5,5

Lo que sea que se arrastrase del agua para iniciar aquello en lo que no creen los católicos, seguro que lo hizo por los pelos. Estás aquí haciendo y diciendo cosas por los pelos, de casualidad, no das para epatar a nadie en una entrevista de trabajo para currar en la Existencia. Qué pomposo; pero igual era cuando entrabas por la mañana a tu curro infantil, algo que hacías pagando y que probablemente consistía en apagar tu llama. Tu curro era dejar de hacer las preguntas que te decían eran equivocadas, y responder correctamente las que te decían eran correctas según ellos habían preparado la jornada. Lo importante era que entendieras cuál era la senda filosófica “práctica” para tu espíritu de sacrificio. La obra de teatro del hogar también era importante, era una ampliación de tu trabajo infantil, y trataba de un niño que se empeñaba (o no) en no decepcionar a nadie. Todo con la predisposición del aficionado a la coprofagia que en realidad solo está fingiendo, porque tiene la sospecha de que igual no le gusta tanto comer mierda, por más responsable que le hayan dicho que eso sea.
Pero solo es una sospecha, claro, el niño no sabe dónde se ha metido, o dónde le han metido; se limita a intentar disfrutar de su entorno; esto sucede cuando aún no le han convencido de que la vida es agridulce, luego un poquito peor, y de que además él se deberá encargar de parasitarla así. Todo eso es así por algo, esas exigencias, pero él no sabrá bien por qué; lo que le dicen es que es por su bien y por el de todos. No le dicen que esa actitud solo vaya a beneficiar de una forma real a solo unos pocos (y solo de una forma), unos cuantos que él no conoce, y entre los que solo tendrá muchas oportunidades de estar si su afinado carácter le convierte en lo que teóricamente se dice es un Psicópata. La mayoría de psicópatas no son tíos que coleccionen armas blancas ni salgan de noche a violar y matar, o que se unten de sus propias heces en casa para llamar a alguna puta de mal pasado numérico que les chupe hasta dejarles limpios. El psicópata más extendido suele tener un pasado brillante, y un presente que es una delicia de buena ropa, buen olor y tarjetas de crédito tan elegantes que emocionarían a cualquier padre un domingo en la comida familiar. El niño ha llegado lejos. El pez se muerde la cola, y el ser humano es el caníbal recto de sí mismo. El psicópata que abunda más y que más daño hace se parece más a tu novio que a Ted Bundy. Y los grupos terroristas que perjudican a todos a un nivel más masivo tienen más que ver con la familia tradicional que con la mafia italiana, ETA o el IRA. Los integrantes de los grupos organizados armados de toda la vida solo tienen una destilación más que tu vecino, el que madruga como nadie y barre sus frustraciones bajo la alfombra de mil papeles oficiales. Los cabrones con poder que te están jodiendo son compañeros filosóficos tuyos, habéis salido del mismo plan de acción, de las mismas buenas intenciones parentales; la única diferencia es que ellos han llegado más “lejos”, y el matiz que casi nadie parece querer reconocer, es que reciclamos sin parar una forma de hacer las cosas en la que prosperar más suele significar hacer más daño a los demás. Cuanto más presente estás mayor es tu radio de acción, mayor es la onda expansiva que deja a los otros muertos o deformes. Sin embargo al niño le vendieron lo contrario. Le vendieron que el esfuerzo solo podía traer cosas buenas, lo cual es como decir que un coche es maravilloso y te lleva lejos, que te hace un Triunfador por la muestra de poder adquisitivo, sin mencionar que es además una máquina que se suele cobrar miles de víctimas cada año.
El niño ha crecido y dice todo esto, pero claro, el niño no tiene muchos estudios, de modo que probablemente solo esté intentando justificarse. O a lo mejor solo quiere follar más. O puede que solo intente llamar la atención de cierta chica en concreto, ésa con la que preferiría sólo estar antes que follar con otras. Inputs y más inputs… el niño nunca sabe hacerse entender del todo, ¿verdad?, solo ha aprendido a sonar elevado o rebuscado. Nunca suenas sólido si no te han dado credibilidad justo aquellos a los que criticas, como si no pudieras decir que una bomba es mala sin tener alguna malformidad o haber pisado alguna mina. Pero el niño también estuvo en esa guerra, solo que le mandaron a casa pronto por, en teoría, no ser lo suficientemente valiente. Quedó descalificado en la carrera hacia la Inteligencia, porque en cierto momento su 5,5 no alcanzaba la nota media. Era no apto para tener Credibilidad, conservaba su DNI y gracias, y durante mucho mucho mucho tiempo creyó a pies juntillas que eso significaba que no podía hacer nada, o que al menos no podía hacer un montón de cosas, o al menos las cosas con chicha o divertidas o emocionantes. De modo que durante años fue de un lado aburrido a otro como un muerto viviente que se había echado a perder a sí mismo, cuya idea de la felicidad era olvidar su propio fracaso, y cuya filosofía era la misma que la de quien había logrado la Inteligencia y había sido condecorado en la guerra por la Credibilidad.
Puede que lo que no tuviera previsto ese sistema fuese que el niño comenzara a interesarse por cosas más allá de las tetas de Fulana, los viernes y pegar buenas cagadas, porque a pesar de que el niño no tenía interés o motivación alguna por todo aquello que sonase a académico, leía casi todos los días y tenía un extraño sentido de la curiosidad, le interesaba el mundo en el que vivía y, al principio en secreto, decidió que todo no era igual en la vida que una carrera de atletismo o una suma. Cualquier mínima capacidad de razonamiento tuya llevaba a los demás a pensar no que tú fueses alguien independiente (la independencia es solo física o económica) o algo parecido a inteligente (la inteligencia es solo algo curricular), sino solo un veterano de guerra desquiciado que ni siquiera quiso encajar el servicio militar. Un poco más crecido, no quisiste adulterar algo que comenzaste a considerar importante usándolo para otros propósitos que no fueran ser tú mismo de verdad. Quisiste profundizar en semejante anti-productiva idea. Al menos el niño comenzó a oír voces discordantes que atacaban frontalmente la lógica que le había escupido a la cuneta del único sentido común operante, y se emocionó por fin ante la posibilidad de que quizá, solo quizá, él pudiera ser Alguien aunque no le sangraran los codos ni se hubiese pasado noches y más noches digiriendo la comida oficial y haciendo muecas y soportando arcadas. Resultaba que a lo mejor no sangrar por el culo no era un síntoma de no tener dignidad intelectual. El niño escuchó y leyó las voces de algunos escritores, y tuvo que contener las lágrimas la primera vez que vio cojear a Ken Robinson. Comenzó a sentirse menos solo en su isla de irresponsabilidad oficial; puede que no solo estuviera intentando justificarse o follar más, puede que su línea de pensamiento tuviera algún sentido, quizá no fuera solo otro de río de palabras de los que llegan al mismo mar de agua corrupta al que llegan las de la sección de autoayuda o Coelho. Incluso puede que estuviera vislumbrando la separación inevitable que hay entre el camino hacia el amor y el camino hacia el dinero. El amor comprendido en su sentido más puro y genérico, y el dinero como lo único que es y ha sabido ser. El niño se vino arriba y seguramente acabe abajo y sin Julieta justo por eso, pero el niño sintió que pensaba por sí mismo y no como el vecino, y como entendió que la vida real no es tanto “fraguarse un porvenir” como un fenómeno de prestado, quizá fuese mejor estar con ella que follar con otras.

amst

7 comentarios en “5,5

  1. Me ha encantado.

    Tu definici’on de psic’opata me ha recordado a la de sociopata de McLeod y me ha recordado al tecnocrata de Michael O. Church[0]. Ambos casos estan aplicados a la empresa tradicional, no a la vida en general, pero me parecen bastante acertados (sin dejar de ser una generalizaci’on).

    El otro dia estaba pensando en unos a los que considero grandes psicopatas. Individuos bien vestidos que aparecen por la tele (o periodicos) explicandonos que hace falta mas carcel y penas mas duras y que condenan todo lo que se mueve. etarra, condenado. twitero, condenado. Nunca han visto ni de lejos a un expresidiario ni tienen ni idea de lo que pasa en prisi’on, pero no dudan en seguir destruyendo los barrios justific’andose con sus logros, acad’emicos o no.

    Aunque a nadie le importa:
    Segu’i el camino opuesto. En vez de 5,5 fue >9 y tard’e anyos en darme cuenta del tiempo perdido. Por suerte no lograron eliminar mi curiosidad.

    [0] https://michaelochurch.wordpress.com

    PS: Disculpa la falta de acentos 😉

  2. Es difícil que las miles de doctrinas que empapan tu cerebro desde que naces no dejen huella, si luchas, para la sociedad no eres valiente, eres un loco peligroso.
    Menos mal que todavía no lograron robar nuestro sueños.
    Te seguiré leyendo en silencio, debo ausentarme un tiempo, espero regresar, de lo contrario quiero que sepas que admiro esa forma de escribir original, no te rindas, la diferencia vale la pena.

  3. Lo primero que he pensado es: “Bien, ha escrito!”
    De este post lo que sí te digo es que me ha hecho pensar en algo que pienso muchas veces… Que la vida es tan complicada que cuando pienso en ella me quedo bloqueada a veces… La mente y las personas… Uff…
    Un placer leerte, como siempre 🙂

  4. Sabes, entre toda la mierda que leo o me cruzo últimamente de seudoalgo, lo que escribes me parece cojonudo, vamos de siempre, das en el clavo.
    Una vida insustancial abocada a la nada absoluta, suena bien si no fuese porque la necesidad de vibrar es más fuerte.
    Menudo comentario de intensa acabo de marcarme, en fin…

  5. Aquellos que padecen de creencias excesivas suelen ser quienes rigen querer la vida ajena con sus credos, únicos consuelos de cabecera y manta. La coprofagia inducida es diaria en muchos hogares que luego piensan resolver tomando botellines cerveceros para mantener las apariencias;su autoengaño nuevamente de puertas para adentro continúa un día más. Y cualquiera que se alimente de esta forma suele padecer deshidratación articular y, con el tiempo, trastornos conductuales por deficiencias proteínicas.
    Aunque se dan en la mayoría de los pudientes, algunos lo son por otra causa de ahorro alimenticio, también ocurre entre montones de policías los cuales se piensan tienen la sartén por el mango o el mismo cargo los hace más verosímiles que las opiniones de sus otros convecinos. Convencidos por sus propias falacias se van alejando de la realidad, a veces imaginada. Nada más cerca de ellos y nosotros que estos existen y se van materializando poco a poco . Pura transfiguración que se deja sentir cuando en las reuniones mancomunadas algunos anteponen sus intereses al bien común; y es que cuando se los oye es cuando reluce su verdadero interior cargado de restos interdentales de su necrosis dialéctica. Coprofagia palatal, gargantilla pantacruélica.
    El aparente e incontinente estilo de vida suele tener sus motivos en la infancia y se desencadenan a determinadas edades si antes no ha sucumbido bajo los pies de unas mozas que los someten a todo tipo de vanidades privadas. El meollo del asunto es que ya en ella era muy seria la férrea disciplina maternal bajo la que se encuentran todas cuantas manías desarrollan. Todo lo que ven es, desde su punto de vista, manipulable y si a fuerza de ello no pueden conseguir llegar más lejos es que no lo han intentado con todas sus fuerzas. Así, aferrados a talismanes y escapularios se hacen grandes asociándose a dudosas sectas en las que forjarán su carácter crédulo y fuerte. Alcanzan su cenit cuando se ven nombrados ministros internos, entonces la sartén está en sus manos y el fuego se aviva con sólo soplar vientos que pongan los pelos de punta y no dejen títere con cabeza.

    Dejándonos llevar de la propia existencia nos vemos sometidos al determinismo de la naturaleza que con inercia nos empuja poco a poco a una vida de mierda; la lucha es hacer todo lo contrario de lo que mandan y obligan. Para colmo cuando esto ocurre ya reducen todo a el espíritu de la contrariedad. Y no será por intentos o incursiones de búsqueda en ese territorio, pues sobran cuantas veces sea necesario que ante la duda del agua clara de un reguero de pólvora quien inicie la mecha del desvanecimiento.
    Nos vimos. BreveSaludoS :|´

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s