Treinta formas de esconder los objetos cortantes (18 de 30) – Geniales

Son la repanocha. Es la expresión adecuada. Fíjate en cómo visten. Uau, qué colores, qué peinados. Me encanta ese tatuaje. Son jóvenes o no, pero sobre todo son geniales, y no tienen el más mínimo reparo en decírtelo. Te lo dejan bien claro, para que no dudes. No se suelen llevar bien con la duda, dudar es de perdedores. No tienen tiempo para nada, ellos sí aprovechan su vida. ¿Y su pareja? Molona, guapa, en la onda. Cuando no es una es otra. Las expresiones adecuadas. Incluso cuando se muestran humildes están dándote una lección. Así no, así. Te hablan de su locura sin remedio, de su creatividad desatada. ¿Y su sensibilidad? A prueba de bombas. En cuanto ven la noticia, la comparten. ¡Mirad su cara! ¡Que no escape el malnacido! Son admiradores de quien se muera y toleran a los vivos. ¡Los toleran a todos! Es increíble, toleran a los gays, a las lesbianas, a los negros, a… ¡A todos! Y tienen amigos en todos esos colectivos. Por supuesto también toleran todas las preferencias sexuales, y se saben un montón de palabras para identificarlas. Y todo eso, obviamente, desde siempre. Aprendieron antes que los demás. Tomaron conciencia antes de nacer. Son de verdad admirables ¡Qué locura! ¡Qué creatividad! ¡Qué bondad sin límites! Fíjate, les parece fatal la violación, y también el asesinato. ¿Las guerras?, las repudian. Aman a todos los animales, aunque a veces (haciendo gala de un irónico y calculado humor) se muestran reticentes con los insectos o los artrópodos (¡arañas, qué asco, ugh!). Otras veces se enfadan con todo el mundo. Con lo fácil que es ser justo, ¡como ellos! Comparten viñetas, travesuras posmodernas, la vida en pareja, hacer turismo en el extranjero, ¡ver Netflix juntos! Es gracioso porque es verdad, y se sienten identificados. Saben cómo llegarte ¡Maldito lunes! ¡Por fin es viernes! Pies, pies por todas partes, chanclas, o descalzos, y el perrito, y el gatito, y la mascota, y ¡mira lo que hacen! Un plato delicioso. Señalad todos ahí, ¡sexismo! Saben cuándo un chiste está mal. Saben cuándo te has equivocado. Saben que son buenos y dónde están los malos. Saben que no tienen por qué ser discretos. Si eres tan genial ¿a qué viene la discreción? Si son un torrente de ocurrencias, ¿por qué resistirse? ¿Por qué no autoadularse? Si estás en paz con el mundo y eres un ejemplo para los demás, ¿cómo vas permitir que se lo pierdan? Las chicas buenas van a cielo, las malas a todas partes. Los chicos dejan pelos en la ducha y se dilatan los lóbulos. ¿Vosotros cuándo pilláis vacaciones? Depende de mi chico. Quiero que coincida con las de mi chica. Y ahí están, mezclados con toda clase de humanidad y animales, enterrados en buenas decisiones, queridos por todos, cansados pero felices. Quieres que les vaya bien, que crezcan, que se reproduzcan, y sobre todo que mueran.

27253_12425_1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s