80 ILEGIBLES (78 de 80) – Más real

Soñé que mis padres envenenaban a la gente. Mis padres, que sólo han hecho que currar y preocuparse, como si la vida no fuese más que un trámite inevitable, conocían toda clase de venenos. Los que podían extraer de plantas, los que se pueden extraer de animales. Si alguien les jodía, si alguien jugaba con nuestra comida o dinero, la espichaba.
En el sueño era todo muy natural. Oía hablar de ello a mi padre sin ningún apuro. Como si las cosas funcionaran así y no hubiera forma de cambiarlas. A veces hay que pararle el corazón a alguien.
Un juego de supervivencia.
En mi familia, al menos en mi familia, habíamos asumido por fin el caos y la violencia inherente. La clave inevitable de la vida; de donde surge y donde termina.
Si se puede aprender de los sueños, ahora no me cuesta imaginar lo fácil que debe ser cruzar esa línea. De ser una teórica buena persona a ser un teórico hijo de puta. Y todo en teoría.

Ahora creo, en parte, que la humanidad ha pagado un altísimo precio por la civilización.
Los asentamientos probablemente nos dieron tanto como nos quitaron.

Ahora, a veces aquel sueño me parece más apegado a la realidad (Verdad) que la vigilia. La auténtica naturaleza del ser humano, apareciendo sólo ocasionalmente desde el subconsciente de la mente teóricamente civilizada.

 

PCANQQ3IGJAO5MKKKEAOL26LUA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s