50 relatos de Grey (1 de 50) – Astillas

–¿Te ha gustado?
–Está bien…
–Está bien.
–Sí.
–Meh, bien, sin más.
–No, a mí me ha gustado.
–No, es que está bien.
–Sí… ¿No te ha gustado?
–Sí, si está bien, un poco…
–Lenta.
–No, está bien, la verdad.
–Vale.
–Es interesante.
–Es buena.
–Está bien.
–No te ha gustado.
–Sí me ha gustado, sí.
–Pero no te ha gustado mucho.
–Me ha gustado, en serio.
–Pero no te ha gustado
–Creo que…
–Ya.
me ha gustado.
–Tienes algo entre los dientes.

–¿Aún?
–Ya no.
–…
–“Meh, bien, sin más.”
–¿Qué?
–Eso has dicho.
–No he dicho eso.
–Sí lo has dicho.
–Que mi madre se muera ahora mismo si he dicho eso.
–Lo has dicho.
–Que me dé un cáncer si he dicho eso…
–Hace un momento.
–… un infarto cerebral que me deje en silla de…
–Lo has dicho, no hagas como que no.
–He dicho que está bien, que me ha gustado.
–Has dicho meh.
–He dicho bien, bien, eso he dicho.
–Tienes algo, una mancha en la chaqueta.
Quiero morir…
–¿Cómo?
–¿Eh?
–Has susurrado.
–No he dicho nada, que dónde cenamos.
–El italiano, ¿no? ¿No querías ir ahí?
–Sí.
–¿No querías ir ahí?
–Sí, sí.
–No querías ir ahí.
–¿Cuándo he dicho eso?
–Ayer.
–¿Ayer?
–Dijiste meh, como siempre haces. Quieres ir al chino. Eso sí, al mecánico nunca.
–Me da igual, cenamos donde quieras.
–Es igual, vamos donde quieras tú.
–Bueno, pues vamos al chino.
–¿En serio quieres ir al chino?
–Pues vamos al italiano, Me Da Igual.
–No me grites, por favor.
–No te he gritado.
–La próxima eliges tú la peli.
–Vale.
–Como siempre.
–¿Cómo siempre?
–De todas formas es lo único que haces. ¿Quién está preparándolo todo para la boda?
–Sabes lo que opino de la boda…
–Pero aun así…
–Que las bodas gay sean legales no implica…
–… deberías ayudar a…
… puta mierda…
–¿Cómo?
–Naaada.
–¿Has dicho mierda?
–Mmm, nop.
–…
–¡No he dicho nada!
–Para aquí, me voy al italiano, o al chino o… donde tú no querías ir.
–No te pongas así.
–Has dicho mierda.
–No he dicho mierda, he dicho puta mierda…
–Para aquí, por favor.
–¡Estamos en la autovía!
–Da igual. Aquí está bien.
–No. No paro aquí. Una cosa es enfadarse y otra…
–Aquí esta bien he dicho, me llevo un chaleco reflector.
–No, no está bien.
–¡Es-tá bien!
–No, es peligroso, es de noche.
–Sé andar, aquí no hay nada, sólo coches.
–No te voy a dejar aquí, sería una buena estupidez.
–Ajá, ¿y por qué?
–Por nada, porque es peligroso.
–¿Porque luego te lo echaría en cara?
–No he dicho eso.
–Sé leer entre líneas.
–Vale.
–Qué.
–No quiero casarme contigo.
–Ahooora sale todo…
–No quiero estar más contigo.
–Ya están tooodas las cartas sobre la mesa.
–Y la película era una puñetera mierda.
–¡Lo sabía!
Como tú.
–… sabía que la película no te había gustado.
–Voy a parar, te llevas un chaleco y…
–No voy a bajarme aquí.
–¿Ahora no?
–Lo llevas claro si crees que me voy a bajar aquí.
–Tres años así…
–Me llevas a casa y adiós-muy-buenas.
–Ya no estamos en la autovía, casi veo el polígono a los lejos.
–No se te ocurra parar esta tostadora.
–Nunca has estado mejor que en esta chatarra, hasta sin cinturón de seguridad en el asiento del copiloto.
–Qué haces.
Fíjate…, un árbol.
–…
–…
–¿Qué es esa luz?
–∞

arbol3

7 comentarios en “50 relatos de Grey (1 de 50) – Astillas

  1. Supongo que Grey es tan soporífero que acaba con las parejas, con el coche yendo había luz y con todo. Ni lo he leído ni he visto la peli, pero tu relato muy bueno, es la idea que me hago del tema 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s