Diez semillas (2 de 10) – Rentable

–Bueno, estoy divagando… ¿Tú cómo estás?
–Más contento que un niño con zapatos nuevos.
–¿En serio? Yo estoy preocupado. ¿Puedo sincerarme?… He llegado a los cuarenta años y no siento que haya conseguido nada. No al menos nada de lo que yo quería. Creo que no he dedicado tiempo a ser yo mismo más allá de… Me siento atrapado en un sistema que me chupa la sangre. Ya sé que suena raro…
–Te sientes entre la espada y la pared, ¿eso quieres decir?
–Supongo que sí, pero es algo más complicado que eso.
–No estás católico.
–No.
–Estás hasta el gorro.
–Supongo.
–Pero tienes que pensar que puedes conseguir todo lo que te propongas.
–No digo que no pueda intentar cambiar nada, pero empiezo a sentirme mayor, tengo la hipoteca, tengo un crío, ya no siento nada especial hacia mi mujer y a la vez creo que no puedo permitirme estar sin ella; por el crío, por el dinero, por…
–El burro delante para que no se espante.
–¿Cómo?
–Que agarres el toro por los cuernos.
–Creo que no me estás escuchando. Ya sé que no soy nada original, pero un disparo es un tópico y puede seguir matándote, ¿no?
–Quizá deberías tener más mano izquierda.
–No te sigo.
–Tira la casa por la ventana.
–…
–La vida te da jarabe de palo.
–…
–Estás así porque mañana es lunes.
–Tío…, hace tiempo que no nos vemos, pero no entiendo que…
–Yo estoy bien, en serio. Estoy: como Pedro por mi casa.
–Ajá… Y los niños… tú mujer… ¿Todos bien?
–Los niños. Llevarlos al colegio. Mi mujer…, mi mujer es una guerrera. Mujeres al poder. Trabaja y cría a los niños y es multitarea.
–Ya…
–No me ando con rodeos.
–¿A qué te refieres?
–A que me voy a ganar el cielo.
–¿Ahora eres… católico?
–A caballo regalado no le mires el diente.
–Estoy muy perdido, en serio, con mi vida y en esta conversación.
–No sé qué decirte, soy más claro que el agua.
–Creo que voy a pagar mi café… Estoy predicando en el desierto.
–…
–De qué te ríes.
–No lo sé, me ha gustado esa frase.
–Bueno, creo que me tengo que ir.
–Tengo una salud de hierro.
–¿Qué?
–Tengo la sartén por el mango.
–Tío, de verdad, me estás acojonando.
–¿Por qué?
–Hablas sin…
–Es normal, siéntate, ¿qué pasa? Mañana es lunes, pero ya llegará el viernes.
–Me importa una mierda que mañana sea lunes.
–Entonces es porque es domingo por la tarde, ¿no?
–Yo me voy, de verdad. Estás como… agilipollado. No sé qué te pasa.
–Voy tirando.

niña

2 comentarios en “Diez semillas (2 de 10) – Rentable

  1. ¡Jaja, buenísimo! No sé si siempre ha sido así, pero de veras que muchas conversaciones parecen un compendio de frases hechas. Es como si se insistiera en abordar lo superficial sin realmente pretender entrar a tema. ¡Un abrazote! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s