Regurgitando (5 de 5) – Los siete nombres

Me has visto desde siempre, y no lo reconocerás casi nunca, pero me has amado tanto como el entrañable y aceptado currante pasivo que eres. Multitud de veces me viste ya en los ojos amorosos de tus padres: usé como vía la ignorancia disfrazada, bendita y popular ignorancia vestida, la exitosa coca-cola de las filosofías. Solo un poquito más tarde me viste en números y letras, poco después de tu alfabetización. Dejarte saber leer y contar era algo necesario, igual que detenerte en ese preciso instante. Te hablaron de mí como antagonista, y ahí estuve también cuando pensaron cómo deberían tenerte en cuenta (o no) como persona; vuelve a fijarte cuando unos preocupadísimos progenitores le pregunten a su niño de malas notas si es que no quiere «ser Alguien». Estoy en las obviedades y en las cosas que decía tu abuelo y que tan orgulloso subrayas para no tener que decir cosas propias. Estoy en la sabiduría precocinada, recalentada, en blanco y negro y amedrentada. Estoy en los días de exámenes y en las entrevistas laborales, macerando aún el que sigas pensando que pensar por ti mismo es una mala idea. Sigo en tus lunes y me disfrazo de Lolita guarra los viernes y sigues picando con escandalosas erecciones. Te reordeno las capitales prioridades y sigues creyendo cuando vuelves que están justo como las dejaste. Es tan fácil espolearte, entretenerte y desapasionarte. Media vida intentando «ser Alguien» sin saber que ya lo eras, y la otra media sospechando qué mierda ha estado pasando. Han corrido ríos de excremento y ni te has dado cuenta, y solo tuve que dejar ir un chorrito de perfume de entrepierna, o un poco de rico líquido de sábado, o simplemente ha bastado con lanzar la pelotita para que fueras otra vez a traérmela. Sabes que dicen que tengo siete nombres, pero no sabes que soy colega del protagonista al que antagonizo. Estoy por supuesto en todas las banderas y se me sigue dando de maravilla que la gente las siga amando por enteras. Estoy en todas las fronteras, literales e imaginarias, y aunque me mee cada día en las jerarquías tú seguirás respirando tranquilo si te va mejor que al vecino. Estoy en la culpabilidad que viene de serie con muchas actividades relacionadas con la libertad pura. Estoy en la burocracia, más que nada por que SOY la burocracia, y por esto tenía sentido que leyeras y contaras, para poder saber que siempre ibas a ser un número o una letra (y, cómo no, sentirte orgulloso de ello). Y qué bien te llega de todas formas la espuma del mar a los pies o el orgasmo vaginal a la columna vertebral. Pero estoy también en tu principal miedo, que es el de tener que dar un paso solo sin que nadie te pinche para que lo des. No por algo has estado hincando codos y siendo lo que llamas responsable. Eres la pieza de un puzzle inmenso que es la foto de mi horrible cara, mi venoso cuerpo y mi dolorosa polla de entre semana. Solo me basta con levantarte el sol otra vez o escondertelo a lo rojo para que enseguida creas que la poesía es sólo para el tiempo libre; que tú mismo, para ti, sólo eres para el tiempo de asueto; que así es como ayudas de verdad al mundo y a ti mismo. Me basta con poner distancias (no siempre muy largas) entre tú y la desolación para que la misma no te afecte en modo alguno. Me basta con unos pocos kilómetros y, aunque lo seas, no te sientes responsable de nada. ¿Y cómo podrías serlo tal y como te cae ese pedazo de abrigo, o esa corbata, o esas monísimas braguitas que solo le enseñas a tu modélico novio. ¿Cómo puede haber nada tóxico en ese polvo? La verdad es que me he aburrido durante siglos, porque ha sido tan fácil… tan inértico. Tan positivamente nazi. Como aquellos paseos arriba y abajo de los judíos cargados de yunkes; solo había que perfeccionar ese sistema, ampliar el campo de concentración; y procurar que el fatalismo sonara exagerado, pesimista, derrotista, afligido. Procurar que el no encajar fuese para todos cosas de cobardes, que entrar en el molde fuera cosa de responsables, y que la autopista al infierno fuese solo la cubierta de un LP heavy. Y ha sido, repito, tan fácil, ha sido tan sencillo quitarse el condón sin que Eva se diera cuenta, tan rápido parcelar el paraíso, convencer a todos de que hubo paraíso, acojonar a todos con la sempiterna barbacoa del infierno. Ha sido como repartir folletos sobre el arte justo para que todos piensen que no existe, para que piensen que son minúsculos y que la dignidad viene con notas o nóminas o contagiarle alguna mierda a la reina del baile. Te envío un saludo, quizá desde arriba o desde abajo, aquí estamos todos bien, gracias, la inexistencia es plácida, no nos acobardan las ideas que tenéis, siempre vamos varios pasos por delante. Ahí os habéis dejado algo de césped por cortar. No dejéis la labor y el sacrificio. No dejéis de estudiar lo práctico. No os dejéis cambiar.

rub

Anuncios

27 comentarios en “Regurgitando (5 de 5) – Los siete nombres

  1. Interesante entrada.
    Venía para agradecer tu visita y desearte un estupendo fin de semana.
    Mis pucheros siempre estarán humeantes y dispuestos a recibir a la gente que se quiera acercar a ellos.
    Muchas gracias.
    Cariños.
    kasioles

  2. Vaya…No está nada mal para un sábado cualquiera hacernos ver con tus letras que nos hemos convertido en “”cualquieras” cuando realmente somos alguien, pero como no nos lo creemos y no creemos en nosotros mismos pues tenemos nuestro merecido, y ahí estamos autodestruyendonos dentro del puto molde….Me encanta la crudeza del texto, lo claro y lo directo, volveré a leerlo después de un café…Nuestra especie es realmente patética.
    Buen fin de semana Jordi….Un beso.

  3. Hola Jordim, sin tiempo para leerte ahora, vengo presta a agradecerte tu comentario en casa y a darte la bienvenida a mi blog. Volveré a leerte con calma. Un saludo

  4. ¡Bueno! y con el café y con la nueva lectura se me ocurre el gran debate: “El daño de la religión católica y la Iglesia en el mundo mundial”…¡Pero no! ciertamente haces una muy buena crítica a ésta en tu texto, muy buena y además con ella pones en evidencia al hombre, y eso me gusta aún más…Se funciona estupendamente sin religiones en la vida, estupendamente, pero claro para eso tienes que tener asumido que eres alguien por tí mismo y no por lo que te han inculcado socio-culturalmente…Yo prefiero la filosofía para estos menesteres vitales….¡Pues lo dicho, a pasar bien el finde y a ser tú mismo!

  5. Nuestro adoctrinamiento o mejor, el aleccionamiento que hemos recibido durante siglos es tan intenso que cuesta desprenderse de todas las enseñanzas e instrucciones que nos han dado desde pequeños.

    seguiré leyendo…

    🙂

  6. Leyendo detenidamente tu entrada veo que estás enfadado con el mundo y con la sociedad que nos rodea, con todo lo que nos han traído estos tiempos, a las mujeres no nos dejas muy bien, una entrada dura y exacerbada, pero que hace refelxionar por todo lo que encierra, hay que leerla entre línas para llegar al fondo de ella.
    Hola, gracías por tu visita y tu cariñoso comentario.
    Un abrazo, te deseo una feliz semana.

  7. Gracias por la visita que me permite llegar hasta aca-
    Me embroma todos los datos que tengo que dejar para elevar un comentario,pero tengo suficientes años para tener paciencia

    Te lei, como corresponde, tal ves no lo se hacer entre lineas.
    Pero creo que ese caos existencial es tal cual lo viven los seres que en estos momentos estan haciendo marchar este mundo caótico (valga la redundancia)
    Asi que te deseo pases un domingo como a ti mas te agrade
    Saludos

  8. Mil gracias por pasar por mi casa bloggera.
    Prometo leer con más detenimiento tu entrada, aunque así por encima me parece interesante.
    Un saludo cordial

  9. Estoy tan de acuerdo con lo que dices que aunque pudiera añadir unas cuantas mezquindades más de las que somos capaces para mantener este tinglado y que no caiga por su propio peso, me abstendré porque me parece que has dado un buen repaso a la situación que tenemos. Dominados por el individualismo y por todos los placebos que nos envía el poder (patria, fútbol, consumo, vida virtual para renovarnos y otros tantos) y con vocación de esclavos como decía el loco de Nietzsche, lo tenemos muy peliagudo para pensar por nosotros mismos y aplicar “otra mirada” a la realidad.

    ¿Hay esperanza de que pueda haber rebelión?

  10. Vine a agradecer tu visita y a conocerte. Me gustó mucho este blog, te sigo y estaré pendiente de tus publicaciones.

  11. Hola: nos dejas un texto que da para mucho debate. Yo no soy de debate precisamente; y leyéndote así de pasada porque llevo un poco de prisa, no entiendo demasiado bien todo el contenido.
    Sólo me doy cuenta de tu enfado con el mundo y, lo siento, mi filosofía es totalmente otra. Trato de comprender y me gusta que me comprenda, pero sobre todo dar amor y vivir con ilusión en este mundo donde conseguir ilusionarse, no es fácil, pero debemos intentarlo.

    Un saludo y gracias por tu fugaz visita.
    Se muy muy feliz.

  12. Hola Jordim.
    Te debía esta visita y unas cuantas más.
    Bueno, tu texto formidable, aterrador, revelador y lleno de intriga, hasta que poco a poco vas vilumbrando quién puede ser o quienes los depositarios de esos siete nombres.Y la verdad, no lo supe hasta el final; entonces me dije: el diablo. Lo que no imaginaba es que podía tratarse de una dualidad formada tanto por el diablo como por el mismísimo Dios.
    Ahí, me saco el sombrero y digo: chapó!

    Un abrazo.

  13. Vivimos en una burbuja de libertad tan pequeña y poco nuestra que la palabra libertad acaba siendo una esfera diminuta y demasiado poblada de opiniones.

    Somos libres, llena tu boca, alardea de ello, y a la vez critica de la forma mas cruel y dura a quien ejerce ese derecho que se supone tenemos como personas libres.
    Que contradicción y que tontos acabamos siendo a veces.

    Ovejitas no solo controladas por lobos.
    Ovejas que controlan ovejas y de paso pisotean eso que se supone que tenemos que es nuestra libertad como individuo.

    Supongo que la clave está en no ser una ovejita más, se una original 😉

  14. !Hola,Jordim!

    Me da miedo pensar que algún día me levantare y el mundo habrá dado un salto atávico, dejándonos desvalidos ante la incoherencia y la ignorancia.Pero mas miedo me da saber que yo he tenido parte en el,que me he ofrecido como tributo para redimir el pecado de otros.

    Que me he quedado mirando, sin hacer nada, como se desprendían las pieles de los cuerpos dejándolos descarnados.Como cegaban los ojos olvidando unas cuencas vacías,como eran cosidos los labios dejándolos sellados y mudos en su agonía.Eso me da pavor.
    Muchos besos,Jordim.

  15. Me encanta leerte!! esta ha sido una de las entradas que más me ha gustado, por la temática que tocas. Mientras leía el texto me acordado de la peli El club de la lucha y de esa frase que decía “No sois vuestro trabajo, no sois vuestra cuenta corriente, no sois el coche que tenéis, no sois el contenido de vuestra cartera, no sois vuestros pantalones, sois la mierda cantante y danzante del mundo” jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s