25 proyecciones innecesarias (6 de 25) – Auténtico día de clase

Dame la mano y te guiaré. O mejor no. Pero conozco un montón de sitios que te parecerán rutinarios, de paso, aburridos, casi a la vuelta de la esquina, sin nada especial que ver en la versión oficial. Te enseñaré quizá por qué tu percepción ya no funciona, por qué está atrofiada. Y no te creas que me ha llevado poco tiempo arreglar la mía, o simplemente volver a hacerla funcional. Es una labor de años.
Tu seria comedia no me va convencer fácilmente, tiene que saltar por encima de un montón de momentos muertos que viví, y sobre todo es muy probable que ya haya escuchado esa monserga mil veces.
Tu sentido de la responsabilidad es un tubo de escape que madruga cada día para intoxicar a los niños. No es que al planeta le importe tanto, él te sobrevivirá, pero mientras tanto tú desaprovechas tu tiempo haciendo un montón de cosas. Todo ese montón de oportunidades que tuviste para quedarte quieto, para no hacer nada y quizá “reiniciarte”.
Yo no soy un sabio, soy más bien torpe, gilipollas pero inofensivo (y siempre te acaban quedando secuelas del colegio y derivados).
Mira cómo no te mira tu pareja.
Suicídate, no eres «productivo».
Las facturas se parten el pecho. Tu orden es como montar una floristería en una cloaca. Tal y como piensas, da igual lo que caviles, rápidamente tocas techo, repasas tu residencia en el Hobbiton industrial.
Te conocí hace mucho tiempo, tienes un montón de nombres y sexos, te acicalas, y crees que pensar es pensar demasiado.
Te va bien, o lo hará. Eres el novio de.
O la chica responsable.
Te he visto llegar millones de veces y dejar tus bártulos sobre la mesa. Tu preocupación es no morir solo; y obvias que lo que cuenta al final es que sólo vas a morir.
Te reproduces. Nadie te frena.
Aunque no seas peor que yo, siempre sigues las flechas.
Te burlas de seres que te mearían en la cara.
No sabes que tu naturaleza te puede, crees que tu retórica freestyle son argumentos, crees que molas por mofarte de quien cree distinto. Dices que sabes que no eres el centro del Universo, pero luego le haces carantoñas sin freno a tu ego. Lo haces dando forma a tu Personaje, alguien concienciado hasta el histerismo, alguien que esnifa colectivismo para camuflar su inevitable egoísmo. Lo sé no porque yo ya esté en otra fase, sino porque tú eres yo. Yo también callo más de lo que parece. Pero no me dice nada tu colorida o punky acción puntual, porque lo que arregla el mundo es lo que no impresiona a nadie. No nos levantamos y nos vamos de los despachos adecuados, y luego queremos parecer integrantes clave para el Cambio.
Nos metemos conciencia hasta la sobredosis, actuamos como si las cosas se pudiesen arreglar de un mes para otro, nos regodeamos en nuestra brillante ideología. Somos gigantes del vocabulario y titanes de la réplica ingeniosa. Te aseguro que, a esta alturas, casi nada de lo que haces me impresiona. Los héroes no llevan capa, pero tampoco lo pregonan.
No te he contado nada, sal y disimula. Cuando llegues al parque, siéntate en el banco. Mira sin ver nada, deja quietas la manos. Es jodido, al principio todos somos novatos. No lo contextualices ni lo justifiques, sólo siéntate y yace. No es necesario contárselo a nadie, no construyas una teoría zen en torno a ello. Será tu primer auténtico día de clase.

P1060751

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s