50 relatos de Grey (3 de 50) – Vivir

Entre las hojas de algún árbol que no sé nombrar, se filtraba el sol de la tarde ya oxidada, dibujando motas sobre el césped del jardín de cierta casa.
Yo la veía estirada cada día, casi mayor de edad, y sin ser un sueño del antipático Freud. Mi ventana vecina me servía fiel, aunque el hecho de que la salpicara pudiera poner en entredicho mi amor. Sólo era un año mayor que la chica; mi casa era unos veinte años mayor que yo, y la de ella un palacio aparentemente nuevecito, con sus estúpidos padres (si es que hay padres inteligentes) viviendo dentro con ella desde no sabía cuándo. Y siempre salía la avejentada (de espíritu) progenitora, y vociferaba que una se mancha el vestido echada así sobre las hebras verdes. La naturaleza era al menos tan sucia como el sexo; el placer tan irresponsable como un examen suspendido. Intercambiaba saludos con ella en la calle y luego me masturbaba en mi habitación, porque quería pensar que mi vecina no tomaba el sol sin más, sino que sabía que yo miraba. Mi casa tenía veinte años pero yo vivía con mis padres en ella desde hacía sólo dos. Desde que había visto a la muchacha, nada podía competir con su existencia; ni la tele, ni la red, ni el deporte, ni las peroratas de mis padres, ni las otras chicas, ni la amenaza de un futuro infernal si no cumplía todas las órdenes, ni mi novia, ni por supuesto los putos estudios. Porque todo eso era falso, mientras ella era auténtica. La autenticidad poniéndose morena en el jardín de al lado. Era real donde todo lo demás eran inventos cutres humanos. Puede que fuera ingenua o caprichosa, o despistada, o incluso algo sociópata; si intimaba con ella, quizá un día me clavara unas tijeras en el bajo vientre mientras veía sus ojos color cloro de piscina para niños meada. Pero me daba igual. Prefería quemarme con fuego de verdad que desaparecer como todos los demás mientras mis zapatillas seguían dejando huella. No era por ella, ni por lo que pudiera pasar en adelante (no importaba), era porque ella me hacía sentir vivo, y Tú NO.

arbol,-rayos-de-sol-182351

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s