50 relatos de Grey (13 de 50) – Matar el aburrimiento

A veces me imagino a mí mismo haciendo cosas que jamás haré. Sujeto un cuchillo, por ejemplo, de los que pinchan y cortan de verdad (nada de piezas romas para untar mantequilla), y me veo clavándoselo torpemente –pero con saña– a otro comensal en la cabeza, atravesando el cráneo, haciendo que todos los presentes literalmente flipen. O, en una de esas escasas ocasiones en que conduzco, me veo acelerando contra señoras mayores o niños, o entrando a saco en un paso de cebra atestado de viandantes. Lo sorprendente es que ni tan siquiera pienso en cosas así por rabia, es simple y llano hastío. Reventar la previsibilidad. Asesinos ha habido muchos, pero no sé si nos hemos preguntado que algunos quizá simplemente estuvieran lo suficientemente aburridos. No es fácil negar que el aburrimiento y la peor clase de rutina, forman parte esencial de las cotas más altas de estabilidad a las que se permite aspirar a MUCHA gente. Es muy complicado trascender ciertos mecanismos formativos y etiquetas, y a la larga tienes que hacer un esfuerzo exasperante por convertir el aburrimiento en felicidad. Y como eso es poco factible más allá de –como mucho– hacérselo creer a los demás, quizá te imagines a ti mismo provocando desgracias.
Y por cierto;
Ten fiebre; ahorras en tabaco.
Ten gastroenteritis; ahorras en comida.
Ten hijos aunque en el fondo no quieras; ahorras en sentido común.
Me imagino la muerte de mi suegro, y no es que esté casado, pero le imagino descabezado y yo zarandeando su cráneo con un palo como si fuese una bandera. El tipo más amargado y a la vez orgulloso de estarlo… Hay gente que si tuviera dinero y tiempo, o simplemente estuvieran sinceramente conformes, no tendrían vocabulario, ideas, principios o proyectos con que afrontar eso más allá de los siguientes dos o tres días. Los lunes serían igualmente aprovechables que los sábados, y prácticamente sólo les quedaría el suicidio. Hay gente que adora que le sobre mes al final del sueldo; en el fondo les chifla, porque de todas formas no creen que haya vida más allá de la nómina.
Disparar, torturar, linchar, empalar, poner bombas en estadios de fútbol repletos… La expresión “Matar el aburrimiento” puede tener un doble sentido.
Si llego a la cafetería y ella sonríe, nunca pido nada con alcohol.

fake-smile-wallpaper-hd-6611

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s