Cuento de Navidad

Esta es la peor parte, la primera línea. Hay primeras líneas desastrosas, que invitan a dejarlo y hacer cualquier otra cosa que te convierta en espectador pasivo. Pero sucede que, si lees la primera línea e incluso la segunda y no lo has dejado, puede entrar en juego el orgullo, ese orgullo a menudo exagerado y estúpido; y ese orgullo puede hacerte pensar lo de “si he comenzado lo acabo”. La posibilidad de que el lector olvide su empecinamiento obviamente tiene que ver en gran parte con la longitud del texto. Por tanto, ante esa perspectiva, la mayoría de gente tiende a aburrirse al instante (el orgullo inicial no siempre viene acompañado de Fuerza de voluntad); tienes que ofrecerles fuegos artificiales enseguida para que no se vayan. Lo que sea, alguna palabra malsonante o algo que tenga que ver directa o indirectamente con tetas o violencia o etcétera (todo esto ya suena a cliché, pero es tan cierto como que quien escribe se mueve como lector por los mismos impulsos). Otro detalle para que sigan leyendo es la identificación con el texto. Pero esto no siempre es positivo, muchas personas prefieren dejarlo si lo que están leyendo les recuerda algo negativo de sus personalidades o vidas. Se sienten más cómodos, eso sí, si en el texto se generaliza y se habla con términos vagos, ya que pueden pensar que ellos no son así o asá y por tanto quizá si siguen leyendo la tormenta puede pasar.
Algo definitivo para que lean con interés incluso los que suelen repetir de forma insistente lo de “no tengo tiempo para leer”, es el morbo. Y el morbo para esa especie de lector tiene que ver con que el texto deje abierta la posibilidad de que podría basarse en algo real; ya sea en relación con el escritor o con cualquier otra persona, siempre y cuando ésta salga malparada o pierda algo de dignidad por el camino.
Ya a estas alturas del texto -pongamos que en un libro sería la pagina quince o veinte para un habitual no-lector, y quizá la cien para un lector habitual- la cosa empieza a ponerse seria. Quien lee ya puede estar o sumergido en lo que lee, o con la sensación de estar perdiendo el tiempo (adiós a esos y felices fiestas…). Al fin y al cabo esto no son más que palabras y líneas, nada visualmente atractivo si no se utiliza la imaginación. En la cultura del zapping la lectura es algo mortal para las personas que necesitan llevar a cabo diversas actividades a la vez para sentirse ocupadas y entretenidas (muchos priorizan casi siempre el Entretenimiento por encima de la Pasión). El hecho, además, de estar haciendo algo que les requiere un mínimo esfuerzo y que luego sólo va a ser meramente anecdótico en potenciales entrevistas de trabajo, no ayuda.
Por tanto, ya avanzado el texto, hay que hacer a veces auténticos malabares escribiendo. Pero ojo, la ambigüedad o la indefinición es algo que cabrea a muchos.
Normalmente la mayoría de gente se queda en estado catatónico si no tienen a quién llamar o dónde ir. Hasta el punto de que algo como Leer les parece la opción de quien está realmente solo o incluso al borde de la depresión clínica. Suele ser el tipo de gente que solo asocia el esfuerzo a las labores remuneradas; labores casi siempre repetitivas y exasperantes, o en el mejor de los casos anodinas, esfuerzos por cuadrar deberes cuyo significado resultante no les importa o sugestiona lo más mínimo.
Esto, sumado a los surrealistas e involuntarios -espero- planes de los educadores para hacer que odies la lectura ya desde bien pequeñito, convierte la actividad de leer en auténtico ocio sólo si por ti mismo le has dado una oportunidad de verdad a ese placer potencial.
Ya debería estar claro, pero cabe decir que palabras como «Conocimiento» o «Cultura» no ayudan lo más mínimo. Todos asocian términos de ese calado a empollones con gafitas mirando por un microscopio o intelectuales estirados comentando lo que les fascina tal o cual cuadro abstracto. Eso hace que muchos vean la lectura como lo que hay al otro extremo del orgasmo.
Desde el punto de vista del escritor -ser que comenzó a escribir investigando nuevos modos de masturbación-, si el lector ha llegado al final y ha disfrutado, prefieres que haya sido lectora. El escritor es un narcisista del mismo modo que el lector es un narcisista. Quien entienda esa máxima, tanto si es lector como si es escritor, ya tiene medio camino hecho.
Y para acabar, es importante saber que si el escritor se interesa por las impresiones de alguien que supuéstamente haya leído su material, debe saber que hay quien se lee tan solo la ultima parte del texto para dar credibilidad a su comentario.
Así, Pablito salió al jardín, y vio cómo el trineo de Papá Noel comenzó a deslizarse por la nieve hasta salir volando, y se perdió en el horizonte uniéndose como una luz a las demás estrellas. Papá y mamá dormían aún, y fue corriendo a despertarles para contarles lo que había visto.

Liev y Scar te desean una feliz Navidad
Anuncios

22 comentarios en “Cuento de Navidad

  1. Has conseguido dos cosas: que lo lea hasta el final (como suelo con tus textos -ahora tú eliges el motivo :)-) y acercarte más a la Navidad que el otro día, y eso que dijiste que aquella foto de aquela pin-up era lo más próximo que este blog iba a estar de la Navidad.
    (Esto no es una crítica; por el contrario me encanta que hayas sido incogruente).
    Por lo demás, y yendo al fondo del asunto a Pablito no le van a creer sus padres y estos pueden pensar que el niño está loco y necesita un psiquiatra. Cuando le quieran explicar que Papa Noel no existe, en esa casa va a haber un problema.
    Al tiempo, ya nos dirás.

  2. Ya ni recordaba lo dicho de la Pin up navideña, en cualquier caso en ciertas cosas puedo contradecirme rápido, y de todas formas más que la felicitación en sí me hacía gracia poner una foto “temática” de Silvia Saint con ese pie de foto 🙂

  3. Bueno yo creo que Pablito ha explicado muy bien las técnicas con las que cuenta para poder leer y escribir, no se si este pobre chico es el que me hizo terminar el texto (que por cierto me da igual que sea extenso o corto) o lo leí entero porque es lo que siempre hago y me encanta. Una cosa que critico mucho, no es justo de lo que luego peco la verdad.
    El pobre Pablito que llego a la pagina cien y no estaba interesado, deberá pedir a Papa Noel, que le traiga otra cosa, y no un libro. Pobre de esos Pablitos, en tu caso, seria una verdadera pena esa deserción.
    Fantástico cuento de navidad Jordi, como siempre te luciste, asegurarás con esto mi teoría de “el mundo vive una mentira” (Como los papás de Pablito)
    La foto muy navideña si, ese culito tiene un bocado, jajaja
    Nos vemos nene, un beso

  4. precioso el cuento. pablito es un niño genial, de adorable ingenuidad. me encanta como terminas su experiencia navideña: “y se perdió en el horizonte uniéndose como una luz a las demás estrellas.”

    digno final para un día tan especial. me lo habré leído unas siete o veinte y tres veces.

  5. Sin embargo, a mí me pasa lo contrario. En cuanto veo tetas me muero de aburrimiento y tengo que poner en juego la voluntad para seguir leyendo porque sé que a veces, además de tetas, hay verdad. Como en este texto parecía haberla. Y la había, y por eso seguí leyendo, porque soy una estirada a la que le fascina al menos un cuadro abstracto (este: http://www.metmuseum.org/toah/works-of-art/57.92 ) y con gafas, aunque sin microscopio. De todas formas, las palabras cultura y conocimiento suelen asustarme porque la gente suele usarlas como bandera y no me gustan las banderas, ni los pretenciosos. De todas formas, después de tu explicación, comprendo mucho mejor por qué mis textos no tienen éxito. Y tal vez, solo tal vez, intente uno your way. A ver qué pasa.

  6. sólo un apunte al comentario anterior (si se me permite).

    las tetas son verdad. y sino, verbo al verbo. a veces es eso: no hay más verdad que un buen par de tetas. y los hombres e incluso los artistas de arte abstracto se aferran a eso: una verdad de entre billones que les consuela. hay verdades que se captan al vistazo, eso transforma algo bello en algo instantáneo que surge como un pedo y se le quita importancia. pero la tiene.
    de no ser así, pollock no sería un buen artista.

  7. A veces las tetas son un gancho para que el espectador se quede y en ese caso es cuando cuesta tragárselas. Otras veces hay tetas, desde luego, que son sumamente verdad, y todo lo demás que dices también, no sabemos hasta qué punto. Por mi parte, no puedo presumir de saber si Pollock es buen artista. Pero ese cuadro suyo me deja sin aliento, y eso es verdad. Me voy a tu blog a ver qué verdades dices 🙂

  8. Pues a mi me ocurría antes, cuando era mucho más joven, eso que comentas del orgullo exagerado y estupido que te lleva a leer tooodo lo que cae en tus manos, y eso me ha hecho tragarme verdaderos ladrillos infumables. Ahora no lo hago, pero sí le doy una gran oportunidad al escritor para que me seduzca, de modo que no soy de las que dejan el libro tras el primer párrafo frustrante o anodino. No, yo sigo hasta que llego a ese punto en el que o bien el contenido me atrapa o lo mando a la mierda, sin remordimientos.

    Qué es lo que me engancha a un texto? su similitud conmigo, con mis vivencias, con mis deseos o su lejanía?? Pues yo es que no creo que dependa de eso. Me han maravillado igualmente texos que parecían un scaner de mis emociones, de mi situación personal, como otros que se situaban en mis antípodas. Imagino que dependerá del momento, de lo que necesites en esos instantes, de como estés por dentro y por tanto de la materialización exteriores que haces, bien con la lectura, con las relaciones, con lo que respiras….y lo que de ello necesites mamar.

    Es curioso eso que comentas del morbo. A mi me ocurre muchas veces en el blog, que escribo cosas que nada tienen que ver con mi situación personal en estos momentos, incluso cosas que nunca he vivido, y hay gente que me da ánimos o que me comenta haciendo referencia al texto como si eso que describo fuese mi vida. Y bueno, sí, yo creo que en todo lo que se escribe hay algo de uno, para eso se engendra y se pare, pero de ahí a pensar que eso que se lee es la vida de quien lo escribe, hay un gran trecho.

    También me ha hecho mucha gracia lo que comentas al final sobre la gente que sólo lee el último párrafo para que su comentario no desentone, jajajaja. Yo tuve un tipo que ni eso, y mira que yo escribo corto, eh?, que si lo llegas a tener tú creo que ni el título del post te hubiese leido. Además los domingos por la mañana hacia la ruta del “copia-pega” porque allí donde iba dejaba el mismito comentario, ya podías escribir poesía, relatos cortos, largos, vivencias personales, hacer viñetas sobre la situación política actual o poner videos musicales, jajajaja, era la ostia ese tipo.

    Bueno, que me enrrollo.

    Besos

  9. Conseguiste mantener mi atención hasta la última línea y eso sin fuegos artificiales. Es más, conseguiste mantener mi interés incluso despues de la última línea y es que a lo mejor ahí estaban esta vez los fuegos artificiales.
    O quizas fuese el talento el que consiguió que el interes se mantuviese intacto desde el principio al final.
    Saludos.
    Felices fiestas.

  10. Hoy me propuse un maratoniano vaiven por las letras de cuantos amig@s siguen Girando a mi alrededor, puede parecer perfectamente un mensaje en cadena pero es la unica forma de venir felicitándote la Navidad, personalmente,quizás la utopía parezca grande, pero mis deseos se quedan pequeños, por lo mucho que deseo abarcar para ti, para que estas Navidades empapen cada centímetro habitado, para que ningún olvido se quede encerrado en el baúl, para compartir sin necesidad de pedir, para sonreír sin limitaciones, para ganarle el pulso a la tristeza, para que la esperanza arraigue en nuestros corazones, para darte las gracias por estar ahí y en definitiva para que la Navidad sea para todos y para todo el año…MIL ABRAZZZUSSS PARA UNA FELIZ NAVIDAD Y UN NUEVO AÑO LLENO DE SUEÑOS CUMPLIDOS..

  11. jaj cari, llevas un tiempo destripando a lectores y comentaristas… Bueno, yo como lector y comentarista tuyo no lo voy a tener en cuenta, pues no me doy por aludido, pues yo me leo tus post enteros, desde el principio al final, incluido tus reseñas musicales y/o cinematográficas… La prueba está que el post de tu blog titulado “TAB” ha sido designado por el mío como el MEJOR POST DEL AÑO… En mi blog tienes la acreditación (bueno, eso es una coña, que ya sé que a tí esas cosas te la chupan, jajaj). Pero bueno, bien mirado, no deja de ser otro cuento de Navidad, jajaa

    Bezos.

  12. jaja

    Eres cruel, hoy vas y te dedicas a ver quien te lee y quien no, quien comenta porque lo lee entero y quien pretende quedar bien haciendo como que lee estos enormes textos con los que nos deleitas, pero bueno, supongo que tienes todo el derecho.

    Por mi parte merece la pena leerlo y seguiré, meter masturbación en mitad del este texto no me ha animado a leer, al menos hoy, pero si que el morbo es lo que me mueve a leerte todos los días, para que nos vamos a engañar.

    Feliz Navidad para ti y Pablito.
    YoMisma

    P.D: comentario enorme me ha quedado

  13. Tendré en cuenta los consejos el día que me dé por ponerme a escribir, si es que algún día lo intento en serio 😀

    El último párrafo es una genial hostia con la mano abierta a la mitad (si no todos) los internautas, más de una vez me ha pasado (creo que más del lado de blogger narcisista que comentadora de última línea).

    La muchacha esta vez no es de las compartidas… ¡pero no te voy a pedir que siempre saques a Emma Stone o Lily Cole! 🙂

    Felices (en la medida de lo posible) fiestas.

    1. El próximo miniartículo bajo el relato, lo pienso dedicar al último post de tu blog, me parece glorioso.
      Lo mío con Hannah es una obsesión sobre todo púramente tetófila; aunque sí es cierto que la chica me cae muy bien con su rollo de Pin up manga y sus microclases de japonés 🙂
      (¿O te referías a Silvia Saint?… es igual, el principio es el mismo…)

      1. Y esto lo he visto más tarde pero ¡gracias de nuevo! 🙂

        (y de nuevo, colores)

        Hannah sí me parece una auténtica cucada, lo decía por Silvia (que no la conozco y vamos, un buen culo sí tiene, pero es de esas cosas que ves bonitas pero no te dicen nada, como Brad Pitt… aunque igual es porque no la he visto en más sitios).

  14. Jajaja, que grande ! Tienes mucha razón en todo eso que cuentas. A mi tambien me ocurre y a veces paso de seguir leyendo. Tambien me influye a la hora de escribir mis propios cuentos.

    Te diré lo que hago con tus relatos : Leo 3 o 4 lineas, luego miro la longitud, y hago una fórmula con mi tiempo, desconocida hasta para mi, para ver si sigo leyendo, porque sé que si leo un poco mas me voy a enganchar. Si luego no has puesto un final bueno me digo : joder, tanto rato para llegar a esto, aunque lo cierto es que siempre disfruto el camino. Pero que sepas que eres muy largo para un blog porque ademas cada frase te hace pensar, y eso hay que pillarlo con tiempo y descansado.

    Ale, ya me he sincerado contigo. Pablito puede dormir tranquilo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s