar y a los dardos, se gritan entre sí como animales. Beben cerveza y jamás se afeitan.
–Trabajadores de la construcción, supongo.
–Serviciales trabajadores de bajo perfil que se creen Libres de mente y con Identidad, cobrando el salario mínimo y con esos pantalones antiguos todo el día…
–Tejanos…
–Esa tela horrible te ha de pegar hongos o algo así.
–Creo que lo llaman La Tela del Pueblo.
–La tela de la Personalidad, que se la queden ellos, junto a sus turnos de tarde-noche y sus Libros-Por-Placer y su… ¿cómo era?
–Asimilar Conocimientos.
–Todo ese Asimilar Conocimientos… que se lo queden para ellos.
–…
–…
–…
–Qué…
–No, solo iba a decir que es curioso que en los libros que me han hecho comprar para mi Máster en Historia, no hay nada de antes de la 3ª Guerra Mundial…
–No sé cómo te has metido en ese berenjenal, no le importa a nadie.
–Han eliminado además la asignatura de Desinformación Productiva.
–Los tiempos de Google y los pajilleros, y más libros por todas partes… Has tenido suerte, todo eso ha de ser un coñazo… Te irá mejor para los exámenes, menos Teoría sobre Inductores de la Nueva Civilización.
–Aunque aún dan Destrucción de Datos…
–Eso es lo mejor que nos ha pasado nunca, créeme.
–La teórica camarera vuelve a estar muy metida en su libro-por-placer.
–No entiendo esa manía con leer, cuando acabé la carrera me juré que no volvería a leer jamás. Y luego resultó que tuve que volver a hacerlo para el máster…
–Sí, es sorprendente. Yo también pensaba que el máster era otra cosa.
–Así que luego me prometí no sólo que al acabar el máster no volvería a leer, sino que además juntaría todos los libros que tengo y haría una hoguera en algún sitio donde poder bailar alrededor y cantar como un ser realmente descontrolado, casi como si fuera una Persona. O una mujer de las odiosas. ¿Te imaginas?
–Suena divertido.
–Como un ser Sin-Techo y alcoholizado de tanto intentar encontrar su Identidad de las narices. Lástima que al final no lo hiciera.
–En serio, me resulta incómodo que no bajes la voz con ese ser velludo tan cerca…
–Déjala, no se entera de nada…
–Además, sabrás que muchas de esas Personas tienen tanta Preparación como…
–¿Preparación?, ¿acaso no están en contra de eso?, ¿acaso no creen que los malvados profesores les van a robar el alma?
–No. Creo que incluso abogan por la Educación, pero no por la Educación vigente.
–Claro, ellos son más listos que nadie, los colegios que hay no son lo suficientemente buenos para los señoritos seres superiores. Quieren que les saquen a pasear al campo y luego que les den un diez por haber recogido un ramillete de flores…
–…
–Yo te diré lo que son. Son todos Personas radicales, narcisistas patológicas, Personas extremistas. Personas que no quieren a su país, que seguramente desprecian a los seres humanos, e incluso a sus familias. Personas que no saben arrimar el hombro y que les encanta quejarse como si sus fracasos no fueran suyos, sino de la sociedad. La misma que ellos repudian y no ayudan a seguir construyendo.
–…
–¿Acaso no opinas como yo?… A veces me das escalofríos, casi como si te fueras a quitar la ropa homogénea y fueras a llevar debajo una camiseta de una de esas películas antiguas, o de uno de esos grupos de rock con tanta Personalidad.
–…
–En serio, te lo digo en serio.
–¿Hoy tienes el día libre o algo así?
–Entro a trabajar en una hora y treinta y cinco minutos. Hoy solo hago doce horas, las ventajas de hacer horas extras.
–Y estabas en…
–¡Nunca te acuerdas!… Estoy en Pretecnotimes. Oficina de Transbulación Obtometrizada. Mucho papeleo. A veces es una pesadilla, bueno, casi siempre es una pesadilla.
–Oh, no lo… ¿Y te gusta estar en la Oficina de Trasbul…?
–Transbulación Obtometrizada. Claro que sí, me encanta, me eligieron entre 500 candidatos, todos con formación superior. Creo que les encandilé en la entrevista.
–Vaya… ¿qué les dijiste?
–Oh, casi nada, solo leyeron mi currículo. Y ya llevo allí 35 días, lo cual creo que hace mucho que no pasa con ningún empleado.
–¿Te hicieron contrato?
–Claro, nada más y nada menos que de cinco días. Aunque estuve dos de prueba antes.
–Vaya…
–A veces hago medio turno, solo 9 horas, así que estoy aprovechando para terminar un Ciclo Formativo a distancia. A por la quinta hoja de currículo completa…, ya es casi mía.
–Impresionante.
–…
–Debo reconocer que tu currículo es más amplio que el mío.
–Hace un rato solo bromeaba, no te tortures. Sólo ponte las pilas. Hay mucha competencia, hay que estar listo como Ser para…
–Espera…
–… porque en esta vida hay que…
–Espera, mira…
–Qué…
–Creo que hay jaleo ahí fuera…
–Oh… ¿eso es fuego?
–Creo que arde un coche.
–…. Anarquistas tarados…
–Anti-Comunistalistas.
–¿Qué?
–Ya lo sabes, ¿o no? Comunismo y Capitalismo, remover y servir.
–Siempre paranoicos…
–No es que apruebe lo que hacen, pero podría no estar muy en desacuerdo con cómo piensan.
–¿No se suponía que era un ideal?
–No si escoges los peores rasgos del comunismo y los peores de capitalismo y los mezclas. Corres el riesgo de generar una nueva Dictadura Democrática. La Historia está llena de eso.
–Están tarados, solo queman coches y containers, en lugar de contribuir en algo a la sociedad.
–Ya, pero ahí está precisamente el punto, no quieren contribuir porque no les parece un modelo de sociedad justo…
–Otra vez tengo escalofríos contigo, en serio…
–…
–…
–…
–Qué pasa…
–….
–Por qué me miras así…
–No lo sé, es que…
–Preferiría que me lo dijeses. Si te ha hecho sentir mal lo del currículo, pues oye, yo no tengo la culpa, tú decides tu nivel de formación. Yo solo te digo que…
–No… es que no creo que debamos seguir viéndonos en estos lapsos de Agenda de Socialización…
–… ¿Otra vez te preocupa lo de no saber con seguridad tu sexo?
–…
–Oye, al fin y al cabo sabemos que somos hombre y mujer, y que somos heterosexuales. ¿Qué importa si no sabemos quién es el hombre y quién la mujer?
–No… no es por eso.
–¿Entonces no quieres verme más?
–Es que no…
–¿Es eso?
–…
–¿Y me puedes decir por qué?
–…
–¿Es por mi currículo? ¿Por el tuyo?
–…
–¿Por qué no me mandas de una vez el tuyo? Por correo. Sólo quiero verlo. Para saber con quién hablo…
–…
–Porque me… Me gustaría follar contigo, pero después de ver tu currículo. Es lógico, ¿no?
–La verdad, no lo sé.
–¿Quieres que me abra de piernas para ti solo porque me caes bien?
–…
–Es normal que quiera saber qué has hecho, hasta dónde has llegado. Tienes trabajo, y eso está muy bien, pero ¿y tus títulos?, ¿y tus méritos?… ¿Todo ese rollo de la Afección Académica te ha comido el coco?
–Inflación Académica.
–¿Es que ahora vas a hacer eso de… Asimilar Conocimientos?
–…
–Debería haberlo sospechado. Recuerdas cosas que cualquier buen estudiante retiene solo lo suficiente como para aprobar un examen. Me dijiste que eras buen estudiante… y te creí.
–…
–Y ahora resulta que atesoras esos… Conocimientos… esos… Asimilares o lo que sean…
–Oye…
–Y ese día que fuimos a tu casa… Te quería follar, aun no habiendo visto tu currículo. Pero entonces no me dejaste entrar en esa habitación misteriosa…
–…
–¿Qué había en ella?, ¿eh?…
–…
–¿Novelas?, ¿libros-por-placer?, ¿lecturas no-prácticas?, ¿películas viejas? ¿No querías que averiguara el origen de toooodo tu tiempo perdido? ¿Es eso?
–No hace falta que grites…
–Y ahora te avergüenzas de tu currículo. Y me haces sentir culpable por haberme esforzado, porque yo sí he hincado codos y me he pasado la tira de años memorizando para tener un buen futuro, un buen trabajo…
–No entiendo por qué estás tan…
–…
–¿Por qué lloras?
–Yo quería proponerte Monigamia, y ahora resulta que tú…
–¿Monigamia?
–Mino…
–Oh, ¿Monogamia…?
–…
–Es que, no creo que nosotros… no creo que estemos en la misma…
–¿Asimilación?
–S… sí…
–Y si…, oye, da igual, y si… ¿y si follamos aunque no…?
–Oh, no, no sería justo para ti… Tú me has enseñado tu currículo. Yo no… Yo tengo muchos menos méritos, menos idiomas. Incluso repetí curso en la Secundaria.
–…
–…
–¿Por qué no me lo has dicho?
–Pues sí, ¿vale?, les decía a mis padres que estaba estudiando, y metía libros-por-placer dentro de los que tenía que memorizar para los exámenes.
–¿Porno?
–No, leía a otros autores, novelas, las que no estaban en el programa de estudios…
–Por Dios…
–Sí…
–Estuviste a punto de tirar tu educación por la borda.
–Sí…
–Pero luego remontaste.
–Gracias a mi padre. Tuvo mano dura conmigo. Recibí muchas palizas…
–Porque se preocupaba por ti…
–Así que comencé a memorizar, y en lugar de palizas comencé a recibir regalos…
–Claro.
–No fui un buen estudiante. Quiero que lo sepas. NO fui un buen estudiante. Nunca me ha gustado estudiar. Me gustaba leer, como has dicho, atesorar conocimientos. Leer libros de Historia descatalogados. Tenía mi propio camello para eso.
–Vale, basta.
–Mi propio camello. Me conseguía libros de la Segunda Guerra Mundial. Libros sobre Hitler, sobre Stalin, sobre JFK…
–Basta, en serio, ni siquiera sé de quiénes me hablas…
–Libros de Ficción, de Pynchon, de Wallace, de Dostoievski…
–En serio, basta…
–No llores, ¡es la verdad!, tenemos un pasado, gente que murió, que luchó de verdad, que contó historias, que acumuló experiencias que nosotros hemos borrado…
–Basta, por favor…
–Porque no es Monigamia, ¡es monogamia, joder!
–¡Eres un capullo!
–…
–¡Ya no te voy a follar!
–¡Mejor!, ¡porque podría ser una Persona, y te podría contagiar!
–Oooh, Dios, hijo de…, ¡me voy a ir!
–¡Pues vete!
–¡Ahora mismo!
–¡Adelante!
–…
–¡A qué esperas!
–¡Sólo busco calderilla para pagar, imbécil!
–…
–Mamón…
–…
–…
–…
–…
–Siéntate, anda…
–…
–…
–El coche sigue ardiendo, ahora no me quiero ir…
–Sí…
–¿Tienes un kleenex?
–Sí…
–…
–Calmémonos un poco. La camarera barbuda ha estado a punto de llamar a la poli o algo así…
–…
–…
–No me hagas reír, estoy en modo irritación contigo.
–El ser monígamo…
–No empieces…
–¿Eso es lo único que quieres, mi currículo?
–…
–¿Eres como un jefe de personal con tus ligues hasta que te enseñan el currículo?
–No, capullo…
–A lo mejor sí soy un capullo. Pero igual eso no te disgusta tanto.
–Igual.
–…
–Tengo miedo de irme sin compañía.
–No te vayas.
–…
–Echo de menos a mi madre…
–…
–…
–¿Sabes dónde vive exactamente? ¿En tu libro de familia era quien tenía pechos?

glo

Anuncios

Un comentario en “Es monogamia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s